11 reglas esenciales para proteger a tu hijo de ser secuestrado

Cómo educar a tu hijo para protegerle de los extraños

No son sucesos aislados y extraños, en los periódicos leemos frecuentemente historias de niños desaparecidos, niños que fueron capturados por extraños y que, o jamás aparecieron, o se dio el peor de los desenlaces y aparecieron muertos.

Tan cierto como que hay personas enajenadas que buscan niños para raptarles, es que debemos enseñar a nuestros hijos a protegerse de ellos. Es imprescindible pues conocer estas 11 reglas básicas para proteger a tu hijo de ser secuestrado y garantizar su seguridad.

Pautas básicas para evitar que nuestro hijo sea secuestrado 

Reglas para prevenir que el niño sea secuestrado  

¿Recuerdas algún caso de un niño desaparecido? Es probable que vengan a tu mente varios. Seguro que sus padres nunca imaginaron que les sucediera algo así, como nosotros no lo hacemos y, aunque creamos que tomamos todas las medidas para mantener a nuestros hijo seguros, no está de mas conocer estos métodos para proteger a nuestros hijos de ser secuestrados.

1. No identifiques la mochila de tu hijo con su nombre. Cualquier extraño podría verlo, llamarle y hacerle creer que le conoce. Es preferible adjuntar una tarjeta en ella con tu número de teléfono para que, en caso de que se pierda, quien la encuentre pueda llamar.

2. Deja claro a tu hijo que si alguien le dice "no se lo digas a tu madre o a tu padre", este es el indicativo precisamente de que deben contarte lo que ocurre o lo que les han dicho.

3. La contraseña: uno de los "trucos" que utilizan los secuestradores es decirles a los niños que sus padres le han pedido que le recoja del colegio y que les lleve con ellos, pueden inventar cualquier excusa, generalmente buenas excusas que convencen a los niños. Para evitarlo, pacta con tu hijo una contraseña, si tu realmente has enviado a un amigo a buscarle, ese amigo le dirá la contraseña y el niño sabrá que le has enviado. De lo contrario debe gritar inmediatamente pidiendo auxilio.

4. Correr de un coche en dirección opuesta: si un coche se para junto a ellos, no sólo han de saber que no deben hablar con extraños o responder a sus preguntas y, mucho menos, entrar en el coche. La regla de oro es que si un coche comienza a seguirle debe correr en dirección opuesta ya que le ayudará a ganar tiempo y pedir ayuda. 

5. Gritar: conciencia a tu hijo para que pierda el miedo a chillar y pedir ayuda en caso de que se sienta intimidado por alguien. En esos momentos puede morder, arañar o patalear. Cualquier cosas es válida para llamar la atención de ls demás y que sepan que algo no va bien. 

6. Nunca abrir la puerta: si tu hijo tiene edad para estar ya un rato solo en casa, recuérdale la regla de oro, "nunca abrir la puerta a extraños", ni siquiera una rendija. Aunque diga que sólo va a comprobar el gas, o que trae una carta importante. Por muy insistente que sea, jamás debe abrir y, si se muestra persistente, el niño debe avisar a sus padres. 

7. Botón de emergencia: en el mercado existen variedad de relojes, pulseras o colgantes que llevan un botón de emergencia incorporado. A través del móvil los padres podemos no sólo vigilar la ubicación de nuestros hijos sino que además, si se encuentra en peligro, podemos saberlo de forma inmediata, incluso el aviso, puede llegar a la policía.

8. Conversaciones: debes enseñar a tu hijo que no está obligado a hablar con gente que no conoce, es importante que sepa que además debe mantener una distancia física con la persona. Si ésta la rompe y se acerca demasiado, puede dar un paso hacia atrás sin temor a mostrarse antipático. Podéis practicar en casa para que el niño se siente más seguro.

9. Ascensor: si tu hijo ya tiene edad para subir solo en el ascensor debe saber que si un extraño entra en el edificio y no se siente cómodo puede, o entretenerse en el buzón o volver a salir como si hubiese olvidado algo o bien decirles "mis padres me dicen que debo subir solo" .

10. App de seguimiento: si ya tiene un móvil, instala una aplicación de seguimiento que te indique dónde está tu hijo en todo momento.

11. Nunca dar información: educa a tu hijo para la utilización correcta de Internet y las redes sociales, es algo de lo que se habla mucho pero es necesario insistir en que los niños no deben dar información online sobre ellos o su familia.