El dragón de las palabras. Cuento de monstruos para niños

Relato sobre un atemorizante monstruo que comía libros

El dragón de las palabras es un cuento de monstruos para niños que hará a los niños reflexionar sobre la importancia que tienen los libros y el aprendizaje que brindan a las personas que tienen gusto por la lectura.

Un bonito cuento que les regala una gran lección y que además de fomentar en los niños el hábito de la lectura, les brindará momentos muy entretenidos a través de su divertida historia. Disfruta de leer con tus hijos este cuento sobre una bruja malvada y su goloso Dragón, quien comía letras, frases, y libros para evitar que la gente se acercara al mundo de la lectura.

Cuento de monstruos para niños: El dragón de las palabras

dragón de las palabras

Se dice que hace algunos años habitaba en un castillo de Europa un malvada bruja, al parecer era tan poderosa que a todas partes del mundo podía hacer llegar sus embrujos. 

La bruja sabía que los libros significaban progreso y libertad para la gente, y por lo tanto no concedía la posibilidad de que el pueblo se acercara a la lectura. Para lograr su cometido le daba a su dragón todos los libros existentes para que se los comiera. La astuta bruja tenía miedo de que la gente supiera más que ella, que aprendiese a pensar y que de esta forma se levantarán en su contra y la despojaran de su poder. 

Así pasó el tiempo y las personas poco a poco se olvidaron de leer y pensar por sí mismos. Los niños se comunicaban únicamente a través de señas y sin la más mínima idea de lo que eran las palabras y su significado. Nadie les enseñaba a leer.

El dragón de la terrible bruja observaba tristemente lo que pasaba con la gente. Así que un buen día tomó una importante decisión: luchar contra la bruja y devolverle a los hombres el don de la sabiduría. Frente a la bruja el dragón abrió su boca decidido a expulsar un gran llamarada de fuego, pero tal fue su sorpresa que al intentarlo no logró su cometido. El pobrecillo solo expulsaba palabras, de tantos libros que se había comido.

Impresionado el dragón sopló y sopló hasta conseguir expulsar cada una de las palabras que se había comido. ¡Frases, oraciones, y libros perdidos salieron de sus fauces! Las vocales danzaban, los personajes de cuento buscaban su hogar, y revoloteaban sobre los rostros de la muchedumbre, que se había agolpado, ante el ruido, frente al castillo de la bruja malvada.

Así el poder de la odiosa bruja se fue debilitando hasta quedar sepultada entre toneladas de libros, provenientes de las bocanadas de aliento del dragón.

Gracias a la buena acción del dragón los hombres recuperaron su libertad y libre pensamiento; también los niños aprendieron a hablar y pensar, poco a poco fueron recogiendo cada uno de los libros, dispuestos a colocarlos en las bibliotecas, en las escuelas y en sus casas.

Después de esto le agradecieron al dragón por haberlos liberado de esa terrible maldición. ¡Todos vivieron felices para siempre! Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

Si escuchas en algún lugar el rumor de una leyenda que dice, «érase una vez el dragón de las palabras», corre hacia un libro cercano, agárralo fuerte, y léelo. Algunos aún dicen, que para que no desaparezca ni nos falte nunca más un libro, aquel dragón nos vigila y nos guarda…

Versión del cuento “El dragón de las palabras” de Almudena Orellana Palomares.