La importancia para la embarazada y el bebé de tener un plan de parto

Qué cosas puedes incluir en un parto de parto

Beatriz Martín Jiménez
Beatriz Martín Jiménez Matrona y enfermera pediátrica

Desde que nos quedamos embarazadas, las mujeres tenemos en nuestra cabeza el día del parto. Al principio como algo difuso y lejano, pero en las últimas semanas de embarazo, se va haciendo más presente y real. Por supuesto, cuando piensas en ese día quieres que todo salga bien, que tanto tú como tu bebé estéis sanos y felices y para ello nada mejor que organizarte un plan de parto. ¿Nunca lo habías pensado? 

Qué es el plan de parto 

La importancia para la embarazada y el bebé de tener un plan de parto

Ante el momento del parto, las mujeres confiamos en las personas que te van a atender. Pero parir no es solo dejarse en manos de los profesionales, hay muchas cosas que puedes decidir y que pueden cambiar enormemente. No solo tu vivencia del parto, sino también la evolución del mismo: desde cosas que pueden parecer muy simples (pero no menos importantes) como qué ropa llevar o si quiero escuchar música, hasta otras relativas al alivio del dolor o los cuidados del bebé. ¿Dónde quiero que nazca mi bebé? ¿Quiero estar acompañada? ¿Qué hacer cuando nazca? ¿Le daré sólo pecho?

Para pensar en todas estas opciones y decidir cuáles son las que quieres para vosotros, existen los planes de parto. El plan de parto es un documento en el que puedes exponer cuáles son tus deseos y preferencias para el momento del parto y los días posteriores. En la red puedes encontrar varios modelos, e incluso puede que el hospital que elijas para dar a luz tenga el suyo propio, pero no es necesario redactarlo en un formato oficial. Es igual de válido si lo escribes a tu manera, de tu puño y letra, para que sea totalmente personalizado y único.

A la hora de hacerlo, tendrás que pensar cómo quieres ser cuidada durante todo el proceso de parto. Si no te lo habías planteado hasta ahora, este puede ser un buen momento para conocer las diferentes opciones disponibles en cuanto al manejo de la dilatación, el alumbramiento, el alivio del dolor, etc.

Para ello es fundamental que te informes bien, que busques diferentes opiniones y profesionales. Puedes preguntar a tu matrona, a tu ginecólogo/obstetra, pero también a las mujeres de tu alrededor: conocer experiencias de primera mano nos puede ayudar a 'ponerte en situación' e imaginar qué puedes necesitar en cada momento y qué situaciones te gustaría evitar.

Qué puedes incluir en tu plan de parto 

el plan de parto

¿Qué puedes incluir en tu plan de parto? En realidad, puedes poner todo lo que sea importante para ti, pero aquí van algunas sugerencias que pueden ayudarte:

- Si quieres estar acompañada, y por quién.

- Si quieres llevar artículos personales que te ayuden a estar más tranquila: ropa, música, velas, fotos… 

- Qué te gustaría comer o beber durante la dilatación.

- Cómo quieres abordar el dolor, es decir, si quieres utilizar métodos físicos (calor movimiento, ducha), farmacológicos (medicación o analgesia epidural) u otros (relajación, visualización…).

- Cómo quieres que se compruebe el bienestar de tu bebé: en la mayoría de los hospitales se utiliza un monitor continuo, que escucha todo el rato el corazón del bebé, pero se ha comprobado que es igual de seguro hacerlo con monitorización intermitente (en períodos de unos veinte minutos cada hora) o auscultación (escuchándolo cada 15 minutos), siempre que no exista ningún factor de riesgo.

- En qué postura te gustaría recibir al bebé.

- Qué hacer con el cordón umbilical: dejarlo latir, pinzarlo y donar la sangre, cortarlo tú misma o tu acompañante.

- Que todos los cuidados o pruebas del bebé se hagan en tu presencia.

- Cómo deseas alimentarle.

También es buen momento para pensar qué es lo que no quieres, por ejemplo, que te canalicen una vía venosa, que te pongan un enema, que te separen del bebé o que aceleren el proceso rompiendo la bolsa de las aguas o con fármacos.

Estas son sslo algunas sugerencias, pero puedes incluir lo que se te ocurra, siempre que no ponga en riesgo tu salud ni la del bebé, claro. Lo ideal sería poder presentar el plan de parto (en la consulta, o en el servicio de Atención al Paciente) y comentarlo con el equipo que te va a asistir, a ser posible en algún momento durante las últimas semanas de embarazo.

Y si no, al menos el mismo día del parto. Ayudará a los profesionales a saber qué es importante para ti y a actuar en consecuencia. Por supuesto, puedes cambiar de opinión en cualquier momento durante el proceso; y también pueden darse situaciones que requieran un cambio de planes. No te sientas culpable si es así, no podemos controlarlo todo, y no es lo mismo pensar las cosas desde el sofá de casa que estar viviéndolas realmente. 

Aun así, haber redactado el plan de parto te habrá ayudado a pensar con calma en ese día, a informarte, a preguntarte qué necesitáis tu bebé y tú. Y eso ya es mucho. Así que, ¿te animas a escribir el tuyo?

Puedes leer más artículos similares a La importancia para la embarazada y el bebé de tener un plan de parto, en la categoría de Parto en Guiainfantil.com.