Anunciar en el trabajo que estás embarazada,  ¿sigue siendo un problema?

Decir que vas a tener un bebé es motivo de nervios para muchas mujeres que trabajan fuera

María Machado

El momento en el que confirmas que estás embarazada es uno de los más emocionantes de tu vida. ¡Vas a tener un bebé! Dentro del estado de alegría perpetua en el que te sumes, vas haciendo un repaso de lo mucho que va a cambiar tu vida a partir de ahora. Tendréis que comprar un coche más grande, tendréis que cambiar la decoración de tu despacho, tendréis que ahorrar más… y tendrás que anunciar en el trabajo que estás embarazada.

Todos hemos oído mil y una historias sobre una amiga que tuvo problemas en la oficina después de contar que iba a tener un bebé. Por suerte, las cosas están cambiando pero, ¿es suficiente?, ¿sigue siendo un problema para la mujer trabajadora quedarse embarazada?

El embarazo de una mujer trabajadora

Cuando tienes que anunciar en el trabajo que estás embarazada

Como no podía ser de otra forma, a ti te hace mucha ilusión saber que vas a tener un hijo, pero es posible que a tu jefe no le haga tanta. Muchos directores de empresa no ven con buenos ojos que una trabajadora tenga que ausentarse más a menudo para hacerse revisiones médicas, que no pueda hacer ciertos trabajos porque son peligrosos para la gestación, tener que contratar a otra persona para cubrir su baja y/o excedencia...

Los empresarios no van a despedir a una mujer porque se haya quedado embarazada, ya que cualquier tribunal de justicia lo consideraría despedido improcedente. Pero sí hay contratos temporales que no se renuevan, periodos de prueba que no se superan o presión y dificultades añadidas para la trabajadora embarazada para que abandone el puesto.

Por suerte, la situación actual es, cada vez, menos oscura. Aunque anunciar en el trabajo que estás embarazada sigue provocando dolores de estómago y nudos en la garganta por los nervios, cada vez oímos más casos de mujeres que solo recibieron felicitaciones por parte de sus superiores. Cada vez son más las empresas que intentan facilitarle la vida a los que van a ser padres: se les proponen horarios más flexibles, se les dan más días para que puedan ir al médico, tras el nacimiento se les permite acogerse a una jornada reducida...

Es de celebrar que cada vez haya más conciencia y protección a las mujeres embarazadas a nivel laboral, sin embargo, sigue siendo insuficiente. Hasta que no desaparezcan el miedo a compartir en el entorno laboral un momento tan feliz como el embarazo, no será suficiente.

Consejos para anunciar en el trabajo que estás embarazada

Si te has quedado embarazada y no sabes cómo contárselo a tus superiores, aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a encarar el momento con más tranquilidad y seguridad.

1. El mejor momento para contarlo
Tú eres quien tiene que decidir cuándo contar en el trabajo que estás embarazada. Si bien hay algunas mujeres que lo anuncian casi desde el primer día en el que se enteran (muchas veces obligadas por las náuseas constantes o la necesidad de reposo), otras prefieren esperar hasta los 3 meses de rigor. Este puede ser un buen momento para hacerlo público, dado que la gestación ya se encuentra más avanzada y la empresa aún tiene tiempo hasta que te vayas para reorganizar el trabajo. 

2. Díselo en la intimidad
Busca un buen momento para decírselo, a poder ser, cuando estéis a solas. Aunque nunca debería tomárselo mal (porque recuerda que no es una mala noticia), si se lo dices en un momento muy estresante podría acoger la noticia peor. 

3. Cómo comunicar que estás embarazada
Contarles a tus jefes que te has quedado embarazada dependerá del tipo de relación que tengas con ellos. Por ejemplo, en caso de que tengáis un vínculo muy formal, puede ser más correcto comunicárselo por escrito. Sin embargo, si vuestra relación es más personal, les gustará que se lo digas en persona (aunque luego acompañes este anuncio con una comunicación escrita por si acaso). En cualquier caso, seguro que agradecen enterarse por ti antes que por los rumores.

4. Explica si necesitas un cambio de tareas
Hay empleos cuyo desempeño puede ser peligroso para una mujer embarazada. Si te preocupa que tus tareas puedan resultar dañinas para la gestación del bebé, no dudes en comunicárselo a tus superiores para que las cambien. Recuerda que, en este momento, lo más importante sois tú y tu embarazo. 

5. Sé clara y honesta
Debes ser clara a la hora de explicarles qué esperas durante estos meses y después del parto. De esta forma, se evitarán malentendidos y la empresa podrá ir haciéndose a la idea de cómo se va a organizar. Explica, por ejemplo, si estás pensando en cogerte la baja de maternidad meses antes de salir de cuentas o si estás pensando en solicitar una excedencia una vez nazca tu hijo. Puedes, incluso, proponerles a un compañero que creas que podría ser un buen sustituto para tu puesto y ofrecerte para enseñarle las tareas.  

6. Habla con seguridad
Si te pone muy nerviosa esta conversación con tus jefes, puedes prepararla de antemano. Piensa en qué les vas a decir y trata de anticiparte a las preguntas que puedan hacerte. De esta forma, te sentirás mucho más segura de tus palabras. Durante la charla, habla con confianza en ti misma.

Puedes leer más artículos similares a Anunciar en el trabajo que estás embarazada,  ¿sigue siendo un problema?, en la categoría de Quedar embarazada en Guiainfantil.com.