El maestro Dositeo. Cuento sobre la sabiduría de los niños

Cuento infantil sobre las lecciones que dan los niños a los adultos

Este cuento infantil, El maestro Dositeo, cuenta la historia de un hombre muy, muy culto. Tanto que cada habitante del reino llegaba hasta él para realizarle las preguntas más difíciles. Dositeo, les respondía en forma de poema y les transmitía una gran reflexión sobre la vida.

Sin embargo, un buen día llegó un niño con la pregunta más sencilla que nadie puede imaginar y logró que Dositeo, por fin, aprendiera de otra persona.. ¡nada más y nada menos que de un niño! Es un cuento sobre la sabiduría de los niños que ningún niño o adulto ha de dejar de leer.

Cuento sobre la sabiduría de los niños

Cuento corto sobre la sabiduría de los niños 

Dositeo, apodado el maestro, era el hombre más culto y sabio del reino; por eso, todas las personas iban por allí a buscar respuesta y él, con sus sabias palabras, hacía reflexionar a todos sobre sus inquietudes.

 

Un día se presentó un hombre y preguntó:

 

—Maestro, ¿luz o sombra?

Y Dositeo contestó:

 

La luz es la vida.

La sombra es la muerte.

No hay sombra sin luz.

Ni vida sin suerte.

 

Dositeo se volvió a enfrascar en su lectura como hacía siempre y  el hombre se marchó de allí reflexionando sobre aquellas palabras.

 

Otro día se presentó un joven y le preguntó:

—Maestro, ¿hombre o mujer?

 

Ni mujer, ni hombre

Ni débil, ni fuerte.

La mujer da vida

esa es su gran suerte.

 

Dositeo se volvió a enfrascar en su lectura como hacía siempre y el joven se marchó de allí reflexionando sobre aquellas palabras.

 

Esa misma tarde una mujer se acercó y le preguntó:

—Maestro, ¿cara o cruz?

 

No es mejor la cara

ni peor la cruz,

de la oscuridad

nace la luz

 

Dositeo se volvió a enfrascar en su lectura como hacía siempre y la mujer se marchó de allí reflexionando sus palabras.

 

Una mañana de cielo azul llegó un niño  y le preguntó:

 

—¿Vienes conmigo a jugar al balón?

Dositeo al escuchar la infantil vocecilla miró al niño y no lo pensó.

 

Lo dejó todo y con el niño jugó y, sobre todo, aprendió.

Los niños dan grandes lecciones.

Actividades de comprensión lectora para niños

Para que tu hijo pueda mejorar su comprensión lectora, es decir, que aprenda a leer entendiendo lo que lee, te proponemos realizarle estas preguntas sobre este cuento corto:

- ¿Cómo se llamaba el maestro?

- ¿Qué solía hacer el maestro todo el día?

- ¿Qué le preguntó el niño?