Niños que se vuelven muy tímidos a medida que crecen

Por qué hay niños que van ganando timidez al crecer

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

Todos los niños tienen su propia personalidad. Los hay que son extrovertidos, los hay tímidos, los hay revoltosos o tranquilos. Sea cual sea su manera de ser, los adultos no deben intentar forzar la manera de comportarse de los pequeños.

A lo largo de su desarrollo los niños van cambiando su manera de reaccionar ante las situaciones. Puede pasar que el niño cuando es pequeño sea muy extrovertido y tenga la capacidad de ser muy sociable, pero a medida que va creciendo la conducta de extroversión va desapareciendo por lo que los niños cada vez se vuelven más tímidos y vergonzosos.

Cuándo los niños empiezan a ser más tímidos

Niños muy tímidos

Cuando los niños son pequeños su mundo se centra en jugar, disfrutar. Ellos son el centro y todo lo que hay alrededor simplemente pertenece a un segundo plano. A lo largo de su maduración los pequeños empiezan a sentirse como uno más y que lo que hay alrededor también cuenta.

A partir de los dos o tres años pueden empezar a sentir vergüenza por las personas que no conocen. Pero es a partir de los cinco o seis años cuando comienza la socialización en pleno auge. A los niños empieza a importarles lo que piensen los demás, y comienzan a evitar conductas que les prevengan de las críticas, por lo que tendrán en cuenta todo lo que les rodea antes de realizar una conducta que pueda repercutir positiva o negativamente en la opinión de los demás.

Cómo ayudar a los niños a perder la timidez

Es normal que los niños al importarles más la socialización y las amistades, se vuelvan más precavidos en su comportamiento y sientan más vergüenza y timidez. Por lo tanto, es algo que los adultos han de respetar, ya que los niños tienen sus propios tiempos. Pero hay situaciones en los que la ayuda de los adultos es importante:

- Cuando se da un timidez exagerada y se encierran demasiado en sí mismos hay riesgo de padecer un problema grave de socialización y esto le traerá problemas como falta de autoestima, poca capacidad de negociación, incapacidad de trabajo en grupo, etc.

- Si el cambio de extrovertido a tímido se da de manera rápida los adultos que están a su alrededor han de estar alerta ya que puede haber un problema de abusos de algún tipo

Los padres que buscan la felicidad de sus hijos tratan de buscar todas las herramientas posibles para ayudar a los pequeños. Al hacerlo, muchas veces y de manera inconsciente, los padres obligan a sus hijos a realizar algún tipo de terapia provocando un problema mayor. Esto sucede cuando el niño va en contra de su voluntad ya que esta situación le genera ansiedad. En vez de forzar la situación es mejor que los padres:

- Respeten los tiempos de los niños.

- Hablar con los profesores para que ayuden haciéndoles partícipes en clase poco a poco.

- Acompañarles un rato cuando estén con otros niños que no conozcan para que cojan confianza Por lo tanto, en vez de forzar las situaciones hay que ir buscando el equilibrio.