Lo que sí y lo que no hacer para que tu hijo deje de chuparse el dedo

Causas que llevan a un niño a mantener este hábito a lo largo del tiempo

Meybol Lorena Ramírez

'¡Ya no sé qué hacer! Sarah se chupa el dedo y todo lo que me han aconsejado para que lo deje lo he hecho, pero, me desespera! Se enferma a cada rato y creo que es por eso. ¿Te parece conocida esta situación? Quizá la hayas escuchado entre tus amigas o la estés viviendo con tu hijo. Déjame explicarte qué le puede estar ocurriendo a tu pequeño para que puedas solucionar esto que tanta preocupación te genera. Lo que debes hacer y lo que no debes hacer para que tu hijo deje de chuparse el dedo. 

Cuando chuparse el dedo se convierte en un hábito

niños que se chupan el dedo

Al nacer, los bebés tienen el llamado reflejo de succión. Este es un reflejo normal, fisiológico, que aparece desde que el niño está en la pancita de su mamá, y que lo lleva a querer chupar o succionar todo el tiempo. A medida que va creciendo, se va descubriendo su cuerpo: se autoexplora o se lleva los dedos del pie o de las manos a la boca. Es un proceso totalmente normal que forma parte del desarrollo de todo niño.

Chuparse el dedo, conocido como digitosucción o succión digital, se considera normal hasta los 2 a 3 años de edad, pero ¿qué ocurre cuando chuparse el dedo se convierte en hábito?

A partir de los 3 a 4 años de edad ya es necesario determinar el origen por el cual el niño o la niña sigue haciéndolo, pudiendo obedecer a múltiples causas:

- Porque sienten miedo o ansiedad.

- Porque están aburridos.

- Para arrullarse o para conciliar el sueño.

- Como método para consolarse.

- Porque están nerviosos.

- Cuando los regañan. 

Se trata de una manera que ellos tienen de autosatisfacerse y la única forma de conseguirlo es utilizando los recursos que tienen disponibles para contrarrestar un sentimiento o enfrentar una situación determinada.

Chuparse el dedo es uno de los hábitos más difíciles de erradicar, porque a los niños les da seguridad. Hay ocasiones que de manera espontánea lo dejan, pero existen ciertos casos donde es necesario intervenir para evitar consecuencias más graves como infecciones respiratorias e intestinales, problemas del lenguaje o maloclusión dental.

Qué hacer y qué no hacer para que tu hijo deje de chuparse el dedo

el hábito de chuparse el dedo

Las madres muchas veces utilizan técnicas inadecuadas y arcaicas para erradicar esta costumbre: le aplican picantes, pintura de esmalte, ponen vinagre, cubren el dedo con adhesivo, le ponen un yeso, le amarran los dedos, le colocan guantes...

Un sinnúmero de cosas que no funcionan, porque antes que nada hay que investigar cuál es la causa que le lleva al niño a chuparse el dedo. Para ello en primer lugar es importante determinar en qué momento lo hace, a qué situación está asociada y de esta manera tratar la causa, por lo tanto los recursos que se pueden aplicar son los siguientes:

- Distraerle en el momento que vaya a chuparse el dedo. Puede ser jugando o coloreando, es decir, hacer algo que le ocupe su mano en ese momento y que lo lleve a olvidar que se iba a llevar el dedo a la boca.

- Recompensarle y reforzarle a través de calcomanías, una fruta, o algo que a él le guste.

- Si se chupa el dedo a la hora de dormir, darle un peluche que lo acompañe.

- Proponerle retos. Puedes hacer un horario con los días de la semana y pegarlo en la nevera y en su habitación; por cada día que no se chupe el dedo, ir pegando stickers y, al final de la semana, premiarle.

Y otra que debes hacer o, mejor dicho, que no debes hacer es: 

- No le regañes.

- No le humilles delante de las demás personas que lo haga sentir avergonzado.

- Bajo ningún concepto untarle cosas en los dedos o usar métodos caseros que no le van a solucionar, ya que lo verá como castigo y esto reforzará aún más el hábito que quieres eliminar.

Debes comprender que es un proceso largo, que lleva tiempo, que no se eliminará de la noche a la mañana, pero en el caso de haber aplicado lo anterior y no tener resultado considera necesario la asistencia de profesionales como logopeda o psicólogo infantil para aplicar técnicas especializadas y eliminar esta costumbre.

Puedes leer más artículos similares a Lo que sí y lo que no hacer para que tu hijo deje de chuparse el dedo, en la categoría de Chupete en Guiainfantil.com.