Qué es y cómo se afronta la betaespera en los tratamientos de fertilidad

Cómo saber si la betaespera es positiva o negativa

Guiainfantil.com

Para aquellas mujeres y parejas que sufren problemas de infertilidad, el desarrollo de técnicas de reproducción asistida ha supuesto un avance tecnológico muy esperanzador. No obstante, los tratamientos siguen un protocolo y se componen de un programa dividido en pequeños periodos en el que uno de los momentos más esperados es el de la betaespera. 

Cómo hacer frente al momento de betaespera 

cómo hacer frente al momento de la betaespera

Las técnicas de reproducción asistida más usadas son la inseminación artificial y la transferencia de embriones cuando se trata de una fecundación in vitro. Ambas técnicas cuentan con una fase final llamada la betaespera, que viene a ser el tiempo que transcurre desde que la paciente se somete a alguno de los tratamientos de reproducción asistida hasta el momento en el que se obtienen los resultados de un embarazo positivo o negativo.

La betaespera suele durar entre 9 y 14 días, y es un periodo de mucha esperanza, por lo que genera también excesiva ansiedad y preocupación. Es importante tomarse el proceso de la betaespera con tranquilidad y optimismo ya que cuando uno espera, también desespera.

Esto no significa que debamos pensar que va a salir bien el proceso para estar positivas, o mal si estamos más decaídas, pues es normal que la incertidumbre genere malestar y este pensamiento, lejos de tranquilizar, nos pondrá más tensas, por tanto lo aconsejable es realizar tareas agradables para tener un ánimo óptimo y no 'dialogar' con los pensamientos de preocupación al respecto.

Afrontar este periodo con buenos ánimos y humor ayudará a relajar los pensamientos e, inconscientemente, te preparará mejor para cuando llegue el momento de conocer los resultados. Seguir con tus actividades cotidianas es esencial, ya que realizarlas ocupará tu mente y dejarás esa ansiedad de lado que te lleva a pensar en síntomas de embarazo o a contar los días que faltan para saber la noticia.

Sigue trabajando, estudiando, socializando y comiendo sano, pero también mímate, ríete, lee un libro o escucha música, ¡haz lo que te haga feliz! Lo más importante, despeja la cabeza y apóyate en tu pareja o tus seres queridos, ¡estáis juntos en esto!

Cómo saber si la betaespera es positiva o negativa 

betaespera positiva o negativa

Muchas veces se piensa que la prueba de embarazo es lo suficientemente precisa como para detectar un embarazo, pero existen numerosos casos en los que la prueba ha marcado un falso positivo o lo contrario. Para no tener este tipo de decepciones, lo mejor y más seguro es confirmar la gestación a través de un análisis de sangre y una revisión por parte de un ginecólogo.

En cuanto a la betaespera, sabremos si es positivo o negativo al analizar el valor de su presencia en la sangre que se mide a través de la hormona beta-HCG. Esta hormona es fundamental para el mantenimiento y desarrollo de la gestación.

Una vez la fecundación comienza, en los primeros 30 días de gestación la hormona-beta HCG debería tener un incremento considerable en la presencia de la sangre, de lo contrario es posible que el tratamiento no haya fluido correctamente y se esté lidiando con un embarazo ectópico, que ocurre cuando el óvulo fecundado se establece fuera del útero.

Si el tratamiento fluye positivamente, veremos aumentar la presencia de la hormona beta-HCG en la sangre de la futura mamá, y para el segundo mes de embarazo, cuando la hormona ha alcanzado su máximo nivel, el doctor confirmará el resultado con un análisis de sangre. Si este refleja un puntaje mayor a 100 UI/l el proceso ha sido exitoso, en caso de que refleje un número menor a 5, el embarazo tendrá que ser descartado.

Todas las mujeres contamos con diferentes metabolismos y formas de ser, por lo que cada persona afrontará este proceso de espera de manera distinta. En cualquier caso, es importante tener en mente que seguir las pautas de relajación y optimismo ayudarán en el momento de la betaespera y mantener una mente ocupada, y a la vez despejada, es esencial para que la espera sea menos costosa.

¡Buena suerte a todas en vuestras betaesperas!

Artículo escrito por Beatriz Dibra, psicóloga de la clínica de reproducción asistida Ginefiv.