Todo lo que debes saber sobre la vitrificación de óvulos en la mujer

Un método de congelación de óvulos para conservar el potencial reproductivo de la mujer para el futuro

Victoria Verdú
Victoria Verdú Ginecóloga

El instinto maternal de las mujeres no siempre se manifiesta en el momento correcto. Y es que puede que a los 20 años la idea de ser madre te asuste y hasta la rechaces de raíz, pero cuando ya estás avanzado la treinta empieza a despertarse. Tu cuerpo no será el de antes y puede que surjan problema para quedarte embarazada. ¿Has oído hablar de la vitrificación de óvulos? ¡Esto es todo lo que tienes que saber!

La mejor edad para quedarse embarazada de manera espontánea

vitrificación óvulos

El ritmo de vida de la sociedad actual continúa siendo condicionante en la toma de muchas decisiones de futuro. Lo que para muchos padres y abuelos resultaba antes prioritario y esencial llegada la edad adulta, parece no recibir ahora la misma importancia que se le daba entonces. Aunque quizás también influya esa postura de no ligar cada momento a una edad concreta de la vida, sin marcar cruces en el calendario y dejando que los hechos lleguen por sí solos. Sin embargo, siguen existiendo hechos y etapas de la vida que, por circunstancias naturales, si exigen ciertas condiciones para llevarlas a cabo.

La maternidad es una de ellas y para que dicha concepción se lleve a cabo sin ningún tipo de problemas es importante contar con una buena salud fértil y, por lo tanto, con una buena calidad ovocitaria. Sin embargo, todavía parece existir un cierto desconocimiento en torno a este tema, en el que mucha gente resulta incapaz de definir y establecer el periodo de tiempo en el que la fertilidad de la mujer comienza a decaer. Lo cierto es que, para sorpresa de muchos, la edad de 20 años es el periodo en el que se considera que la mujer tiene más probabilidad de quedarse embarazada en un ciclo espontáneo.

Qué es la vitrificación de óvulos

Sin embargo, a partir de ese momento, la fertilidad va disminuyendo de manera paulatina, experimentando un considerable declive a partir de los 35 años. En este sentido, se entiende que retrasar el proceso de embarazo tanto por cuestiones socioeconómicas y laborales como personales supone también un riesgo para la mujer, ya que es posible que a largo plazo se encuentre con ciertas trabas e impedimentos que rompan su deseo de ser madre.  De esta forma, contar con procesos como la vitrificación permite arrojar un manto de esperanza sobre aquellas personas que todavía están a tiempo de preservar su fertilidad.

Así es como se denomina a este tratamiento, una técnica que permite preservar los óvulos mediante congelación para que puedan ser fecundados en el futuro con garantías de éxito. Además, permite conservar los ovocitos con la misma calidad que a la edad de congelarlos, manteniendo sus características intactas independientemente del tiempo que transcurra.

Y es que la reserva ovárica puede verse afectada tanto por el proceso natural de envejecimiento como por distintas enfermedades y tratamientos perjudiciales para la fertilidad (endometriosis, tratamientos oncológicos, etc.), dificultando una gestación evolutiva en el futuro.

Cuál es el mejor momento para vitrificar óvulos

congelar óvulos

Lo ideal es someterse a este tratamiento antes de los 35 años, teniendo en cuenta que a partir de esa edad las anomalías cromosómicas se incrementan año tras año. Contar con una buena reserva ovárica y una calidad ovacitaria óptima resulta fundamental. Aunque todo depende también de las circunstancias personales a la que se enfrente cada una, ya que en muchas ocasiones son ciertos tratamientos o el envejecimiento prematuro de los óvulos lo que hace que dicha decisión se adelante.

No obstante, de forma generalizada, los mejores resultados suelen provenir de pacientes que se han sometido al proceso en edades tempranas. Además, es importante reseñar que el hecho de vitrificar óvulos no reduce la fertilidad futura ni impide que se pueda lograr la gestación de forma natural. Por lo que adelantarse al futuro y mostrarse precavidas también es buena excusa para decidirse a dar este paso tan importante.

Cuántos óvulos hay que congelar y cuánto tiempo duran

Con una cantidad total de 25-30 óvulos maduros, las probabilidades de embarazo pueden ser muy elevadas, sobre todo si la vitrificación se realiza antes de los 35 años. Para ello, es necesario someterse a varios ciclos de vitrificación, concretamente entre 2 o 3 ciclos, ya que el número medio de óvulos maduros que se obtienen en un ciclo de vitrificación de óvulos está entre 8-10 óvulos.

No hay determinación de tiempo que indique el deterioro de los óvulos una vez congelados, sino que una vez vitrificados mantienen sus características intactas independientemente del tiempo que discurra. A la hora de proceder con la congelación, esta se lleva a cabo de una manera tan rápida que se evita la formación de cristales de hielo. Posteriormente, se trasladan a contenedores de seguridad con nitrógeno líquido a -196ºC que permite que se conserven sin perder sus propiedades.

En qué consiste el proceso de congelación de óvulos

la congelación y vitrificación de óvulos

La congelación de óvulos es un proceso sencillo que consiste en tres pasos diferenciados:

- Estimulación ovárica
Se trata de un procedimiento totalmente compatible con la vida social y laboral en la que, como su propio nombre indica, se procede a la estimulación del ovario, de manera que se desarrollen múltiples folículos con un tratamiento hormonal de administración subcutánea durante, al menos, 10 días de duración. Durante este periodo de tiempo, se llevan a cabo controles ecográficos que comprueben el crecimiento multifolicular del ovario durante estos días.

- Punción folicular
En esta fase se procede a extraer los ovocitos que han madurado en los ovarios de manera ecoguiada por vía vaginal bajo sedación. Esta extracción se lleva a cabo en un tiempo de entre 5-10 minutos. Después, se procede a trasladarlos al laboratorio de Fecundación in Vitro (FIV), donde se inicia el proceso de vitrificación. La recuperación de la paciente, tras este proceso, se produce de forma rápida. Normalmente, pasada una hora de la intervención, la paciente recibe el alta y debe permanecer en reposo físico relativo durante 24 horas.

- Vitrificación de óvulos
Una vez en los laboratorios, estos ovocitos maduros son crioconservados mediante solidificación celular a bajas temperaturas y de forma ultrarápida, impidiendo que se produzcan formaciones de hielo y que se produzcan daños en la célula. Después, permanecen almacenados en tanques de nitrógeno hasta que su utilización.

Llegado el momento de utilizar estos óvulos maduros vitrificados, se procede a su fecundación mediante una FIV o una microinyección con el semen de la pareja o del donante. De esta forma, se generan embriones que, posteriormente, serán transferidos a la paciente mediante implantación embrionaria.

Puedes leer más artículos similares a Todo lo que debes saber sobre la vitrificación de óvulos en la mujer, en la categoría de Quedar embarazada en Guiainfantil.com.