Pasad un verano científico con estos experimentos para niños curiosos

Te contamos cómo hacer algunos experimentos de ciencia divertida durante las vacaciones de tus hijos

María Machado

Dijo el filósofo Claude Lévi-Strauss: 'El científico no es aquella persona que da las respuestas correctas, sino aquella que hace las preguntas correctas'. Y si hay alguien en este mundo que se pasa el día haciendo preguntas es tu hijo, ¿verdad? ¡Bendita curiosidad de los niños! Ese bichito que llevan dentro y que les hace querer saber más y más sobre su alrededor hay que alimentarlo. ¿Por qué no aprovechamos las vacaciones para organizar algunos experimentos para estos niños curiosos? ¡Pasemos un verano muy científico!

Los experimentos para niños más sorprendentes, ¡wow!

Algunos experimentos para niños que se pueden hacer en verano

Empezamos esta lista de experimentos científicos para divertirse y aprender durante las vacaciones con algunas ideas que son sorprendentes. A continuación encontraréis indicaciones muy resumidas de cada una de las actividades, pero también os hemos dejado el enlace que os llevará a toda la información para llevarlo a cabo. ¡A disfrutar!

1. Lámpara de lava para vuestras acampadas
Una de las actividades que no puede faltar en ningún verano es la acampada. En lugar de hacer una hoguera, que puede ser muy peligrosa para los niños y el entorno que os rodea, podéis hacer una alucinante lámpara de lava. Con aceite, agua, colorante, pastillas efervescentes y linternas conseguiréis una maravillosa lámpara con burbujas que van de un lado a otro. ¡Impresionante!

Si te ha gustado este experimento, no dudes en visitar el paso a paso más exhaustivo para replicarlo. 

2. Una nube veraniega dentro de una botella
Las tormentas de verano os pueden inspirar para crear este experimento científico tan deslumbrante. ¡Podréis crear vuestra propia nube dentro de una botella! Para ello solo tenéis que poner un poco de alcohol (el de las heridas sirve) dentro del envase y agitarlo para que todas las paredes se impregnen bien. Con una bomba de bicicletas, meted aire dentro de la botella cuidando de que no se salga... Y poco a poco veréis que se forma una nube en el interior.

¿Quieres saber por qué ocurre este experimento tan sorprendente?

3. Fabricad vuestra propia tinta invisible
Con esta tinta invisible podréis enviar mensajes secretos, hacer dibujos que nadie más vea o... ¡escribir una carta a vuestro amor de verano! Os contamos tres formas diferentes de crear esta tinta que solo podrán ver esas personas que tú quieras.

4. ¿Se puede meter el arcoíris en un vaso?
La respuesta es... ¡sí! Y, además, es un experimento muy divertido para hacer con los pequeños de la casa. Os quedaréis muy asombrados con el resultado final. Para llevarlo a cabo necesitáis materiales como un vaso, colorantes, miel o jarabe de maíz, jabón para lavar los platos, alcohol y aceite. Y se trata de ir echando cada una de las mezclas de los materiales parte por parte, con distintos colorantes para crear todos los colores del arcoíris.

Para que el resultado de este experimento sea alucinante, no te pierdas todas las indicaciones para hacerlo.

Experimentos con agua ideales para el verano

Continuamos esta recopilación de algunos de los mejores experimentos para hacer con niños con algunas pruebas científicas para las que se necesita agua. Ahora que llega el calor, no hay nada mejor para jugar, aprender y refrescarse. ¡Vamos a ello!

5. El agua puede caminar
Increíble. Este experimento consiste en poner en vasos agua con unas gotas de colorantes de distintos tonos. A través de papel absorbente, conectamos todos los vasos y, con un poco de paciencia, veremos que el agua ha ido pasando de uno a otro formando preciosas mezclas de colores. Este experimento, además de muy vistoso, es una manera muy buena para que los niños aprendan cuáles son los colores secundarios que se forman al mezclar varios tonos.

Te recomendamos que pruebes a hacer este experimento científico. ¡Es muy divertido!

6. Aunque le des la vuelta, el agua no cae
Este experimento con agua es un clásico entre los niños. Llenad un vaso de tubo de agua, poned una carta en el borde... ¡y dadle la vuelta! Wow, no se cae el agua, ¿verdad? Esto se debe a que la presión atmosférica es mayor y empuja la carta hacia arriba, por lo que no cae. Y si algo sale mal... ¡os mojaréis y estaréis más fresquitos!

¿Queréis probar este experimento? Aquí encontrarás todos los detalles.

7. Hacer que una vela suba sola
Este es uno de esos experimentos que dejarán a grandes y a pequeños con la boca abierta. Poned una vela en el centro de un plato o fuente honda, la cual tenéis que llenar de zumo. Encended la vela (¡con cuidado!) y recubridla con un vaso de tubo. Poco a poco la llama se apagará y la vela subirá. ¡Qué curioso!

¿Sabes por qué ocurre esto? Aquí encontrarás la explicación a este experimento para el verano.

Es ciencia, no magia (aunque lo parezca)

La ciencia es tan impresionante que parece magia, pero siempre hay una explicación detrás de lo que ocurre. Y los experimentos que encontraréis a continuación os van a gustar mucho.

8. ¡La pimienta que escapa!
Este experimento es... ¡wow! Y tan sencillo de hacer que, en cuanto tus hijos lo descubran querrán enseñárselo a todos sus amigos y familiares. Para llevarlo a cabo solo tienes que echar agua y un poco de pimienta en polvo (un par de toques solamente) en un plato hondo. ¿Qué pasa si acercas el dedo a la superficie del agua? ¡Nada! Pero, ¿si te echas un poco de jabón en el dedo? ¡La pimienta se aleja de ti!

Te contamos más sobre este experimento.

9. Y, de repente, sale niebla
¿Por qué se forma la niebla? ¿Qué es? ¿De dónde viene? En este experimento científico damos respuesta a estas preguntas de una forma muy práctica y divertida. Para llevarlo a cabo, necesitas acercar un colador con hielo a un vaso con agua caliente. No tardará en formarse una niebla sorprendente en su interior.

Si quieres hacer este experimento, no te pierdas el paso a paso con más detalle.

10. ¿Cuánta fuerza tiene un globo?
Este espectacular experimento permitirá a los niños descubrir qué es la presión. Para llevarlo a cabo necesitáis una vela (¡mucho cuidado con ella!), un vaso, agua, un tupper y un globo. Primero tenéis que calentar el vaso con la llama de la vela y ponerlo sobre un globo ya hinchado (cuidado también al hincharlo). Cuando pongáis el vaso dentro del tupper con agua, os daréis cuenta de que el globo se ha unido al vaso con mucha fuerza, como si fuera una ventosa.

Este efecto se debe a la presión que se crea, pero aquí te contamos más de este experimento.

11. Cómo atravesar un globo sin que explote
Aunque parezca mentira, es posible atravesar un globo con un pincho sin que llegue a explotar. No es cuestión de magia, sino que se debe al juego de tensiones dentro del globo. Para conseguirlo, debes poner un poco de aceite en el palo, que tiene que estar afilado.

Te contamos más detalles de cómo hacer este experimento científico.

¿Qué experimento vais a hacer? ¡Cuéntanos en los comentarios cómo ha ido!