Enseñar a los niños a abrazar y aceptar sus emociones con inteligencia

Los padres debemos ofrecer educación emocional a nuestros hijos para que entiendan cómo se sienten

Fran Sabal
Fran Sabal Nutricionista

Las emociones y los sentimientos no son fáciles de entender, por eso es que, muchas veces, tratamos de ponerles nombre enseguida (tengo ansiedad), las intentamos dejar de lado (me duele la tripa pero ya se me pasará) o no les abrimos la puerta cuando llaman (me pasa algo pero seguro que no es nada). Y claro, los hijos que aprenden de nosotros, acaban por hacer lo mismo. Por eso, a continuación te damos algunos consejos para enseñar a los niños a abrazar, entender y aceptar sus emociones para así trabajar su inteligencia emocional.

La importancia de educar a los hijos en las emociones

Desarrollar la inteligencia emocional de los niños

Seguro que el término inteligencia emocional te suena, ¡está de moda! Lo que puede que desconozcas es cómo tratar este tema con tus hijos. Y esta no es la única cuestión que debe estar en tu mente: ¿Cómo ayudar a nuestros hijos a entender qué es lo que sienten? ¿Cómo enseñarles a gestionar sus emociones? ¿Cómo lograr que abracen y acepten sus sentimientos?

Entre las muchas cosas que tenemos que hacer como padres y madres está la tarea de educar a los hijos en el campo emocional; ofrecerles educación emocional. Por este motivo, debemos comenzar por explicarles qué son las emociones. Y, cómo no, antes de ello, tenemos que saber nosotros mismos que las emociones no son ni buenas ni malas. ¿Sabías que provienen del término 'emovere'? Significa 'moverse', es decir, pasa algo y tú tienes que moverte, reaccionar. ¡Acabamos de dar el primer paso!

Cuando sentimos una emoción a la que, por norma general, ponemos el apellido de 'negativa' queremos que se pase ya, al instante pero, esto muchas veces no es posible. ¡Aquí la inmediatez no vale de nada! Comprender que las emociones van a estar ahí es la segunda parte del proceso.

Cómo enseñar a los niños a abrazar y aceptar las emociones

Abrazar y aceptar las emociones de los niños

Debemos, como padres que educan en el respeto, enseñar a nuestros hijos a abrazar sus emociones, sean las que sean, pues, de este modo, podrán entenderlas, comprenderlas, hacerlas suyas, aceptarlas, gestionarlas, darles el lugar que se merecen y no dejar que les paren los pies. Para ello, te proponemos estas pautas y actividades.

1. Pregunta a tu hijo cómo se siente, qué le ocurre, qué piensa.

2. Habla con tus niños de las emociones y los sentimientos igual que hablas de otras cosas cotidianas. No las relegues a un segundo plano, ¡haz justo lo contrario!

3. Comenta con los tuyos cómo te sientes tú, qué tal te ha ido el día en el trabajo, si estás enfadada y por qué o cuál es el motivo de tu alegría.

4. Adopta roles. Si fueras un personaje de una película, ¿cuál serías? Ver sus emociones en otra persona será de gran ayuda para identificarlas y comprender algo muy importante: todo el mundo tiene sentimientos; todos, en algún momento del día, se van a sentir felices, enfadados o tristes.

5. Dile a tu pequeño esta frase para hacerle pensar: 'a mí también me pasa'. No le digas a tu hijo, 'tienes ansiedad', 'estás enojado', 'te sientes frustrado'; en su lugar, enséñale a mirar qué es lo que siente en su interior, empatiza con él, observa en qué parte de su cuerpo la siente, '¿notas algo en el pecho?' '¿tal vez en el estómago?'. Así sabrá qué le sucede y cómo puede ponerle remedio.

Hábitos para desarrollar la inteligencia emocional de tus hijos

Hábitos caseros de educación emocional para tus hijos

Los adultos debemos validar las emociones, las nuestras y las de nuestros hijos, son parte de nuestra vida, de nuestro día a día, están dentro de nosotros. Por eso, en lugar de evadir una emoción en concreto, la miraremos de frente y a la cara y le daremos el espacio que pide, pues siempre va a esta ahí, no se va a alejar porque mucho que así lo queramos. ¡Cuando llegan a nosotros es por algo! Fomenta estos hábitos en tu familia:

- Mira la emoción de frente. Cuando llame a tu puerta deja que entre, solo así podrás hacer algo ella, disfrutarla o ponerle solución para sentirte mejor. Esto forma parte del desarrollo de la inteligencia emocional.

- Entiende el mensaje que te manda ese sentimiento. Observa qué quiere decirte, por qué está ahí, gestiónala como es debido.

- Comprende, y así házselo ver a tus hijos, que la emoción es parte de nuestra vida, hay que hablar de ello a diario.

[Leer+: Obra de teatro infantil sobre las emociones]

- Comunícate con tus hijos, habla con ellos acerca de cómo se sienten, escucha lo que te dicen con palabras y también con gestos y, muy importante, hazlo siempre desde la tranquilidad y la calma. Esto le ayudará a desarrollar su inteligencia emocional.

¡No te sientas culpable! No te consideres mal padre o mala madre si hasta ahora no has enseñado correctamente a tu hijo a abrazar sus emociones. En lugar de esto, apuesta por el cambio, porque un niño que conoce lo que pasa en su interior y da a las emociones de su vida un papel principal será un niño sano mentalmente y feliz. ¡Merece la pena intentarlo!

Puedes leer más artículos similares a Enseñar a los niños a abrazar y aceptar sus emociones con inteligencia, en la categoría de Aprendizaje en Guiainfantil.com.