Los dos conejos - Fábula de Iriarte escrita en verso para niños

Una fábula en forma de verso con una gran enseñanza a los niños: lo importante que es NO perder el foco en lo que importa

Las fábulas son un fantástico recurso para educar a los niños en valores y advertirles de algunas acciones que pueden ocasionarnos problemas. Las fábula son en sí cuentos muy cortos con una moraleja final. En la mayoría de los casos, los protagonistas son animales. Con esta fábula de Tomás de Iriarte: Los dos conejos, los niños entenderán por qué es tan importante centrarse en las cosas importantes y desatender los detalles que no tienen tanta importancia a la hora de solucionar un problema. Grande la enseñanza de esta fábula escrita en verso.

Los dos conejos - Fábula en verso sobre lo importante y lo superfluo

Los dos conejos. Fábula de Iriarte para niños

Por entre unas matas,
seguido de perros
- no diré corría -
volaba un conejo.

De su madriguera
salió un compañero,
y le dijo: 'detente,
amigo, ¿qué es esto?'.

'¿Qué ha de ser? - responde el conejo -;
sin aliento llego...
Dos pícaros galgos
me vienen siguiendo'.

'Sí - replica el otro -,
por allí los veo...
Pero no son galgos'.
'¿Pues qué son?'.
'Podencos'.

'¿Qué? ¿Podencos dices?'
Sí, como mi abuelo.
Galgos y muy galgos;
bien vistos los tengo'.

 'Son podencos, vaya,
que no entiendes de eso'.
'Son galgos, te digo'.
'Digo que podencos'.

En esta disputa
llegando los perros,
pillan descuidados
a mis dos conejos.

Los que por cuestiones
de poco momento
dejan lo que importa,
llévense este ejemplo.

preguntas para niños sobre Los dos conejos

Preguntas para saber qué entendió tu hijo de la fábula

Para saber si tu hijo comprendió el significado de esta fábula, puedes reflexionar con él sobre lo que acabas de leer, ayudándote de estas preguntas:

- ¿Por qué corría apurado el primer conejo?

- ¿Quién decía el otro conejo que le perseguía?

- ¿Sobre qué empezaron a discutir?

- ¿Qué pasó al final?

- ¿Qué has aprendido con esta fábula?

Habla con tu hijo sobre la importancia de valorar lo más importante en cada momento, de no perderse en detalles sin importancia. Ante un problema o un conflicto, es esencial NO perder el foco de atención en lo importante para hallar una solución adecuada y rápida.

Consejos para ayudar a tu hijo a enfocarse e a centrarse

Como el primer conejo de la fábula de Iriarte, hay niños que se distraen con facilidad, no consiguen enfocarse o centrarse en lo que están haciendo o en sus metas. Para evitar que esta distracción o falta de foco de los niños se convierta en un problema, sigue algunas pautas:

enseña a tu hijo a enfocarse

1. Practica la atención y concentración de los niños
¿Cómo? Mindfulness puede ser una herramienta muy positiva para los niños distraídos ya que ejercitará su atención, les ayudará a enfocarse, y como consecuencia mejorará su conducta.

2. Ayuda a los niños a organizar sus tareas y a empezarlas cuanto antes
Si el niño tiene muchas tareas, lo aconsejable es que no le exija que cumpla todas. Lo importante es enfocarse en las prioridades y empezarlas a desarrollarlas de inmediato. Que el niño no se sienta sobrecargado de cosas para hacer.

3. Respirar - Practica la respiración con los niños
La respiración, el inhalar y exhalar, es muy importante en el día de los niños. Enséñales a concentrarse a través de la respiración consciente. Antes de empezar una tarea, practica con ellos técnicas de respiración profunda.

4. Programar el tiempo para cada tarea de los niños
El tiempo es un gran aliado en las tareas que tenemos de cumplir durante el día. Por ello, es muy importante que enseñemos a los niños a gestionar su tiempo. De esta manera, ellos se sentirán más motivados a centrarse en lo que están haciendo. Tiempo para hacer los deberes escolares, tiempo para jugar, tiempo para leer, para bajar al patio con los amigos...

5. Probar recursos de apoyo a las tareas de los niños
Hay niños que tienen más facilidad para concentrarse cuando escuchan música, mientras otros no consiguen enfocarse en un ambiente ruidoso. Habría que saber qué es lo que funciona como motivación a la atención de los niños.

6. Elogia el esfuerzo de concentración de tu hijo
Es muy importante que el niño se sienta apoyado y motivado por los padres y profesores. Cuando el niño finalice su tarea en el tiempo establecido, un elogio le vendría muy bien. De esta manera, él se dará cuenta de que está creciendo en la capacidad de foco y no se sentirá impotente. Celebre sus logros, todos.

Más fábulas de Iriarte para los niños

Tomás de Iriarte fue un destacado escritor de fábulas y poeta español del siglo XVIII, que destacó y introdujo la fábula en la literatura de España. Entre sus fábulas, Guiainfantil.com ha seleccionado estas:

Puedes leer más artículos similares a Los dos conejos - Fábula de Iriarte escrita en verso para niños, en la categoría de Fábulas en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: