Manchas en la cara durante el embarazo, la pesadilla de muchas mujeres

Qué es el cloasma gravídico, por qué aparece y cómo eliminarlo

Sabina Criado

Es muy normal que durante el embarazo, la piel sufra algunos cambios, entre los que se encuentran, por ejemplo, la aparición de estrías, los picores, las manchas faciales... Por norma general, estos cambios no tienen mayor importancia, no obstante, siempre conviene que los examine la matrona y/o ginecológico, sobre todo cuando se trata de erupciones cutáneas. En este post hablaremos de las manchas en la cara durante el embarazo: qué son, por qué aparecen y cómo eliminarlas.

Por qué aparecen las manchas en la cara durante el embarazo

manchas en la cara durante el embarazo

Durante la gestación, la mujer embarazada puede notar cambios en la pigmentación o coloración de la piel como consecuencia de un aumento en la producción de melanina (hormona que da color a nuestra piel, cabello y ojos). Entre estos cambios podemos encontrar:

- Aumento de la pigmentación en la areola mamaria. Además los límites de los pezones se pueden desdibujar con la piel.

- Aparición de la línea alba, suele ir desde el ombligo hasta la sínfisis del pubis, pero en ocasiones se puede extender por encima del abdomen.

- Aumento de la pigmentación en la vulva, tornándose esta mucho más oscura.

- En el rostro también puede aparecer el cloasma gravídico, es decir, manchas en los pómulos, nariz, frente y labio superior (característicamente con forma de mariposa) como consecuencia de la hiperproducción de melanina que hablábamos antes. La carga genética de cada mujer y la exposición al sol predispone a la aparición de cloasma.

Cómo tratar y prevenir el cloasma gravídico o las manchas en el rostro de la embarazada

prevenir el cloasma gravídico o las manchas en el rostro de la embarazada 

Así bien, el cloasma gravídico ¡no es ninguna condición maligna, por lo tanto no perjudica a la mamá ni al futuro bebé! Hablamos de un trastorno benigno, que no conlleva ningún problema de salud, no obstante para muchas mujeres puede resultar antiestético que estas manchas aparezcan en su rostro, y permanezcan en el tiempo, sintiéndose así incómodas.

Cabe destacar que una vez que el cloasma aparece, no se elimina fácilmente y, como decíamos antes, tiende a perdurar en el tiempo (incluso meses después del parto y, en los casos de mujeres que dan el pecho, puede permanecer hasta dejé la lactancia materna), por ello el mejor tratamiento es la prevención.

¿Cómo puedo prevenir el cloasma? A pesar de que las hormonas y la genética tienen un papel de peso en la aparición, como bien decíamos más arriba, la exposición al sol no se queda atrás. Es aquí donde podemos 'trabajar' para prevenir su aparición.

Así, debemos evitar la exposición directa al sol sobre todo en los meses más calurosos, no obstante no debemos confiarnos en los meses de invierno, ya que los rayos ultravioleta siguen estando presentes. Por ello, las cremas de protección solar son nuestras mejores aliadas para evitar que el cloasma gravídico o las manchas en la piel durante el embarazo se hagan notar. Estas deben ser de protección total y se recomiendan que vayan acompañadas de una buena hidratación facial.

Una vez que  aparecen estas manchitas faciales, ¿existe algún tratamiento para eliminarlas? A día de hoy existen tratamientos faciales para eliminarlas o por lo menos atenuar su intensidad, pero se trata de una tarea difícil que requiere dedicación, tiempo y dinero, ya que estos procesos no suelen ser baratos.

Existen tratamientos  faciales basados en láser, que unidos a cremas específicas pueden dar resultado. Estos, deben ser aplicados fuera de la gestación, es decir, una vez la madre tiene a su bebé entre sus brazos.

Otro tratamiento que está al alcance de todas ¡es el tiempo! Y es que poco a poco el cloasma se irá atenuando, incluso puede llegar a desaparecer por completo. Solo necesitas un poquito de paciencia y, poco a poco, irás recuperando tu piel.