Cómo ayudar a tus hijos a gestionar su caos emocional por un berrinche

Conoce la ley del espejo para ayudar a tu hijo a controlar sus emociones y frenar una rabieta o pataleta

Cuando nuestras emociones van a la deriva y no las dirigimos, se producen los temidos desórdenes emocionales en los que se apodera de nosotros una fuerza superior que nos hacen decir y hacer cosas de las cuales nos arrepentimos después. A nuestros hijos les pasa lo mismo y además, según la edad puede ocurrir con más frecuencia. Que los niños pasen por momentos de caos emocional es normal, que perduren en el tiempo y sean continuados es opcional y para ello los padres tenemos la solución. ¿Quieres saber cómo ayudar a tus hijos a gestionar su caos emocional?

Razones por las cuales debemos ayudar a gestionar momentos de caos emocional en los niños

el caos emocional de los niños

Podríamos hablar de innumerables razones por las cuales es importante saber cómo acompañar adecuadamente a nuestros hijos en momentos de caos emocional, pero en esta ocasión quiero compartir dos, las cuales considero más representativas.

- Si los niños experimentan constantes momentos de caos emocionales y no son ayudados adecuadamente crecerán pensando que vivir así es normal, por tanto crearán entornos tóxicos no solo en la infancia, sino también en la etapa de adultos. ¡Ser feliz es posible, educa con esa certeza!

- Que tus hijos sepan gestionar los momentos de caos emocionales es un claro reflejo de tu inteligencia emocional, con lo cual tu familia podrá disfrutar de momentos de alegría y paz generalizados y no lo contrario: padres deseosos de que termine el fin de semana o las vacaciones por no saber cómo gestionar con amor el día a día con sus hijos.

Cuatro ideas para ayudar a tus hijos en momentos de caos emocionales

gestionar caos emocionales

La frustración que pueden sentir nuestros hijos cuando no entienden ni saben gestionar su emociones puede ser tal que quizás den golpes, tiren cosas, griten e incluso se hagan daño así mismos o a los demás. Por eso, es de vital importancia que los padres estemos preparados para afrontar estos retos y ayudemos a nuestros hijos a superar los momentos de caos emocionales tan habituales en los niños y de los que además no se escapa ningún ser humano.

1. No cortes la expresión de sus emociones. Permite que tu hijo sienta sus emociones y las exprese como sepa y pueda. Es importante no participar, es decir, no le juzgues y solo concéntrate en mantener la calma. Asegúrate de que no se lastime y espera unos instantes. Recuerda que para ellos estas emociones son desconocidas y necesitan tiempo y herramientas para aprender a gestionarlas.

2. Recuérdale cómo respirar. Una vez tu hijo haya descargado la mayor parte de emocionalidad, recuérdale cómo respirar. Parece obvio que todos sabemos respirar, sin embargo en momentos de caos emocional la respiración se ve alterada y es justo en estos momentos donde es imprescindible mantenerla equilibrada. Para ello, empieza a exagerar tu respiración y ellos de forma sincrónica y empática te imitarán; si observas que no lo hacen, invítales a seguirte.

3. Crear un lazo de confianza y comprensión. Ayúdale a reconocer lo que sintió, poner nombre a la emoción, a descubrir qué parte del cuerpo se vio movida por esta emoción y pregunta cuál fue el detonante previo. Por ejemplo, puede que el detonante sea cuando llega a casa y le pides que vaya a la ducha, o cuando tiene hambre... Ten en cuenta que estos acontecimientos hacen que tus hijos se sientan más sensibles y, por tanto, más propensos a caer en caos emocionales.

4. Ayúdale a encontrar otras alternativas. Una vez has encontrado el detonante previo, pide que piense en otras alternativas antes de estallar y ayúdale a ponerlo en práctica la siguiente vez.

Impacta a tu hijo utilizando la ley del espejo e imita sus actos

ayudar con el caos emocional

Si has practicado la técnica anterior pero no consigues que tu hijo aprenda a gestionar los momentos de caos emocional, prueba utilizando la ley del espejo. Es decir, imita sus actos de forma inesperada para que él pueda observar su comportamiento en ti. La idea es impactarlo para que observe lo que ocurre cuando no es capaz de parar antes. Para ello, sigue los siguientes pasos:

- Espera un rato hasta que consideres que la situación se ha normalizado.

- De forma inesperada, imita el comportamiento de tu hijo; por ejemplo, si tu pequeño se tira al suelo, llora o grita, ¡haz tú lo mismo!

- Observa su cara de impacto y pregúntale qué le ha parecido. Escucha con atención su respuesta y pregúntale cómo cree él que podría gestionar esta situación de mejor forma.

Recuerda acompañarle con amor y comprensión. Explica a tu hijo que es normal lo que le pasa y acentúa la importancia de aprender para que sea más feliz en su día a día.

Puedes leer más artículos similares a Cómo ayudar a tus hijos a gestionar su caos emocional por un berrinche, en la categoría de Depresión y ansiedad en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: