Técnicas de reproducción asistida

La Doctora Verdú nos habla sobre la fecundación in vitro, la inseminación y la microeyección

En ocasiones no se puede conseguir un embarazo por métodos naturales y, los futuros padres, recurren a las técnicas de fertilidad, ¿en qué consisten estas técnicas?, ¿qué tasa de éxito tiene?, ¿quién puede usar estos métodos?

La Doctora Victoria Verdú, coordinadora de Ginecología de la clínica de reproducción asistidaGinefiv y experta en fertilidad de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), en esta exclusiva entrevista a GuiaInfantil.com, contesta a las dudas de los padres sobre los métodos y las técnicas de reproducción asistida.

Doctora Verdú nos habla sobre la reproducción asistida

Métodos de reproducción asistida

1- Respecto a la fecundación in vitro. ¿En qué consiste? ¿Para quiénes esta recomendada?

La fecundación in vitro es una técnica de reproducción asistida avanzada, que se realiza cuando una pareja tiene una edad avanzada, y creemos que es importante acelerar el proceso, o cuando hemos hecho varias técnicas de reproducción asistida más sencillas, como la inseminación artificial, y no se ha conseguido el embarazo.

La técnica consiste en estimular la ovulación durante ocho o diez días. Esa estimulación se realiza con unas inyecciones que se van suministrando a la paciente de manera subcutánea, y en un momento determinado, cuando en los ovarios crecen unos folículos, una marchitas negras que vamos midiendo por ecografías, realizamos una punción para extraer esos óvulos. Esta es la primera vez que estamos valorando la calidad ovocitaria y ese mismo día el varón entrega la muestra de semen para poner óvulos y espermatozoides en contacto. Habitualmente, dos o tres días más tarde se realiza la transferencia de los embriones que se obtienen mediante la técnica.

2-¿Cuál es la tasa de embarazo conseguida con la fecundación in vitro, tanto para mujeres jóvenes como para mayores de 35 años?

Las tasas de embarazo con esta técnica en mujer menores de 35 años se sitúan en torna al 50% cuando ponemos dos embriones. En España, la ley de reproducción asistida autoriza a poner hasta tres embriones, pero es cierto que en mujeres jóvenes y de buen pronóstico la recomendación es de poner uno o dos embriones para intentar evitar las gestaciones múltiples y el peligro de una gestación triple.

Las tasas de embarazo en mujeres de entre 35 y 40 años está en torno a un 30% o 40%. Evidentemente son unas tasas aceptables, pero el problema es que según vamos teniendo más años, a pesar de que se consiga el embarazo, se incrementa un poco la tasa de aborto. Las tasas de embarazo por encima de los 40, hasta los 43 o 44 años, que son las edades máximas en las cuales estamos trabajando en reproducción asistida con ovocitos de la propia señora, está en torno a un 20% o un 25%. El problema es que se incrementa bastante la tasa de aborto, lo cual es una realidad que tenemos que tener clara a la hora de conseguir una gestación con estas técnicas.

3-¿Cuáles son los riesgos de la fecundación in vitro para la salud de una mujer a corto y a largo plazo?

El principal problema con el que tenemos que luchar todos los días es que existe un riesgo de hiperestimulación ovárica, es decir, se pone una medicación para que los ovarios respondan y nos den una cantidad de ovocitos. A veces ciertos tratamientos hormonales pueden hacer que los ovarios estén demasiado grandes y que haya estas complicaciones de hiperestimulación ovárica.

Otro de los principales problemas con los que nos encontramos en la fecundación in vitro es el riesgo de gestación múltiple, de manera que se suele recomendar a la pareja, sobre todo si es joven y de buen pronóstico, ponerse uno o dos embriones. Si que es cierto que el hecho de tener una gestación gemelar no está exenta de riesgos.

Obviamente, si una mujer tiene problemas de salud muy graves, a la hora de hacer técnicas de reproducción in vitro para quedarse embarazada conllevaría un estudio previo y tener autorización de los especialistas que la tratan del problema específico que tenga, porque evidentemente estas técnicas no son inocuas, pero siempre tendremos que trabajar con personas sanas y con personas que, aunque tengan un problema de salud, esté muy controlado.

Las técnicas de reproducción asistida se hacen de forma muy controlada y limitada. Habitualmente, a una pareja que decide realizar un tratamiento de reproducción asistida se le hace un estudio muy completo que valora no solo problemas de fertilidad sino también el estado general de la pareja y sobre todo de la paciente que es la que va a asumir un embarazo. Normalmente realizamos, como mucho, tres o cuatro ciclos de fecundación in vitro, de manera que los riesgos a largo plazo están muy controlados. 

Diferentes métodos de reproducción asistida

4- ¿Qué es la microeyección espermática? ¿En que casos se usa? ¿Qué tasa de embarazos tiene?

La microeyección espérmatica es una técnica de fecundación in vitro en el cual se lleva a cabo una estimulación de la ovulación. Lo que se hace es seleccionar un ovocito de buena calidad, un espermatozoide que tenga buena movilidad y buena forma y lo microinyectamos dentro de ese  ovocito.

