Cuando las nuevas tecnologías amenazan tu intimidad familiar

Consejos para proteger la privacidad de los hijos y de la familia en el uso de la tecnología

Virginia Vicente Pascual

La forma de relacionarse de nuestros hijos y las nuevas tecnologías meten casi a diario a otras personas en nuestra casa. ¿Nos damos cuenta de que esto abre un debate sobre la privacidad de nuestras conversaciones? Cuando las nuevas tecnologías amenazan tu intimidad familiar y esta ya no es tan íntima y personal.

Consejos para proteger la intimidad familiar

nuevas tecnologías e intimidad familiar

El otro día entré en la habitación de mi hijo y, de repente, escuché a un padre regañar a su hijo enérgicamente diciéndole que le iba a apagar la videoconsola. Obviamente ese padre no se podía imaginar que lo que estaba hablando en la intimidad de su hogar estaba llegando a mis oídos a decenas de kilómetros de su casa.

A los diez minutos entré en el dormitorio de mi hija y le dije que bajara a cenar. Ella se llevó el dedo a la boca en señal de silencio para que me callara, y es que estaba estudiando en el móvil con su amiga a través de Facetime.

Nuestros hijos están acostumbrados a hablar con los auriculares o con el altavoz de la consola con otros niños y también a hacer directos en Instagram en los que los demás están viendo detalles de las casas y viviendo parte de lo que ocurre en ellas. Esta nueva forma de comunicarse nos obliga a tener que regular estas conversaciones para proteger la intimidad de la familia.

¿Qué podemos hacer al respecto? ¿Cómo explicarles y alertarles a nuestros hijos de la falta de intimidad que estas acciones llevan? Y, sobre todo, ¿cómo evitar que esta situación se nos vaya de las manos?

  • Que te avisen
    Es importante que nos avisen cuando alguien nos puede escuchar en otras casas, para no enfrentarnos a esa vulnerabilidad, ya que estamos hablando y pensando que solo nos escuchan nuestros hijos y, sin embargo, pueden estar escuchándonos en cinco casas distintas.
  • Que no hagan vídeos en abierto
    Asegúrate de que las cuentas que tengan en las redes sociales sean privadas, ya que en caso contrario cualquier desconocido podría acceder a las retransmisiones en directo que hagan.
  • Que no insulten por el micrófono
    Es muy habitual que los niños se pongan "nervioso" jugando a la videoconsola y arremetan dialécticamente con los compañeros de partida. Edúcales en el respeto hacia los demás y enséñales a gestionar sus emociones cuando estén jugando.
  • Que no se muestren detalles de la casa
    En los vídeos se muestran muchos datos visuales que pueden identificar dónde están los niños, qué pertenencias tienen, dónde viven o si están de vacaciones poniéndoselo fácil a los ladrones… Diles que tienen que cuidar estos detalles y no enseñar ninguna imagen que pueda dar pistas sobre el lugar desde donde graban el vídeo o cualquier dato que pueda poner en peligro su seguridad. ¡Que no enseñen aspectos de su identidad y de su vida!
  • Que no hablen con desconocidos
    Infórmales sobre los peligros de hablar con desconocidos a través de la videoconsola. Detrás del perfil de un niño, se puede esconder un adulto. Diles también que no acepten solicitudes de personas que no conozcan.
  • Que no den datos personales
    Diles que en sus conversaciones no hablen de datos personales suyos o de los demás miembros de la familia como nombres, dirección del domicilio o teléfonos.
  • Que dejen de hablar si alguien les incomoda
    Infórmales de que, si en una conversación telemática alguien les hace sentir mal o incómodos por algo, deben inmediatamente dejar la conversación e informar a sus padres de ese asunto. ¡Que sientan que podéis ayudarles en estos temas!

Sigue estos consejos y enseña a tus hijos a proteger la intimidad de la familia en el hogar y a detectar algunos peligros que pueden encontrarse con sus comunicaciones en vídeo para poder evitarlos.