El mosquito. Poema para niños de 6 estrofas con actividades educativas

Ejercicios de comprensión lectora y de repaso para hacer con tus hijos a partir de la poesía

Marisa Alonso Santamaría

La poesía es una excusa perfecta para proponer otras actividades educativas y divertidas a los niños. A los pequeños les suele encantar el género poético, por lo que podemos aprovecharlo para proponer ejercicios que trabajen ciertas lecciones aprendidas en el colegio. A partir de este poema de 6 estrofas de Marisa Alonso, te proponemos algunas actividades educativas que resultarán muy atractivas para los pequeños.

Un poema de 6 estrofas para recitar con los niños

Un poema para niños con actividades para aprender

Pero antes de nada... ¡vamos a disfrutar con esta poesía infantil! Cuenta una historia corta y divertida en la que tenemos un mosquito que vuela muy rápido y unas moscas que se preguntan a qué se debe tanta prisa. El moscón, que tiene poca paciencia, acabará cansándose de tantas preguntas.

A toda velocidad
pasó un mosquito volando
y las moscas que lo vieron
se quedaron murmurando.
 
¿Dónde irá con tanta prisa?,
dijo una mosca al moscón,
ni que estuviera volando
 
¿Dónde irá con tanta prisa?,
habló otra mosca al moscón,
va sin casco en la cabeza
¡Ay, qué poca precaución!
 
¿Dónde irá con tanta prisa?,
le preguntó una tercera,
y ya cansado el moscón
cambió enseguida de acera.
 
¿Qué me preguntáis a mí?
Yo no sé daros razones,
gritó muy harto a las moscas:
¡Preguntad a los ratones!
 
Pero otra mosca llegó
y al verlo le preguntó:
¿Dónde iba con tanta prisa?
Y el moscón se desmayó.

 

Actividades educativas a partir del poema: comprensión lectora

Actividades educativas para niños a partir de la poesía

Empezamos proponiendo unas actividades de comprensión lectora para saber si los niños han estado atentos a la lectura de este poema. Para evitar el típico ejercicio de preguntas directas, te proponemos otro tipo de actividades: de verdadero o falso, de completar la frase y de descubrir al personaje que dice ciertos trozos de diálogo.

Plantea estos ejercicios a tus hijos como un juego o un reto que tienen que descifrar. De esta forma, estarán más abiertos a realizarlos. Entre los beneficios de estas actividades encontramos la mejora de la comprensión de lo que se lee, la memoria y la concentración.

1. Verdadero o falso
Algunas de las siguientes frases son verdaderas y coinciden con lo que habéis leído en el texto. Sin embargo, otras son falsas. ¿Seréis capaces de descubrir cuáles son mentira?

  • El moscón volaba muy muy rápido, ¡parecía que tenía prisa!
  • El mosquito se puso un casco en la cabeza, por seguridad.
  • El moscón estaba cansado de las preguntas de las moscas.
  • El moscón les dijo a las moscas que tenían que preguntar a los ratones.

2. Completa la frase
Como ejercicio de comprensión lectora, también podemos proponer a los niños que completen las siguientes frases relacionadas con la historia del poema.

  • Parecía que el _______ estaba participando en una competición por lo rápido que volaba.
  • El moscón no quería oír más preguntas de las _________.
  • Las moscas estaban inquietas porque ___________.

3. Quién dijo qué
Las siguientes frases que te proponemos podrían formar parte del diálogo de esta historia. Por lo que habéis leído, seréis capaces de descifrar quién dice cada una de ellas. ¿Quién dijo qué?

  • ¿A dónde irá tan deprisa?
  • ¡A mí no me preguntéis! ¡Yo no lo sé!
  • ¡Tengo prisa, tengo prisa!

Ejercicios para repasar lengua con los niños

Algunas actividades para repasar lengua con los niños

Desde Guiainfantil.com te proponemos repasar algunas de las lecciones que los niños han aprendido en el colegio relacionadas con la ortografía y la gramática a partir del poema. A continuación le proponemos a tus pequeños algunos desafíos lingüísticos. Recuerda adaptarlos a la edad y los conocimientos de cada uno de los niños para que los puedan resolver.

4. En busca de los verbos
Los tiempos verbales pueden convertirse en una auténtica pesadilla para los niños: tantos tiempos, modos, personas, conjugaciones... Sin embargo, con un poco de práctica y juego, los pequeños se los acabarán aprendiendo sin ningún problema.

En este ejercicio, los niños tienen que buscar cuatro verbos que aparezcan en el poema y conjugarlos en los siguientes tiempos:

  • Tercera persona del plural en presente de indicativo.
  • Primera persona del singular en pretérito imperfecto de indicativo.
  • Segunda persona del plural del condicional simple.

5. Palabras agudas, ¿dónde estáis?
Las palabras agudas son aquellas que llevan el acento, la sílaba tónica, en la última sílaba de la palabra. Estas se acentúan cuando acaban en N, S o vocal. El ejercicio que ahora te proponemos ayudará a los niños a repasar las reglas de acentuación.

Se trata de encontrar todas las palabras agudas que haya en el poema. Pídeles a los niños que las escriban y les pongan o no tilde según corresponda.

6. ¿Algún adjetivo por ahí?
Y, por último, trabajamos los adjetivos. ¿Cuántos sois capaces de encontrar en el poema? ¿Cuál es su aumentativo? ¿Y su diminutivo?

7. Sopa de letras
¡Encontrad las palabras relacionadas con el poema!

Sopa de letras sobre este poema para niños

Juegos tras leer esta poesía para niños

Y, por último te proponemos algunos juegos muy divertidos con los que los niños continuarán trabajando la poesía sin darse cuenta.

8. El mosquito, la mosca y el moscón
Los protagonistas de este poema son estos simpáticos insectos. Pero, ¿cuál es la diferencia entre mosquito, mosca y moscón? Os proponemos sacar las enciclopedias (en papel, no en digital, para retomar el buen hábito de buscar alfabéticamente) y buscar un poco de información sobre nuestros queridos personajes. ¿En qué son similares y en qué se diferencian?

9. Dibuja el poema
Los niños estarán encantados de ilustrar el poema. Podemos pedirles que hagan un dibujo libre, para desarrollar su imaginación y creatividad, o podemos animarles a que dibujen exactamente lo que han leído. En este segundo caso, el ejercicio nos servirá también para trabajar la comprensión lectora de los pequeños.

10. Recital en grupo
Dado que es un poema de 6 estrofas y puede resultar un poco largo de memorizar para los pequeños, podemos organizar un recital en grupo. Cada uno de los participantes tendrán que aprenderse una o varias estrofas (dependiendo de cuántos niños y adultos quieran entrar en el juego). Incluso, podéis animaros a poner música a la poesía.

11. Dejad volar la imaginación
Solo tenéis que dejar volar la imaginación y seguro que se os ocurrirán muchos más juegos a partir de este poema. ¿Y si organizáis vuestra propia obra de teatro a partir de este relato?

¡Viva la poesía!

Puedes leer más artículos similares a El mosquito. Poema para niños de 6 estrofas con actividades educativas, en la categoría de Poesías en Guiainfantil.com.