6 poderosas razones por las que los niños deberían practicar baile

Existen algunas desventajas de que realicen esta disciplina

Virginia Vicente Pascual

¿Deberían practicar baile los niños? La respuesta es contundente: Sí. Si estás pensando en apuntar a tu hijo/a a una actividad extraescolar nueva, deberías leer todas los beneficios que le reportaría realizar esta disciplina artística para su desarrollo físico e intelectual. Después de conocer todas las ventajas que le aportarán, ¡empezarás a buscar academia de baile como loca!

Conoce las ventajas practicar baile en el colegio o en casa

practicar baile niños

Además de hacer deporte, practicar baile de manera regular ayuda al niño a mejorar su coordinación,  a desarrollar la memoria y a aumentar su autoestima. Pero también tienes que tener en cuenta que es una actividad con la que se exponen a algunos riesgos de lesiones, evitables, si ponen cuidado.

Mejora la salud física
El baile es una actividad que mantendrá a tus hijos en plena forma. Gracias el ejercicio físico que harán durante la clase, eliminarán grasas y combatirán la obesidad. Además, bailando, los niños estimularán la circulación de la sangre y el sistema respiratorio.

El baile favorece también el desarrollo muscular de tus hijos e intervendrá en el correcto desarrollo de su columna vertebral, mejorando la alineación postular. Otro beneficio del baile es que ayuda a corregir malas posturas en los niños, e incluso, puede corregir los pies planos.

Aumenta la coordinación 
El baile ayudará a tus hijos a mejorar la lateralidad y la coordinación de sus movimientos. Mejorarán su equilibrio y ganarán en elasticidad, psicomotricidad y reflejos. ¡Se convertirán en niños ágiles y activos!

Mejor las habilidades sociales 
Pero ¿sabías que además practicar baile puede contribuir a mejorar las relaciones sociales de tus hijos? El baile es un medio en el que los niños se sienten libres, mejoran su expresión corporal y vencen la timidez.  Practicando baile tus hijos generarán endorfinas, liberarán adrenalina y esto hará que se sientan más felices.

Bailando en grupo aprenderán valores como la importancia del trabajo en equipo y el respeto a los demás. Además, serán niños creativos, con gusto por la música y con una mayor sensibilidad para las artes.

Desarrolla las capacidades intelectuales
El baile mejora el oído gracias al seguimiento de la música y los compases. Además, durante las clases tus hijos desarrollarán su memoria, ya que estarán expuestos al aprendizaje de complejas coreografías con un orden de pasos que deben fijar en su mente.

En clase de baile los niños mejoran su concentración. Deben estar muy atentos porque si no se pierden y rompen el ritmo de la clase. Está demostrado que los niños que bailan tienen mejores resultados académicos.

Desarrolla la autoestima
El baile es la mejor terapia contra el estrés y la ansiedad. Bailando se sienten bien y aumentan su autoestima. Al perder el miedo a expresarse corporalmente delante de otros y al tener que subirse a un escenario, durante los festivales de baile, los niños ganarán confianza en sí mismos.

Se aprende cultura musical
En clases de baile los niños escucharán distintos tipos de música, en distintos idiomas y provenientes de otras culturas: funky, hip hop, jazz lírico, música clásica, flamenco…  Aprenderán a apreciar la música y al escuchar música favorecerán la producción de dopamina y mejorarán su bienestar emocional.

Desventajas de que los niños practiquen baile 

Hemos visto los beneficios de practicar baile, pero tenemos que tener en cuenta algunos riesgos a los que se exponen tus hijos para poder prevenirlos.

Lesiones musculares
Los niños que practican baile están expuestos a lesiones musculares. Es normal que en algún momento los niños puedan hacerse daño. Por eso, es fundamental que precalienten antes de empezar a bailar. Las lesiones más comunes son las que afectan a las extremidades inferiores como esguinces, torceduras de tobillo, tendinopatías o desgarros musculares.

Tendencias a lesiones óseas
Aunque se dan menos que las musculares, también pueden provocarse fisuras o fracturas de huesos, sobre todo por malas caídas.

Puede provocar frustraciones
Si tu hija o tu hijo son muy perfeccionistas y autoexigentes es posible que el baile le pueda llevar a la frustración, sobre todo, en escuelas que compiten en campeonatos. Conversa con ellos y háblales de que lo están haciendo para disfrutar y no para ponerse metas, diles que lo importante es participar y que no pasa nada si quedan un lugar secundario.

Afecta, en algunos casos, a la menstruación 
Solo en algunos casos en los que haya un nivel de exigencia superior en el entrenamiento se pueden provocar irregularidades en la menstruación de las niñas, pero no es lo habitual.

Como ves, son muchas más las ventajas de practicar baile que los inconvenientes, que, además, se pueden evitar eligiendo una buena escuela a cargo de profesionales, con unas salas adecuadas con una buena ventilación, haciendo ejercicios de estiramiento, usando protecciones, hidratándose bien o evitando los cambios bruscos de ritmo. ¡Anímate a apuntarles a baile!

Puedes leer más artículos similares a 6 poderosas razones por las que los niños deberían practicar baile, en la categoría de Deportes en Guiainfantil.com.