Mariana y los jilgueros. Cuento infantil sobre los buenos modales

Cuentos para niños que no saben esperar su turno

Marisa Alonso Santamaría

Tener buenos modales no solo pasa por comer de forma correcta, dar los buenos días o dar las gracias por algo. También es importante aprender a esperar el turno, un aprendizaje que cuesta hacer entender a un niño pero básico para su educación.

Este cuento infantil sobre los buenos modales, Mariana y los jilgueros, enseña a los niños a través de una pequeña historia por qué han de esperar su turno, y no interrumpir o molestar a los demás.

Cuento infantil sobre los buenos modales. Cuentos para niños

cuentos para niños sobre los buenos modales

Mariana salió al jardín y se tumbó en la hierba, al lado de la piscina, mirando al cielo.

— ¡Qué tranquilidad!  — dijo en voz alta, mientras suspiraba observando las nubes.

De repente escuchó entre los árboles:

— Pío, pío, pío, pío, pío…

Miró hacia ese lugar y descubrió un jilguero.

Escuchó encantada, recreándose en su bonito canto y, de pronto, oyó que otro jilguero cantaba otra canción:

— Pííío, pííío ,pííío pííío, pííío…

Al momento, un nuevo jilguero cantó más alto tapando la voz a los otros dos.

— Pipipíooo, pipipíooo, pipippíooo, pipippíooo…

Por si fuera poco, llegó un cuarto jilguero y cantó mucho más alto aún, para que todos lo escucharan solo a él.

— Pipipipipipíoooooo, pipipipipipíoooooo, pipipipipipíoooooo, pipipipipipíoooooo...

Los jilgueros armaron tal alboroto, que se hacía imposible escuchar nada.

— ¿Pero se puede saber que os sucede?  — dijo Mariana, nerviosa. ¡Me estáis volviendo loca!

— Pío, pío, pííío, pííío, pío, pipipíooo, pipipipipipíoooooo, pío, pipipíooo, pííío, pííío, pío, pííío, pipíooo,  pío , pipipíooo, pipipipipipíoooooo…

— ¡Es imposible entenderos si habláis todos a la vez! — les dijo alzando la voz. ¡Callaos!

Lo dijo tan seria, que todos enmudecieron al momento.

— Si queréis que os preste atención, cantad uno por uno — les rogó — y si cantáis a la vez, poneos de acuerdo para cantar lo mismo. De lo contrario, me marcharé — dijo la niña haciendo un mohín.

Entonces, los jilgueros, reflexionando sobre lo que había sucedido, decidieron ponerse de acuerdo y, todos a la vez, cantaron una bonita melodía.

Mariana tendida en la hierba, encantada, escuchó el concierto de los jilgueros, muy feliz.

Actividades de comprensión lectora para niños

Si has leído el cuento a tu hijo o le has escuchado leerlo y no te queda claro que haya comprendido la lectura, te proponemos realizarle estas preguntas de comprensión lectora: 

- ¿Cómo se llama la protagonista del cuento?

- ¿Qué empezó a ocurrir a su alrededor mientras miraba al cielo?

- ¿Por qué se enfadó Mariana?

- ¿Logró Mariana que todos cantaran a la vez?