Cambios en el desarrollo y aprendizaje de los niños de cuatro años

Lo que aprende un niño de esta edad desde el punto de vista sensorial, cognitivo, del lenguaje y afectivo

Maya López
Maya López Licenciada en Filosofía y Letras

Cuando un niño o una niña cumple los cuatro años se produce un cambio en su desarrollo físico y mental. Crece su cuerpo, por supuesto, pero también lo hace su mente pues se prepara para hacer cosas nuevas y ampliar los conocimientos que tenía hasta ahora. Si observamos el plano sensorial, cognitivo, del lenguaje y afectivo nos daremos cuenta de que las cosas que va a aprender tu hijo de 4 años no son pocas. Mira, mira...

Aprendizaje de un niño desde el punto de vista del desarrollo sensorial y motor

niña de cuatro años. Aprendizaje

Si bien es cierto que la mayoría de los niños se rigen por una serie de patrones comunes, por ejemplo, al año empiezan a caminar, hay que señalar que, como es lógico, cada peque lleva su propio ritmo de aprendizaje y desarrollo. De este modo, puede que un niño sujete bien el lápiz antes de cumplir los cuatro años y que otro necesite de mucho más tiempo para ello. ¡No hay que preocuparse! Lo importante es permitir que crezca a su ritmo.

A esta edad tienen la habilidad o capacidad de pararse solo de un pie, dar saltos con los pies juntos o incluso de saltar a la pata coja. Anima a tu pequeño a que pruebe y juegue cuanto quiera pues, además de divertirse, le será de gran ayuda para fortalecer sus músculos.

Por otro lado, ganan en agilidad y eso se nota, por ejemplo, al subir y bajar unos pocos escalones sin necesidad de apoyarse en nada. Además, ya tienen lista la coordinación necesaria para pedalear en un triciclo o una bici pequeña, ¡se convertirá en su deporte favorito!

En cuanto a la autonomía, es el momento perfecto para enseñarles hábitos sencillos como vestirse solos, ir al baño sin ayuda o ponerse y quitarse los zapatos.

La motricidad fina también se desarrolla mucho a la edad de cuatro años. Si te fijas bien, tu hijo sujeta mejor sus lápices, colorea sin apenas salirse y es capaz incluso de escribir algunas letras. Esto se debe a que su coordinación mano-ojo ha mejorado muchísimo.

¿Cómo es el desarrollo del lenguaje de un niño o niña de cuatro años?

las habilidades de un niño de cuatro años

En lo que se refiere al lenguaje, seguro que ya te habrás dado cuenta, hablan sin parar. Puede que antes también lo hiciera, la diferencia es que ahora se le entiende con mucha claridad. Quitando las palabras complejas, el resto las dice sin dificultad alguna.

Otra cosa característica de esta etapa es que a los niños les encanta participar en las conversaciones de mayores. Que no te sorprenda cuando conteste al hilo de lo que estáis hablando. ¡Su vocabulario se ha ampliado mucho! Además, les encanta escuchar canciones y que mamá o papá les lean un cuento cada día. No pierdas la oportunidad de hacerlo pues es la mejor edad para despertar el gusto por la lectura.

¿Qué ocurre en el área cognitiva?

A nivel de conocimientos, podemos decir que el pequeño ha ganado mucho en lo que se refiere a la comprensión de su entorno y del mundo en general. Tiene un mayor control y ya diferencia con mucha exactitud lo que es real de lo que es ficción.

Por otro lado, un niño de 4 años puede comprender sin dificultad alguna instrucciones sencillas que consten de al menos dos órdenes. También se van a dar cuenta que se puede hacer daño, por ejemplo, al cruzar la calle solo, por lo que se vuelven más precavidos.

Los puzzles serán de sus juegos favoritos, por la coordinación desarrollada mano-ojo que hemos dicho antes y porque ahora sí tienen la capacidad para ver qué pieza va en cada lugar.

A su vez, cabe señalar que a esta edad, más o menos, empiezan a comprender mejor el concepto del tiempo, si es de día o de noche; tienen claro pautas como que por la noche nos vamos a dormir, que por la mañana desayunamos o que el fin de semana no vamos a la escuela.

Desarrollo en el plano afectivo emocional de un niño de cuatro años

desarrollo afectivo niño de cuatro años

Alrededor a la edad de 4 años ya saben que aunque mamá o papá se vayan, van a volver. Por lo tanto, la necesidad de estar siempre a su lado no es tan grande como en etapas anteriores. Sin embargo, como es lógico, siguen necesitando el apego de sus padres pues son sus protectores y cuidadores principales. ¡Querrán hacerlo todo con vosotros: los deberes, la comida, la colada...!

Emocionalmente hablando, los sentimientos siguen estando a flor de piel. Y aunque ya sepamos llamar a cada uno por su nombre, muchas veces sigue siendo todo un reto saber cómo actuar cuando están enfadados o cómo expresar la alegría de forma tranquila si están en un lugar en el que no se puede hacer ruido.

Cooperan y juegan con otros niños, muestran afecto hacia sus amigos. El juego en grupo empieza a ser una parte importante de su día a día. Hablan sin dificultad con los adultos pero, si sienten temor porque son desconocidos, así nos lo van a hacer ver.

Ya para terminar decir que en esta etapa los niños adoran las muestras de afecto hacia sus padres, por eso, los abrazos, los besos y los achuchones no faltarán cada día. ¡Aprovéchalo todo lo que puedas!

Puedes leer más artículos similares a Cambios en el desarrollo y aprendizaje de los niños de cuatro años, en la categoría de Aprendizaje en Guiainfantil.com.