La preparación de la madre para el parto

Cómo dar a luz y cuidar de tu bebé recién nacido

Ser madre es una de las tareas más difíciles en la vida de una mujer. Tal vez, por eso, muchas mujeres dudan si están o no preparadas para ello. Durante el embarazo, además de las emociones y de las expectativas, también surgen dudas en cuanto al momento del parto, a la lactancia o al control de los llantos.

Para aliviar esas inquietudes, lo mejor es buscar información y prepararse para saber cómo reaccionar adecuadamente ante lo que venga. Tu matrona o tu ginecólogo te informarán sobre los cursos de preparación al parto, también denominados cursos de educación maternal, dónde debes dirigirte y cuándo puedes hacerlo. En estos cursos, te facilitarán toda la información que necesitas sobre el desarrollo del embarazo y del parto, así como todo lo que debes saber para criar a tu bebé, las técnicas correctas para dar el pecho, bañar y vestir a tu bebé. A medida que tu bebé crezca, la práctica te irá dando experiencia y, en poco tiempo, serás una mamá experta.

¿Cómo debo cuidar de mi bebé?

Embarazada tumbada

En las clases de educación maternal descubrirás cómo aplicar las técnicas correctas para dar el pecho, tener una buena producción de leche, y amamantar a tu bebé sin problemas. Normalmente, son los ambulatorios y los hospitales públicos los que ofrecen gratuitamente esas clases a las madres embarazadas. Estas clases se complementan con otras acerca de los primeros cuidados del recién nacido. Aprenderás a vestirle, cambiarle el pañal, bañarle, y cuidarle de un modo general.

Con esta formación, aunque básica, tendrás las herramientas necesarias para empezar esta nueva vida con tu bebé. Es muy importante que consigas clases en un horario compatible con tus funciones, tu trabajo o el de tu pareja. Los futuros papás deben estar involucrados en las tareas y decisiones que conllevan el papel de ser padres.

Clases de preparación al parto

Las clases de preparación al parto son recomendables para la futura mamá. Saber qué es lo que te espera cuando llegue el momento de dar a luz, cómo son las etapas del parto, el proceso que siguen las contracciones y la expulsión del bebé es fundamental para afrontar el parto con serenidad y entereza. Los nervios no son buenos compañeros en ese momento y, por este motivo, tu médico o matrona, te aconsejarán que asistas a estas clases.

Cuando acudas a una clase de preparación al parto, habla con la instructora, asegúrate de que el horario es el más adecuado para ti y tu pareja, y regístrate. En estas clases, ambos aprenderéis técnicas de respiración y relajación, que podeis utilizar para aliviar los dolores de la futura mamá durante el proceso de parto.

Además, no estaréis solos. Compartiréis el curso y las experiencias con otras parejas y eso os dará más seguridad. Unos padres preparados valen por tres.

El hospital del parto

Cada parto es distinto y no se puede generalizar. Lo mismo ocurre con los hospitales; suelen presentar diferencias cuanto al trato con los pacientes, el número de habitaciones, la organización del régimen de visitas... Pero, normalmente, para que estés tranquila, lo normal es que cuando llegues, por recomendación de tu médico, para dar a luz, tengas que:

- Rellenar varios formularios de ingreso, indicando el número de afiliación a la Seguridad Social o el número del seguro de salud
- Vestirte con una bata o con tu propio camisón
- Ser examinada por el equipo médico para que conozcan el nivel de dilatación de tu cuello uterino
- Ser conectada a un monitor fetal para medir la frecuencia de las contracciones y controlar los latidos del corazón de tu bebé.

Después del parto, la madre estará en observación para que el equipo médico se asegure de que no existen problemas. Si la temperatura, el pulso, la respiración y la presión son los correctos y  su estado está dentro de la normalidad ya podrá empezar a dar el pecho al bebé.