La importancia del calcio durante el embarazo

El calcio es básico durante el embarazo para el buen desarrollo del bebé

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

El calcio es un mineral muy importante en la dieta diaria de cualquier persona, pero sobre todo, es fundamental para las mujeres embarazadas. El calcio ayudará al desarrollo de los huesos y los dientes del bebé y además, es fundamental para que el sistema circulatorio, muscular y nervioso del bebé se desarrolle a lo largo de la gestación y funcione correctamente. Por lo tanto, si antes del embarazo consumás bajos niveles de calcio, es momento para que revises tus hábitos alimenticios.

El calcio recomendado durante el embarazo

La importancia del calcio en el embarazo

La cantidad recomendada de calcio al día es de 1200mg. Si no consumes en tu dieta de embarazada suficiente calcio, el cuerpo lo tomará de los huesos y con el tiempo se debilitarán considerablemente y podrá desembocar en osteoporosis. Asimismo, si al bebé no le llega el calcio suficiente también lo adquirirá de tus huesos. 

Si durante la gestación llevas una dieta sana, rica en vitaminas y minerales, no será necesario que tomes un suplemento de calcio. 

Los alimentos que te asegurarán el calcio suficiente para tu bebé y para ti son: 

-Lácteos y sus derivados: queso, leche, yugur…

-Pescado: sardinas, rape, salmón, besugo, lenguado

-Frutos secos: almendras, nueces, avellanas

-Verduras: espinacas, acelgas, col, cebolla, brocoli

-Legumbres: judías, garbanzos, tofu, soja

Hay mujeres embarazadas que padecen intolerancia a la lactosa, es decir a la proteina de la leche. La lactosa es un azúcar que contiene la leche y que provoca un problema digestivo en quienes padecen esta intolerancia, que no debe ser confundido con la alergia a la leche de vaca. En caso de padecer esta afección, habrás de sustituir la leche de vaca por otro tipo de leche de origen vegetal como la de soja o la de almendras. En cualquier caso, habrás de fijarte que estén enriquecidas con calcio ya que el nivel que traen por sí mismas es muy bajo.

Otra manera de obtener calcio es salir todos los días a la calle, te preguntarás por qué. La vitamina D ayuda al cuerpo a absorber y metabolizar el calcio y obtenemos esta vitamina de la lud solar. Además hay alimentos que disponen de vitamina D como la yema de huevo, la mantequilla, los pescados grasos o el aceite de hígado de pescados.

Por último, una recomendación, los lácteos suelen tener grasa, si quieres tomar el suficiente aporte de calcio además de no caer en exceso de peso en el embarazo, puedes optar sin problema por leches desnatadas, ya que conservan el calcio o quesos bajos en grasa.