El chupete digital o cuando hacemos adictos al móvil a nuestros hijos

El peligro de usar las nuevas tecnologías para calmar a los bebés y los niños

Adriana Méndez
Adriana Méndez Redactora y psicóloga

Tradicionalmente conocemos el chupete como un objeto al cual los bebés se aferran para chupar (como su nombre lo indica), con el fin de calmarlos ante una situación estresante o dolorosa. Pero, ¿sabías que en la era actual todos tenemos nuestro propio chupete incluso siendo adultos? ¿Has oído hablar del chupete digital y la adicción al móvil y tablet que puede llegar a provocar?

¿Qué es el chupete digital para los bebés?

Los peligros del chupete digital para los niños

El tan escuchado chupete digital no es más que la necesidad de tener un equipo tecnológico a la mano para 'tranquilizarnos', ya sea un teléfono o una tablet, cualquier herramienta que nos permita acceder al vasto mundo de la Internet. En teoría no representa una amenaza tan grave, hasta que los padres cambian el chupete tradicional y dan a sus hijos un chupete digital, haciendo que su mundo, su tiempo y su desarrollo se trastorne por completo.

La tecnología puede ser muy beneficiosa para los niños, ya que les permite acceder a juegos para activar su cerebro: aprender a leer y escribir, iniciarse en las matemáticas o incluso aprender un nuevo idioma. El problema radica cuando los padres no ponen límites en lo que sus hijos están haciendo o viendo, en la cantidad de tiempo que pasan en ello o en utilizarlo como forma de autocontrol.

Como consecuencia de esta falta de normas o límites, se envía un mensaje completamente distorsionado sobre el uso de las nuevas tecnologías, se puede generar una dependencia a estos dispositivos para hacer actividades diarias, puede haber complicaciones en las habilidades mentales, puede afectar a la calidad de las relaciones sociales de los niños... Es por ello que los padres debemos estar atentos a detectar cuándo estamos utilizando la nuevas tecnologías como pacificador de los niños y cambiar los hábitos cuanto antes.

Las consecuencias del chupete digital para los niños

Las consecuencias de la adicción al móvil para los niños

Veamos con más detenimiento las distintas consecuencias que puede tener este chupete digital para los más pequeños de la casa.

1. Los peligros cognitivos del chupete digital
¿Realmente la tecnología puede afectar la salud mental de los niños? Sí, sí puede. Esto se debe a la naturaleza con la que se presentan los programas en la web: desde rebajar la calidad del habla (evitando que los niños puedan expresarse con coherencia) hasta en los contenidos de acción que puede confundir a los pequeños o crearles expectativas irreales.

Todo ello ralentiza el proceso de aprendizaje, así como las habilidades mentales superiores como la memoria, retención de información o resolución de problemas. Esto se debe a que los niños dejan de sentir curiosidad por experimentar en el mundo real, y esperan que su personaje favorito lo haga todo en pantalla.

2. También existe el peligro afectivo
Muchos padres utilizan la 'carta' de la Tablet o el Móvil para calmar a sus hijos cuando están inquietos o aburridos, pero también lo utilizan como una especie de compensación amorosa, dando un discurso de 'No tengo tiempo para ti, pero te lo recompenso con esto'.

Lo cual le da a entender a los niños que su amor se mide según la calidad de un regalo dado y en el futuro podrán desarrollar una visión materialista y consumista de la vida, exigiendo siempre cosas que no necesitan, pero que siempre creerán que les harán sentir mejor que el afecto.

3. Peligros sociales para los niños
Conductas desadaptativas, poco manejo de la frustración, falta de expresión y canalización de emociones, dificultad para la interacción y distorsión de las expectativas en el mundo real... Todo ello causa conflictos a los niños, pero también puede llevar al desarrollo de ansiedades e incluso depresiones.

4. No podemos olvidar estos peligros físicos del chupete digital
¿Qué es lo que sientes cuando estás mucho tiempo en una computadora o tablet? Quizás dolor de cabeza, malestar ocular, visión borrosa, dolor en articulaciones, espalda encorvada, cuello tenso... Pues, estos mismos malestares también los padecen los niños, lo cual es algo muy grave ya que sus cuerpos aún no tienen la formación completa para soportar tantas horas de tensión muscular. Esto puede ocasionar problemas musculo-esqueléticos en el futuro.

5. Problemas en el presente y en el futuro
Las complicaciones resultantes del chupete digital son como los dos lados de la misma moneda, es decir, toda problemática que surja en el presente se verá reflejada en el futuro, incluso magnificada. Este cambio se ve representado por el nivel de consciencia del uso que pueden darle al chupete digital que los niños adquieren al crecer y cómo manipular al entorno para que encaje con sus caprichos o 'necesidades'.

Comportamientos derivados de la adicción al móvil

Calmar a los hijos con el chupete digital

Con el uso constante del móvil o tablet, incluso del ordenador diario de los niños es posible que podamos observar un patrón repetitivo que, si dejamos que continúe será muy difícil revertir. Por ejemplo:

  • No come si no está viendo algún video o navega por la web.
  • Se desvela por las noches o pide la tablet para ver algo antes de dormir.
  • Cuando está frente al ordenador, el mundo deja de existir para ellos, incluso no te presta atención.
  • Hace un berrinche si le quitas el video o le dices que apague el aparato y no se calma hasta que se lo vuelves a dar.
  • Comienza un berrinche solo para que le des algún aparato electrónico.
  • Imita todo lo que ve en la web en el mundo real.
  • Pide con mayor frecuencia algún aparato electrónico. Si antes lo hacía una vez al día ahora es dos o hasta tres veces y dura más tiempo en ella.
  • Deja de relacionarse con otros o ya no se interesa en jugar con sus juguetes y al aire libre.

Como ya lo mencioné, si estas conductas no son intervenidas a tiempo pueden seguir manifestándose en el futuro, pero con una carga mayor y más pesada. Por ejemplo:

  • Insultos a los padres si no les dan un aparato móvil.
  • Tendencia a las conductas agresivas si los padres intentan restringir su uso de estos dispositivos.
  • Poca interacción con compañeros de su edad o con miembros de la familia en alguna reunión casual.
  • Problemas de salud visuales, auditivos y musculares por la posición y la cercanía a la pantalla.
  • Problemas para conciliar o mantener la calidad del sueño.
  • Pueden incurrir en páginas web poco apropiadas o que los pongan en alguna clase de riesgo online.
  • Desmotivación de realizar las asignaciones escolares por querer ver más cosas en la web.
  • Dificultades de atención y raciocinio en las actividades.

Y, entonces, ¿qué podemos hacer para no acabar propiciando que la tecnología sea la única herramienta que calma a nuestros hijos? ¿Cómo podemos evitar el chupete digital? En primer lugar, debemos reflexionar sobre el uso que hacemos de la tecnología nosotros mismos y cómo se la ofrecemos a nuestros hijos. Aunque a veces sea más sencillo que los pequeños se entretengan con la tablet o smartphone mientras nosotros, por ejemplo, preparamos la comida, cuando abusamos de este recurso podemos acabar fomentando el uso excesivo de los dispositivos móviles. Por ello, debemos controla el tiempo que los niños pasan con el móvil o la tablet y proponerles más actividades en familia. ¡Invirtamos en pasar tiempo de calidad todos juntos!

Puedes leer más artículos similares a El chupete digital o cuando hacemos adictos al móvil a nuestros hijos, en la categoría de Nuevas Tecnologías en Guiainfantil.com.