1 a 4 semanas de embarazo

Semanas 1 a 4 de embarazo. La evolución del embarazo y el desarrollo del bebé

¡Enhorabuena! Si te has hecho el test de embarazo y ha dado positivo, eres una mujer embarazada. Te esperan 40 semanas de embarazo, serán 9 meses y medio llenos de emociones, sensaciones nuevas, cambios en tu cuerpo y mucha expectación para finalmente conocer a tu bebé. Tienes todo un camino por delante para aprender sobre tus cuidados, tu salud y tu alimentación. En Guiainfantil.com queremos acompañarte en este recorrido intentando aportarte toda la información que puedas necesitar. 

Cambios en el cuerpo de la mujer embarazada

Cambios en tu cuerpo en la semana 1 a 4 de embarazo

Uno de los primeros síntomas de embarazo es la amenorrea o falta de menstruación. Los test de embarazo permiten conocer tu embarazo cada vez más pronto y en sólo 3 minutos, por lo que si eres muy regular, tendrás un resultado desde los primeros días de falta de regla.

Notarás también una mayor sensibilidad en las mamas e incluso podrían haber aumentado de tamaño. Algunas mujeres sienten dolor, los senos mamas comienzan a prepararse para, al final de todo el proceso del embarazo, poder alimentar al bebé.

No ocurre en todos los casos pero podrías padecer náuseas y ganas de vomitar, es debido al gran aumento de la hormona gonadotropina coriónica durante el embarazo.

De la semana 1 a la 4 de embarazo podrías notar una mayor sensación de fatiga o cansancio que, a pesar de no ser un síntoma concluyente, sí podrían darte algunas pistas sobre si estás embarazada.

En la semana 4 podrías tener lo que se conoce como hemorragia de implantación, es un sangrado rosáceo o amarronado que se produce cuando el óvulo se implanta en la pared del útero. Si el sangrado es abundante y sientes dolor intenso habrás de consultar con tu médico para comprobar que no estés teniendo un aborto espontáneo.

Desarrollo y evolución del bebé en el embarazo

Tu bebé de la semana 1 a la semana 4 de embarazo

Un día después de la unión del óvulo y el espermatozoide, el óvulo se divide por primera vez. A medida que éste baja por las trompas de Falopio continua el proceso de división celular. La parte externa del óvulo fecundado será la placenta y la interna el embrión. A este grupo de células que se están multiplicando se llama cigoto, después pasa a llamarse blastómera, luego mórula y a continuación blastocito

El blastocisto llega de la trompa de Falopio a la cavidad uterina y se implanta en la pared del útero una semana después de haberse producido la fecundación.

En la semana 2 después de la fecundación, el embrión consta de 3 capas celulares que darán lugar después a los futuros órganos. Al final de este periodo el blastocito ha llegado al útero y allí vivirá los próximos 9 meses. En esta semana 4 de embarazo, el embrión mide cerca de 1 milímetro.

La salud y las emociones durante el embarazo

Cuidar tu salud ha de ser una de tus máximas prioridades a lo largo del embarazo. Si tu estás bien, tu bebé de desarrollará adecuadamente. La gestación se divide en trimestres y el primer trimestre de embarazo es el más delicado por lo que has de tener más cuidado ya que existe más riesgo de aborto.

Si eres fumadora, elimina o al menos intenta reducir el hábido. Hay estudios que indican que los bebés de madres fumadoras tienen menos peso al nacer y suelen padecer más enfermedades bronquiales.

El alcohol también habrás de eliminarlo totalmente ya que puede causar malformaciones en el feto. No cojas objetos de mucho peso ya que el embrión se está implantando en el útero. Esta norma habrás de cumplirla a lo largo del embarazo porque más adelante podría causarte daños en la espalda, que soportará un excedente de peso.

En el plano emocional podrías estar viviendo cambios de humor parecidos a los del síndrome premenstrual. Sensación de gran emotividad y sensibilidad o irritabilidad. Si estás en la semana uno a cuatro de embarazo podrías sentirte triste sin motivo y enfadarte por cosas insignificantes.

Dieta y alimentación para la embarazada

Dieta en la semana 1 a 4 de embarazo

Si estabas planificando un embarazo, seguramente ya estarás tomando un suplemento de ácido fólico que ayuda a prevenir defectos congénitos en el bebé, de lo contrario puedes comenzar ahora, en la semana 3 o 4 de embarazo.

El calcio será un aporte básico durante toda la gestación. Al menos deberás consumir 1 litro de leche al día. Si te resulta difícil puedes tomar leche, quesos y yogures hasta conseguir el suplemento de calcio necesario. Ayudará a la formación de los huesos y dientes del bebé y a que no consuma tus reservas de calcio si no llevas una dieta rica en este mineral.

Asímismo, desde ahora en la semana de la 1 a la 4 de embarazo debes realizar 5 comidas diarias pero poco copiosas en las que mantengas una dieta variada que contenga las vitaminas y nutrientes necesarios. Los menús para embarazadas deben contenir legumbres, vegetales, verduras, carnes magras, pescados, cereales y frutas. De momento, y mientras no te hagan la prueba de la toxoplasmosis no tomes ningún producto animal crudo (patés, embutidos, carnes crudas).

Acostumbra también a beber 2 litros de agua al día para estar bien hidratada.

Curiosidades en la semana 1 a 4 de embarazo

Si un test de embarazo te ha confirmado tu nuevo estado dudarás si compartirlo con familiares y amigos. Algunas mujeres esperan a dar la noticia del embarazo hasta la semana 12 de embarazo, cuando el riesgo de aborto espontáneo es mucho menor.

¿Tienes alguna ilusión especial porque el bebé sea niño o niña? El sexo del bebé está determinado desde la fecundación pero no será hasta la ecografía de las 12 semanas o en la de la semana 20 de embarazo cuando te confirmen el sexo del bebé. Además, si te realizaran esta prueba ahora, en la semana cuatro, no podrías ver al pequeñísimo embrión.

Tu embarazo semana a semana