Los efectos de la cafeína durante el embarazo

Un 90 por ciento de das mujeres embarazadas consumen cafeína

La cafeína es una de las sustancias que más se consume en todo el mundo, incluso por las mujeres que están embarazadas. Aunque muchos la relacionan sólo con el café, la cafeína está presente también en los refrescos de cola, en algunas infusiones, tés o mates, chocolates, y en algunos medicamentos.

Se acredita que aproximadamente un 90 por ciento de las mujeres embarazadas consumen cafeína a través de la alimentación o de alguna medicina. Muchas la consumen para combatir la somnolencia y la fatiga tan presentes al principio del embarazo.

El consumo de cafeína durante el embarazo

El consumo de cafeína durante el embarazo

Según los expertos, existen estudios que afirman que el alto consumo de cafeína durante el embarazo puede aumentar en doble el riesgo de aborto espontáneo, de parto prematuro, de retardo en el crecimiento intrauterino del feto, de bebés con bajo peso, La cafeína no está recomendada para la mujer que está embarazada.

Los especialistas que defienden el NO consumo de la cafeína durante el embarazo, explican que el organismo de una persona lleva de cuatro a seis horas para eliminar los efectos de cafeína en su cuerpo. En el caso de una mujer embarazada, su organismo tarda hasta 18 horas para hacer lo mismo, aumentando el estado de alerta. Eso quiere decir que su cuerpo retiene más cafeína que el de otras personas. La cafeína también estimula la liberación de ácido en el estómago, provocando molestias estomacales. Además, está comprobado de que la cafeína puede cruzar fácilmente la barrera placentaria e influenciar en el crecimiento y desarrollo de las células del feto, pudiendo alterar su oxígeno y el flujo de la sangre, y hacer con que el bebé nazca con alguna anormalidad.

El hecho de que una mujer embarazada haya tomado una o dos tazas de café algún día, no quiere decir que su bebé tendrá problemas. No es necesario llevar todo tan a pecho. El consumo de cafeína en pequeñas cantidades no traerá problemas a un embarazo, ni tampoco para el desarrollo del bebé. Una mujer embarazada puede consumir hasta 300 mg de cafeína al día, lo que correspondería a cuatro tazas de café soluble o tres de café puro, o a seis tazas de té, o a ocho latas de refresco, o 400 gr de chocolate. Sin embargo, si una mujer consume cafeína debería comentarlo con el médico para saber su opinión.

La cafeína actúa como un estimulante a nivel central. La primera señal de intoxicación es la somnolencia. En un consumo más alto, se produce irritabilidad, estrés, cefaleas, gastritis y alteraciones cardíacas. Sin embargo, para que eso ocurra tendría la futura madre que consumir mucha cafeína.

La cafeína antes y después del embarazo

Durante el embarazo se aconseja a las mujeres que sustituyan la cafeína por hierbas libres de esta sustancia como es el caso de la manzanilla, la menta o la tila. Es recomendable incluso que, si es costumbre de la madre consumir cafeína, sea en el café, en el chocolate, etc., que lo haga con moderación aún cuando desee estar embarazada, para que su organismo se vaya acostumbrando con una menor cantidad de cafeína.

El consumo de cafeína deberá ser limitado también cuando la madre está amamantando porque puede pasarla al bebé. En este caso, la madre deberá sustituir la cafeína por agua, zumos de fruta, y leche.

Fuentes consultadas:
- Nutrar.com
- Facua.org
- Otispregnancy.org