Esta técnica se hace porque habitualmente la calidad de la muestra de semen es muy baja y pensamos que si ponemos óvulos y espermatozoides en contacto para hacer una fecundación in vitro convencional podría no darse. También hay ocasiones en las que se ha hecho esa fecundación in vitro convencional y hemos visto que ha habido una tasa muy baja de fertilización o que no se generan embriones, no hay fertilización espontánea.

Las tasas de gestación que se consiguen, una vez que hemos conseguido embriones, tanto con fecundación in vitro convencional como con microinyección, son muy similares. Lo que si es cierto es que en las tasas de embarazo está influyendo mucho la edad materna y la calidad de la muestra de semen. Si tenemos una calidad de muestra de semen mejor, obviamente aunque hayamos tenido que utilizar una técnica de microeyección espermática los resultados van a ser mejores. 

5-  ¿En que consiste la inseminación artificial? ¿Qué parejas pueden optar a este método? ¿Cuál es la tasa de embarazo?

La inseminación artificial es la técnica de reproducción asistida más sencilla. Simplemente consiste en estimular la ovulación, por ecografía vamos controlando el momento en el que va a ovular la mujer y cuantos óvulos va a ovular. En el momento en que está a punto de ovular, se obtiene una muestra de semen, se capacita, se pone en las mejores condiciones posibles, y esa muestra se introduce dentro de la cavidad uterina con una cánula muy finita que apenas molesta y que se puede realizar incluso en consulta.

Es una técnica muy sencilla. Las posibilidades de embarazo varían también en función de la edad materna. En mujeres menores de 35 años las tasas de embarazo están en torno a un 15% o un 17%. Las tasa de fertilidad humana es de un 20%, es decir, una pareja que decide tener un niño y lo intenta en un determinado mes tiene una probabilidad de un 20% o un 25% y las tasas de gestación con inseminación artificial bajan un poco porque siempre hay factores por los que la pareja ha llegado a un centro de reproducción. En esas tasas influye mucho la edad, por encima de los 37 o 38 años las tasas son muy bajas y recomendamos, por el hecho de que la edad apremia, ir a técnicas de reproducción asistida más avanzadas como la fecundación in Vitro.

6- ¿Qué ventajas supone congelar embriones para las mujeres que deciden ser madres? ¿A quién se recomienda esta técnica?

La congelación embrionaria es una consecuencia de la fecundación in vitro. Habitualmente estimulamos la ovulación con el objetivo de tener un número de ovocitos razonable para poder trabajar y tener embriones. Lo normal es que tengamos entre 5 y 10 óvulos en una mujer que responde de forma normal y que cuando fertilizan den, en una mujer de menos de 35 años normal, entre 2 y 6 embriones dos o tres días después de haber realizado al punción, cuando hacemos la transferencia embrionaria.

Si tenemos 4 ó 5 embriones lo normal es poner uno o dos, los mejores, y que el resto se congelen, se vitrifiquen. En estos momentos las posibilidades de gestación con embriones congelados han aumentado mucho porque desde el año 2006 y 2007 se está utilizando una técnica de congelación embrionaria llamada vitrificación con la que la supervivencia embrionaria es muy alta. Estamos muy contentos con el rendimiento de la congelación e incluso en pacientes que tienen mucho riesgo de hiperestimulación ovárica, utilizamos protocolos que hace que podamos conseguir ovocitos y embriones, los congelamos, lo vitrificamos y lo transferimos en un ciclo posterior cuando hay un riesgo de hiperestimulación cero. 

7-  Respecto al fallo de las implantaciones de embriones, ¿se sigue investigando para dar con una solución al problema?

El fallo en las implantaciones es un gran problema y un gran dilema al que nos tenemos que enfrentar cada día. En muchas parejas conseguimos óvulos, conseguimos embriones, tienen buen aspecto pero no conseguimos que se implanten. Este fallo viene dado a veces por la edad materna, porque el embrión tenga un aumento de anomalías cromosómicas por la edad o por la baja cálida de la muestra de semen, pero hay parejas en las que ella es joven, él tiene una muestra de semen de buena calidad y no conseguimos que esos embriones se implanten.

En estos momentos se realizan estudios amplios para ver si hay algún problema que pueda afectar a la implantación, se realizan estudios hematológicos, porque hay veces que las alteraciones en la coagulación pueden afectar a la posibilidad de que un embrión se implante en la cavidad uterina y se hacen estudios en cuanto a la capacidad que tiene la cavidad uterina de aceptar a ese embrión. S

i hay miomas, adherencias o pólipos en la cavidad pues, evidentemente, las cosas se complican, pero cuando todo ese estudio, llamado de fracaso de implantación, esta correcto y no sabemos que sucede, entonces hay investigaciones que se decantan por pensar que hay problemas de carácter inmunológico, de rechazo, hacia ese embrión que tiene que hacer su casa dentro de la cavidad uterina. Los estudios más actuales van en ese sentido, hay estudios inmunológicos que se están realizando en las pacientes, a nivel endometrial, a nivel sanguíneo, que tratan de cubrir si hay algo más que se pueda hacer a nivel de fracaso de implantación.