Cómo afecta la diástasis abdominal al estreñimiento de la mujer

Tipos de diástasis abdominal que puede sufrir una mujer y sus consecuencias

Jenifer Merino
Jenifer Merino Fisioterapeuta

Con frecuencia nos referimos al estreñimiento como un factor predisponente que favorece la aparición de una diástasis abdominal, pero hoy os vamos a explicar qué relación hay a la inversa: cómo puede la diástasis abdominal afectar al estreñimiento de la mujer.

Tipos de diástasis abdominal y sus consecuencias

tipos de diástasis abdominal

Cuando una paciente sufre una diástasis abdominal funcional quiere decir que, aunque hay separación de los rectos abdominales, su faja más profunda, su transverso del abdomen, está activo y contiene con firmeza las vísceras. Aquí no hay rotura del tejido conectivo y, por tanto, su recuperación será más sencilla. Eliminando los factores de riesgo, con gimnasia abdominal hipopresiva y con un buen fisioterapeuta especializado en suelo pélvico se puede atajar el problema.

El problema real es cuando esta diástasis es patológica, en el sentido de que a través de los rectos protuye una hernia, una zona abultada como si fuera un pequeña montaña… Esta distensión del tejido colágeno hace que las fibras tónicas de la musculatura (las que dan lugar a un buen tono, no tanto a la fuerza en sí de la musculatura sino a su consistencia y que son de contracción más lenta pero que se caracterizan por su función refleja), no sean capaces de sostener las vísceras.

Entonces ocurre que estas tienden a abombarse, empujando el abdomen hacia afuera, sobre todo, cuando hay una lucha de presiones, por ejemplo al realizar acciones a priori tan sencillas como toser, estornudar, saltar, al realizar una flexión de tronco para agacharse a coger algo del suelo o para tomar al niño en brazos. ¿Qué consecuencias puede tener esto para mujer? ¿Cómo le afecta?

- Cuando esto sucede, cuando el abdomen se abomba y las vísceras no tienen un sostén suficiente, no se favorece el tránsito intestinal, pudiéndose producir incluso como un estancamiento de las heces en su camino al recto antes de llegar al esfínter anal. Esto viene provocado por la falta de presiones adecuadas que no se sincronizan con el peristaltismo intestinal.

- Y, por otra parte, cuando se produce un empuje al defecar, si la tripa se abomba porque no hay buena gestión de presiones, el periné también sufrirá una presión y descenderá, surgiendo una presión descoordinada en el esfínter anal externo, pudiendo favorecer las hemorroides y las fisuras anales.

Qué hacer para que la diástasis abdominal no afecte al estreñimiento

diástasis y estreñimiento

Si el estreñimiento es más de tránsito, que afecta a la frecuencia de ir al baño, además de mejorar las pautas alimenticias en la medida de lo posible, de tener una buena hidratación, de hacer un ejercicio moderado y cardiovascular, hay que trabajar las activaciones del transverso del abdomen (desde el ejercicio sencillo de intentar meter la zona infraumbilical hacia dentro y arriba al echar el aire hasta la realización de gimnasia abdominal hipopresiva).

De esta manera se podrá recuperar la sinergia de la musculatura del abdomen y del periné. Al respirar, la propia postura que produce la autoelongación, dará lugar al sostén y a la vez bombeo de las víscera, mejorando y estimulando el tránsito intestinal.

Se podrían hacer varias repeticiones (8/10) al irnos a dormir, al levantarnos y cuando vayamos al baño (si nos sentamos y según nos sentamos no sale solo, haremos este tipo de respiración para activar el transverso: al echar el aire meter el ombligo hacia dentro y arriba, enfocando la tracción en la zona debajo del ombligo).

Si nos centramos en la parte distal, la falta de sinergia abdomino-perineal hace que al apretar, es decir, al defecar se abombe el periné, trasladando las presiones al esfínter anal. Trabajando en esas activaciones del transverso, reeducaremos la dirección  de los vectores de fuerza que, en lugar de ir hacia los glúteos, irán hacia la vagina, y así el periné seguirá al transverso y no descenderá.

A su vez disminuye la presión en el esfínter anal externo que también incide en una menor probabilidad y gravedad de futuras hemorroides y fisuras anales al no presionar hacia abajo; que se convierten en factores perpetuadores del estreñimiento, formando un círculo que debemos romper, y lo menos invasivo es empezar por aquí: reeducar la co-activación abdomino-perineal para que las presiones hacia el esfínter anal disminuyan.

Si tienes estreñimiento no te acostumbres a él, mejora tus hábitos alimenticios y además de hacer el ejercicio/deporte que cada uno pueda/quiera, visita a un fisioterapeuta especialista en suelo pélvico para que te pueda hacer una historia clínica.

Te hará una valoración y te enseñará y guiará con ejercicios de activación del transverso que te pueden ayudar tanto para mejorar tu diástasis abdominal si la tienes como a mejorar tu estreñimiento, y así también fisuras anales o hemorroides si las tuvieras.

Puedes leer más artículos similares a Cómo afecta la diástasis abdominal al estreñimiento de la mujer, en la categoría de Posparto en Guiainfantil.com.