Canciones para dormir al bebé

Cuando estaba en la universidad no me imaginaba a mi misma cantándole una nana a mi bebé, seguramente porque escuchaba otro tipo de música. Pero, desde luego, no que podía prever es que me inventara una nana para él. Esa canción surgió de repente, se articuló en mi garganta y se fue hilvanando a medida que acurrucaba a mi bebé, le miraba, me sonreía, le veía a gusto y cada vez más reconfortado entre mis brazos

El bebé reconoce el tono de voz de su mamá

Canciones infantiles para el bebé

Al principio, no tenía letra, era sólo una melodía, un ritmo musical, que sin palabras pasaba de la estrofa al estribillo y luego volvía a repetirse. Con el tiempo fue adquiriendo forma y terminé usándola como recurso para momentos difíciles en los que notaba que mi bebé estaba realmente incómodo porque ese día le habían puesto las vacunas, estaba malito o tan cansado y excitado a la vez, como solía ocurrir el día de su cumpleaños, que no podía conciliar el sueño fácilmente. 

Aquella música me funcionaba como si se tratara de un talismán capaz de tranquilizar y relajar a mi hijo. Se convirtió en el mejor antídoto contra el nerviosismo, el estrés, las molestias y dolores, y la mejor medicina para proporcionar paz y calma a mi bebé. Y es que la música es uno de los mejores canales para conectar con nuestro bebé, incluso antes de que nazca. Diferentes estudios han demostrado el poder que tiene la música sobre los futuros recién nacidos, ya que los bebés pueden recordar las melodías que han escuchado dentro del vientre materno, al menos durante el primer año, y asocian la melodía con un periodo de paz y tranquilidad.

A partir de la semana 20 de embarazo, el bebé es capaz de oír y, por este motivo, puede reconocer fácilmente el tono de voz materno y la musicalidad de su voz. Este sonido familiar actúa para él como un referente de paz y tranquilidad, que debemos aprovechar desde el embarazo, dedicando un momento del día a escuchar música suave y a tararear las canciones o cantarlas para aprovechar el potencial comunicativo que nos ofrece la música. De este modo, el bebé percibirá nuestro estado de ánimo. 

Estoy convencida de que las madres tenemos un sexto sentido para las situaciones difíciles con los niños y hacemos un poco de magia cuando se trata de reconducir situaciones o enfrentarnos a problemas con nuestro bebé. Ese vínculo afectivo tan especial que se crea entre madre e hijo es lo que hace a muchas personas preguntarse, ¿cómo lo haces? ¿cuál es tu secreto? Alimenta tu secreto, la música te ayuda.

Marisol Nuevo.