Trucos útiles para enseñar al niño a estudiar sin estudiar

Técnicas de estudio para preparar un examen sin dramas

Qué difícil resulta para algunos niños sentarse delante de un libro y comenzar a estudiar, más aun cuando se trata con niños con problemas de concentración.

Pueden pasarse tardes y tardes sentados en una silla ante el libro de texto y no sacar nada en claro. Llegan al examen con las ideas confusas, pocos conceptos claros y muchas lagunas. ¿Cómo podemos solucionar este bloqueo ante el estudio? Podemos poner en práctica ciertos trucos para estudiar sin estudiar,  una alternativa estupenda al clásico "abrir el libro e hincar los codos".

Cómo puede un niño estudiar sin estudiar

Aprender a estudiar sin estudiar

"Noooo", "jooo, luego más tarde", "no quiero estudiar", "es que no lo logro comprender", "soy tonto, no me sale estudiar", "no me lo voy a saber  nunca"...  Son frases habituales de muchos niños, ya sean TDAH o no, cuando tienen que enfrentarse a todas las hojas del libro que han de memorizar para un examen. 

Y es que, para un niño TDAH, con problemas de atención o simplemente a un niño al que le cuesta estudiar, salir del colegio tras un largo día lleno de clases y llegar a casa para seguir estudiando es un auténtico drama. Muchas veces no se trata de pereza o vaguería, se trata de un problema de dificultad ante el estudio, no sabe cómo abordarlo o simplemente de falta de herramientas para hacer del estudio un momento ameno y no trágico.

Si pasas por la habitación y ves que tu hijo está ensimismado, jugando con cualquier cosa o simplemente se está desesperando, es hora de que le ayudes a estudiar sin estudiar. Hay algunas prácticas que ayudan a los niños que tienen problemas de concentración a fomentar la atención en el estudio, a comprender lo que leen, a organizar la información y a poder hacerla suya para poder explicarla correctamente en un examen:

- Cambio de roles: podéis jugar a que el niño es el profesor y tú el alumno. El niño ha de explicarte en qué consiste la materia que tiene que preparar. Puede ayudarse de los materiales de los que dispone el profesor, desde el libro de texto a una pequeña pizarra donde ir escribiendo los distintos conceptos. Puede explicarlo e incluso después hacer preguntas para saber si te has enterado o no de la explicación. En mi caso es uno de los métodos que más estimula a mis hijos, convertirse en profesores y explicarme a mí o a sus hermanos todo lo que saben.

- Leer en voz alta: la lectura en voz alta y decir la lección de la misma manera, es una estupenda manera de fijar conocimientos. El niño está escuchándose a sí mismo, y ahí entra en acción la memoria auditiva. Estimula la capacidad de atención de los niños.

- Realizar esquemas: la hora del estudio no tiene porqué ser aburrida y tediosa, puede ser amena y estimulante. Para lograrlo podemos realizar esquemas de la lección. Existen diferentes tipos de esquemas: de llaves, de cajas o de árbol. Podemos también utilizar lápices de colores para resaltar lo más importante en el esquema. Los esquemas están reconocidos por todos los pedagogos y profesores como uno de los mejores métodos para fijar conocimientos.

- Escribir: cuando un conocimiento se le atasca al niño o no es capaz de explicarlo por más que lo lee, podemos pedirle que lo escriba, de esta manera entrará en juego la memoria visual. La escritura es un excelente aliado para niños con déficit de atención.

- Sesiones cortas: los tiempos que podemos pedir a un niño que mantenga la atención son limitados, por lo tanto, así deberá ser su tiempo de estudio. Podemos dejarle un reloj en la mesa y decirle que tiene 25 minutos para preparar una materia, después de ese tiempo, le pediremos que descanse y haga otra tarea que le distraiga (evitando dispositivos y televisión). Le ayudará a recargar pilas para seguir estudiando.

- Preparar exámenes: puedes preparar un pequeño examen de la materia que ha de estudiar, refuérzale cuando la respuesta sea correcta y ayúdale a comprender mejor aquellas en las que falló, siempre de forma positiva y sin gritos o castigos.

- No dejarlo todo para el final: evita que tenga que hacer un enorme esfuerzo final, cada día puede hacer un pequeño esfuerzo aplicando los trucos arriba mencionados: Un día leer en voz alta, otro día hacer un esquema, otro escribir lo que le cueste y otro, hacer de profesor y contarte la lección. Incluso puede hacerte un examen oral para saber si has prestado atención :-)