El ácido fólico y el embarazo

La importancia del ácido fólico durante el embarazo

El ácido fólico es una de las vitaminas del complejo B, que ayuda en el crecimiento de las células y en la producción del ADN. Esta vitamina es especialmente necesaria en la etapa de crecimiento, en la adolescencia y durante el embarazo. La vitamina B9 o ácido fólico juega un papel fundamental en el proceso de la multiplicación celular, por lo tanto, es muy necesaria durante la gestación porque se precisa para la producción de tejidos y para la formación de los órganos del embrión y del feto.

Ácido fólico antes de la concepción y durante el embarazo

El ácido fólico en el embarazo

Algunos estudios demuestran que las mujeres que consumen la cantidad recomendada de ácido fólico (determinada por el médico), antes de estar embarazada y, durante los primeros meses del embarazo, pueden reducir el riesgo de dar a luz a un bebé prematuro, con bajo peso al nacer o con defectos de nacimiento en el cerebro (anencefalia, cuando el bebé nace sin cerebro o con sólo parte del mismo, y no puede vivir ), en la columna vertebral (espina bífida, cuando la columna vertebral del bebé no se forma correctamente), y en el labio y palato (labio leporino). Tomar ácido fólico antes del embarazo es fundamental para la prevención de estos defectos, que se desarrollan muy pronto: sólo a las tres o cuatro semanas después de la concepción.

Reduce el riesgo de espina bífida

Tomar ácido fólico es una medida de prevención sencilla y que goza de una eficacia probada. Diversas investigaciones han demostrado que previene en un 78 por ciento la espina bífida en el feto, una patología que afecta al cierre del tubo neural y que puede llegar a ser incapacitante para la persona que la padece. La malformación congénita motivada por un defecto en la formación del tubo neural produce una falta de cierre de los arcos vertebrales posteriores, dejando al descubierto la médula espinal y las meninges. Esta circunstancia puede producirse en las primeras semanas de gestación, antes de que el test de embarazo de positivo. Por tanto, si estás buscando quedarte embarazada, consulta con tu médico y toma ácido fólico. Antes del embarazo, se recomienda tomar suplementos de 0,4 mg de ácido fólico al día, y si ya estás embarazada, unos 6 mg de ácido fólico/día.

Alimentos ricos en ácido fólico

La ingesta de ácido fólico no solo beneficia al bebé, sino también a personas de todas las edades. El ácido fólico cumple un papel importante en la producción de los glóbulos rojos y, por esa razón, beneficia también a quienes padecen anemia. Está demostrado que puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, derrames cerebrales y de algunos tipos de cáncer.

Esta vitamina se encuentra principalmente en vegetales de hoja verde, frutas cítricas, frijoles, vísceras y verduras. Los alimentos que contienen más ácido fólico son naranja, plátano, brócoli, espinacas, guisantes, espárragos, habas, cacahuetes, lentejas e hígado de pollo. Otros alimentos como la harina, el arroz, la pasta, el pan y los cereales pueden contener ácido fólico añadido en su fabricación. Si miras la etiqueta de los envases podrás saber la cantidad de ácido fólico que contienen.

Suplemento vitamínico para la embarazada

El ácido fólico, como todas las demás vitaminas, puede ingerirse mediante los alimentos ricos en esta vitamina o a través suplementos. Para ingerir la cantidad de ácido fólico recomendada por los especialistas, es preciso que:

1. Tomes un suplemento vitamínico con ácido fólico, que contenga 400 mg de esta vitamina.
2. Incluyas en tu dieta diaria cereales enriquecidos con ácido fólico.
3. Aumentes el consumo de alimentos enriquecidos con ácido fólico (pasta, cereales, pan o arroz).
4. Organices tu dieta para que incluya una variedad de alimentos ricos en ácido fólico.

Acido fólico contra el parto prematuro

Radek Bukowski, profesor asistente de Obstetricia y Ginecología de la University of Texas, EE UU, recomienda que las mujeres tomen suplementos de ácido fólico por lo menos un año antes de quedar embarazadas, para reducir el riesgo de tener un parto prematuro. Según un estudio realizado con 40.000 mujeres, las que tomaron ácido fólico durante 12 meses o más antes del embarazo, tuvieron un 50 por ciento menos riesgo de parto prematuro, y un 70 por ciento menos peligro de dar a luz entre las semanas 20 y 28. Este estudio incluyó sólo a embarazadas con un feto único.

Fuentes consultadas:
- Nlm.nih.gov
- Awoman.gov
- Familydoctor.org
- Youngwomenhealth.org