Cómo estimular al bebé según el método Montessori

Alba CaraballoEditora de GuiaInfantil.com

La filosofía de la italiana María Montessori lleva años revolucionando el mundo educativo, su teoría se basa en algo que realmente es muy obvio pero no siempre se cumple: conseguir la autonomía del niño ofreciendo un entorno adaptado y preparado para que pueda lograrlo, siempre respetando su proceso.

El método Montessori puede aplicarse desde el mismo nacimiento del bebé y nos puede ayudar a estimular su deseo de descubrir, su capacidad de atención o incluso podemos tranquilizarle y mantenerle sereno con una serie de actividades basadas en esta pedagogía.

10 actividades Montessori para el bebé

Actividades Montessori para bebés

Me encanta la idea de acompañar a nuestros hijos hacia la independencia para que ellos puedan tomar sus propias decisiones, para que puedan aprender nuevas habilidades y puedan integrarse en la familia y en la sociedad como personas autónomas, seguras y decididas. Montessori ofrece ideas y consejos que permiten conseguirlo, algunas de ellas son juegos y actividades e incluso pueden realizarse con el bebé desde sus primeras etapas del desarrollo. Todas ellas las encontré en varios manuales y libros, estos son algunos ejemplos:

1 - Toma algunas telas de diferentes texturas y deja que juegue con ellas para que note el tacto rugoso, suave, áspero... Háblale de ellos mientras los agarra.

2- Utiliza sonajeros elaborados con materiales nobles como madera o plata, son perfectos para la estimulación auditiva del bebé.

3- Ofrécele juguetes que no sean de plástico, un material que no transmite ninguna sensación. Es preferible utilizar juguetes de madera que tienen una textura propia y, sobre todo, tienen vida. 

4- Deja a su alcance pelotas de lana o de croché para que pueda engancharlas entre sus dedos, atraparlas y jugar con ellas.

5- Los móviles son maravillosos para los bebés, no hace falta que sean sofisticados o que vayan a pilas, simplemente que tengan diferentes colores o incluso que reflejen la luz natural.

6- Escoge tarros de diferentes tamaños y quítales las tapas, después ofrécele al niño la posibilidad de que escoja la tapa adecuada para cada envase. 

7- Coloca en una bolsa de tela objetos que el bebé conozca: un lapicero, una cuchara, un peine... Deja que el bebé meta la mano y vaya sacando los objetos, pídele que los nombre a medida que los vaya extrayendo.

8- Juega delante del espejo, deja que el niño reconozca su imagen, toque, chupe o golpee. Deja que vea cómo se mueve su cuerpo y qué ocurre cuando ponemos gestos, levantamos la mano o sonreímos.

9- Utiliza la música durante los juegos o cómo un juego en sí misma.

10- Deja libros al alcance de la mano del bebé, su pequeña biblioteca, para que los toque, abra y descubra.