Cómo aprende a leer un niño sordo

Como iniciar en la lectoescritura a un niño con sordera

Elena Cabeza Pereiro
Elena Cabeza Pereiro Logopeda infantil

Son muchas las investigaciones que se han hecho para saber cómo desarrollar la lectura en los niños con problemas auditivos, ya que es un elemento esencial en la educación del niño sordo debido a su importancia en el desarrollo del lenguaje. Conoce cómo aprende a leer un niño sordo y cómo puedes ayudarle.

El inicio de la lectura en un niño sordo

Niño sordo: cómo aprende a leer

Cuando una persona aprende a leer lo hace a partir de una lengua oral que ya ha adquirido de forma auditiva. De esta manera, asocia las formas impresas en las páginas con palabras, sonidos y representaciones mentales que ya tiene incluidos en su repertorio: ya sabe cómo suena la palabra que está leyendo y qué significa. En cambio, las personas sordas no tienen esa base, lo que, en muchas ocasiones, les ocasiona problemas en el aprendizaje lector.

Las personas que trabajan con sordos deben aprender cómo leerles, además de los conceptos básicos de sobre cómo funciona la lengua de señas y la lengua escrita.

Los libros deben ser usados desde muy pequeños:

- Primero se debe conocer el contenido del cuento.

- Luego se narra en lengua de señas.

- Se muestran las imágenes y el texto escrito para que ellos entiendan que texto es igual al significado, y que la letra conlleva un significado.

La ausencia de esta actividad antes de entrar al colegio, implica que cuando se les presente un libro por primera vez, será igual que si le mostraran un texto en japonés a un niño oyente español.

Para el sordo la manera de aprender la lengua de la sociedad en la que vive, es un texto, ya que este comunica algo y el mediador debe mostrarle qué comunica.

Consejos para iniciar en la lectura a un niño con sordera

- Es importante que el niño sordo acceda a la lengua escrita para desarrollar la relación palabra-significado es decir su input lingüístico en la segunda lengua, y esto se logra a través de la escritura, pues la lengua hablada por ser una lengua auditiva, no es significativa para ellos. Antes de ingresar al mundo de la lectoescritura, el niño adivina lo que hay en la lengua escrita, “lee imágenes”.

- Cuando empieza a leer un texto debe ser necesariamente junto a un mediador (profesor u otro) que le traduce a lengua de señas, lo que permitirá que el niño al llevar el mismo texto a casa intentará leerlo y descubrir qué dice, y al volver con el mediador, cada uno de ellos habrá encontrado diferentes cosas. La palabra aislada del contexto no tiene significado alguno, debe acompañarse con la experiencia de ver, oler, probar, sentir para asociarle un sentido relevante, lo que es válido para los niños normales con mayor razón es importante en el caso de la discapacidad auditiva.

- Un niño oyente desarrolla su competencia lingüística a través de los sonidos (sonido – letra – palabra – significado), al descomponer el código traduce letra a sonido y encuentra el componente léxico. De un niño sordo en cambio no se puede esperar lo mismo y por esta razón no se puede enseñar de la misma manera que al niño oyente, ya que solo aprendería la correspondencia sonido - palabra pero no entendería el significado que eso tiene.

- El sordo ve palabras en el papel y construye visualmente el contexto. Se trabaja el texto como un todo. Se debe dar importancia al significado global, si se hace una traducción palabra por palabra (palabra – seña), se pierde el significado del texto.

- Al leer el niño sordo presenta dificultades diferentes a los niños oyentes, puede confundir una palabra con otra si visualmente son parecidas pero se puede dar cuenta si la entiende dentro del contexto. Un niño sordo que es asiduo a la lectura no tendrá estos problemas, el profesor marcará las diferencias, les mostrará el diferente significado de cada una de ellas. De esta forma la lectura es: contenido, por ello no se debe encontrar un significado para cada palabra ni su sonido, de lo contrario solo se llega a la parte superficial del texto.