Los padres también cambian pañales, ¿y los cambiadores en los baños masculinos?

Es inviable en muchos lugares públicos que un papá cambie el pañal a su bebé

Borja Quicios
Borja Quicios Psicólogo educativo

Los tiempos han cambiado mucho en cuanto a crianza se refiere. Ya quedaron atrás épocas pasadas donde el padre es el que trabajaba y la madre era la que cuidaba de los hijos.

A día de hoy se ha avanzado mucho en la eliminación de las etiquetas de género. Existe más igualdad en la educación y la crianza de los hijos. Así, podemos ver cada día más padres que se comprometen y trabajan codo con codo con su pareja ayudando en todas esas tareas que se consideraban anteriormente como exclusivas de las mujeres. Tareas como: bañar al bebé, jugar con el pequeño, darle de comer, o cambiar el pañal. Sí, los padres también cambian pañales pero, ¿dónde están los cambiadores en los baños masculinos?

Si los padres también cambian pañales, ¿por qué no pueden hacerlo en lugares públicos?

Los padres también cambian pañales 

Es cierto que las parejas cada vez más comparten las responsabilidades en la crianza de sus hijos. Pero los padres “modernos” aún se encuentran muchas trabas a la hora de ayudar.

A pesar de la conciencia de igualdad que hoy en día existe en la crianza de los niños, podemos seguir viendo clichés y estereotipos basados en costumbres tradicionales que ponen difícil el avance en este aspecto. Como ejemplo de esto podemos tomar un tema que a día de hoy está muy candente: qué ocurre con los cambiadores en los baños masculinos. Los padres también cambian pañales, ¿cómo lo harán si no existe infraestructura?

No hace falta investigar mucho para fijarnos que la mayoría de los cambiadores están en los baños de mujeres. Es cierto, que cada vez hay más baños públicos masculinos que disponen de ellos en las grandes ciudades, pero aún hay que buscarlos con ahínco. La solución, al final suele ser la de cambiar al niño en el suelo o en el propio carro.

Por lo tanto, es una manera de dejar de alguna manera apartados a los padres de la atención y la crianza de sus hijos. Ante esta problemática la solución a día de hoy es la de depender de la voluntad de empresas y ayuntamientos como el de Madrid (España), que ya en el año 2017 dio un paso hacia delante instalando cambiadores en diferentes edificios culturales de la ciudad.

Pero estas voluntades solo se pueden considerar como parches ya que aún no existe todavía una ley que establezca que tanto los baños masculinos como femeninos en todos los edificios públicos tengan cambiador de bebés.

La obligatoriedad por ley en edificios públicos es el primer paso y la “semilla” que hace que se vaya instaurando esta práctica en otros edificios de carácter privado como por ejemplo: restaurantes.

Promulgar una ley como esta sería fundamental para asentar una base legal que pueda garantizar el avance en la igualdad.