Cómo trabajar el desarrollo social de los niños desde pequeños en casa

Beneficios de trabajar las destrezas y habilidades sociales con tus hijos

Viviana Castro
Viviana Castro Fonoaudióloga

Muchos papitos llegan con dudas preguntándose porque su pequeño no habla con todo el mundo, porque le cuesta hacer amiguitos o jugar con alguien diferente a mamá o papá. ¿Cómo trabajar el desarrollo social del niño desde pequeño en casa? De todo esto hablaremos en el siguiente artículo.

Consecuencias positivas de potenciar el desarrollo social en los niños

los beneficios del desarrollo social en los niños

El desarrollo social va ligado al desarrollo emocional y es la capacidad de entablar y mantener relaciones con otras personas sin importar la edad. En el caso de los niños, es la habilidad de poder crear lazos conversacionales con pares y adultos.

Esta capacidad de socializar les ayuda no solo a hacer amigos, sino también, a manejar la frustración, aprender y reconocer su entorno, entender y expresar emociones, tolerar cambios en su entorno y seguir reglas.

Todos somos seres sociables, unos más que otros, pero siempre desarrollamos esta habilidad y qué mejor que enseñarle a nuestro hijo desde pequeño a expresarse y relacionarse con su entorno. Y es que  un adecuado desarrollo social en nuestros peques conlleva a potenciar en ellos:

- El desarrollo de una buena autoestima.

- La mejor de sus habilidades de comunicación.

- El aprendizaje de nuevas habilidades y destrezas.

- El respeto a las diferencias.

- La asimilación de los límites y las normas.

- La responsabilidad de tareas en casa y/o en la escuela.

[Leer más: Tareas de los niños según la edad]

Desarrollo social de un niño según su edad

desarrollo social de un niño según su edad

Por todo esto que te acabo de contar, te voy a explicar qué sucede en cada etapa de la vida de tu retoño y cómo puedes potenciar adecuadamente esta habilidad.

Actividades para fomentar el desarrollo social de un bebé hasta los 2 años

Cuando nuestro pequeño está entre los 0 y 2 años es bastante sensible, inseguro y dependiente de mamá y papá para realizar alguna acción o actividad; por lo general en esta etapa los padres somos sumamente afectuosos y tratamos de protegerlos de todo lo posible para evitar su llanto o frustración, pero es importante no pasar la delgada línea entre la protección y la sobreprotección.

Cuando cruzamos esa línea, nuestro pequeñito necesitará constantemente nuestra aprobación y ayuda para realizar cosas simples como pintar; será introvertido y muy inseguro, por lo que al compartir con otros entrará en llanto para regresar a tus brazos.

Si bien debemos protegerlos, también debemos darles seguridad y fomentar de forma afectuosa la interacción con pares y adultos. La mejor manera de hacerlo es por medio del juego y sus primeros modelos para socializar serán su familia y sus padres. Por lo que tú como mamá o papá deberás darle herramientas para fortalecer su seguridad y su desarrollo emocional.

Podemos hacer distintas actividades para fortalecer sus habilidades sociales, por ejemplo, dejarle explorar en una zona segura distintos juguetes, texturas y/o sonidos. Te sugiero que en su sala coloques todos sus juguetes por distintas partes del suelo, conecta música para niños y déjale que intente trasladarse por el lugar y explore cada objeto a su gusto y tiempo.

Cuando ya han pasado el primer año y empiezan a balbucear y a caminar es normal que trastabillen un poco y pierdan el equilibrio. Enséñale a agarrarse de la pared o los muebles, pequeños momentos del día a día en los que puedes generarle confianza. De esta manera será más presto y dispuesto a tolerar un tapete de texturas o querer intentar una nueva actividad.

La relación con los demás en niños de 2 a 4 años

desarrollo social de 2 a 4 años

De los 2 a los 4 años nuestro pequeño se está convirtiendo en un niño grande y va adquiriendo un poco más de confianza y habilidades lingüísticas. Por lo que estará aún más pendiente de ti y cómo te desenvuelves con otras personas. ¡Nuestros niños aprenden por imitación, no lo olvides, y tú eres su primer ejemplo!

En estas edades es más probable que frecuente amiguitos en el parque o en el jardín infantil, por lo que empieza a desarrollar ese sentido de pertenencia (mi juguete, mi casa...); al igual que comienza a querer hacer todo por su cuenta, aunque le gusta mostrar sus logros y tener la aprobación de papá y mamá.

En esta etapa interactúa con pares y aprende a compartir e intercambiar ideas para desarrollar un juego cooperativo, en el cual aprende a negociar y solucionar problemas, a manejar y expresar adecuadamente sus emociones. También desarrolla algo muy importante llamado empatía, una herramienta social y emocional que le ayuda en su desarrollo con su entorno.

Cómo es el desarrollo social de niños entre 4 a 6 años

el desarrollo social de niños entre 4 y 6 años

De los 4 a los 6 años la parte social está en su mejor momento pues le encanta compartir con sus amigos. Ya ha encontrado sus mejores amigos y pares con los cuales tiene gustos similares y puede compartir sus emociones, lo que le da mucha más seguridad y lo hace sentir muy bien.

Está aprendiendo el significado de las consecuencias si no hace algo bien, algo que le resulta complejo, por lo que se desborda en una rabieta y malhumor que no logra entrar en calma. Nuestros pequeños aprenden a su ritmo y con nuestros ejemplos, por eso, hay que ser muy explícitos y abiertos con ellos a l ahora de enseñarles cuándo hay y cuándo no hay consecuencias y por qué.

De nada sirve regañarlo y castigarlo en su habitación por haber tirado la comida de su plato y/o haber montado una rabieta en un restaurante si no le explicas que los alimentos no se tiran de la mesa, que si algo no le gusta no tiene que lanzar la comida o hacer un escándalo y que lo mejor es hablarlo y buscar una solución. Y todo esto se lo debes decir, poniéndote a su altura para que vea tus ojos y estéis en el mismo nivel los dos. 

La adecuada comunicación y la empatía son claves para un buen desarrollo social, y si lo inculcamos desde temprana edad veremos cómo reacciona ante distintas situaciones de la mejor forma que él considere.

Destrezas sociales en niños de 6 a 8 años

niño de 6 a 8 años y su desarrollo social

Las habilidades comunicativas, sociales, el pensamiento para solucionar dificultades, la seguridad y las emociones en niños de 6 a 8 años estarán mucho más fortalecidas.

La educación con amor, respeto y ejemplo son claves en la crianza de nuestros hijos. En estas edades nuestros niños grandes tienen mucha más interacción social por sus distintas actividades diarias, por lo que fomentar las buenas normas, la empatía y el respeto serán importantes para que nuestro pequeño se sienta seguro y pueda ayudar y ampliar su grupo de amigos.

Ya entienden el significado de las consecuencias y saben comportarse socialmente para interactuar con pares y adultos por lo que favorecerá en su desarrollo del lenguaje, su desarrollo infantil y cognitivo.

¡Diviértete en familia! Los juegos en familia son la mejor manera de demostrar empatía, seguridad, habilidades comunicativas, resolver conflictos y sobre todo amor y respeto por los otros.

Puedes leer más artículos similares a Cómo trabajar el desarrollo social de los niños desde pequeños en casa, en la categoría de Aprendizaje en Guiainfantil.com.