Pequeñas cosas que haces por tu hijo y tienen gran efecto en su vida

Cuando los gestos de una madre son la mejor estrategia y el mejor ejemplo para educar a los niños

Maya López
Maya López Licenciada en Filosofía y Letras

Los hijos se fijan en todo, en lo que les decimos y en lo que no; incluso cuando parece que no escuchan ¡lo hacen! ¿Sabes también de lo que se dan cuenta? De esas pequeñas cosas que haces tú por ellos y que, aunque no te lo creas ahora, tienen un gran efecto en sus vidas. Acciones mínimas en apariencia, pero valiosas, ¡muy valiosas!

7 Cosas que haces por tus hijos y que tanto significado tienen para ellos

Pequeñas cosas que haces por tu hijo y tienen gran efecto en su vida

Te pasas el día entero haciendo cosas, no es para menos, parece incluso que te faltan horas en el día para llegar a todo tal y como te gustaría. Sin embargo, no son las cosas rutinarias las que más significan para los peques de la casa; son esos gestos que les llaman la atención, que les hacen ver lo que les quieres y que les ayudan a afianzar su personalidad los que más valoran y más cuentan para ellos.

1. Les lees un cuento por las noches
No hace falta que te lo pidan, ahí que estás tú con el libro en las manos para leer un nuevo capítulo a tus hijos, ayudarles a que cojan el sueño y, muy importante también, fomentar su amor e interés por la lectura.

2. No les metes prisas para que se acuesten
Cuando los niños se van a la cama, sobre todo cuando son peques, suele ser un momento ‘raro’ ya que se separan de mamá y papá. Si les metes prisas porque estás cansada y quieres o necesitas un rato para ti, lo que harás será crearles incertidumbre. ¿Y si haces todo lo contrario? Verán todo lo que les valoras y que en tu escala de prioridades están los primeros.

3. Les das la mano
Coges de la mano a tus hijos cuando te lo piden, así por qué sí, porque les quieres transmitir seguridad y porque sabes que es otra forma fabulosa de fomentar vínculos seguros de apego que seguirán ahí por mucho que pase el tiempo.

4. No te ofendes cuando les das un beso y te quitan la cara
Ni cuando te dicen que no les des muestras de afecto delante de sus amigos, algo que, de no hacer todavía no tardarán. ¡Es como una etapa más por las que todos pasan tarde o temprano!

5. Hablas en positivo
Si tú eres positiva, tus hijos también lo serán, por eso en lugar de decir ‘qué rollo, hoy es lunes’, dices ‘¡a por el lunes! Hoy va a ser un buen día’. ¿Has visto qué diferencia? Ser positiva es otra de esas pequeñas cosas que haces por tus hijos y que tanto beneficios les dan a ellos.

6. No les compras un juguete por las buenas notas
En su lugar ofreces recompensas tan valiosas como pasar un día en familia haciendo las actividades que más les gustan. ¡Eso sí que es un premio que bien merece la pena!¡

7. Te saltas las normas, solo de vez en cuando
Las normas las pones tú. Tú defines cuáles son las conductas adecuadas y tolerables y, de vez en cuando, te saltas la regla, por ejemplo, ‘no se ve la televisión hasta el fin de semana’ pero sorprendes a tus hijos con una sesión de cine en familia el miércoles por la tarde.

7 gestos de una madre que cuentan más que las palabras

Los gestos de una madre cuentan más que las palabras

Somos una especie de ejemplo para los hijos, aprenden de lo que les decimos con palabras, pero sobre todo viéndonos actuar a nosotros. ¿Sabías que hay muchas formas de enseñarles valores? ¿o de que vean que el buen humor es necesario? ¿o de que comprendan que los momentos en familia todo lo curan?

8. No les echas las charla ni dices: ‘te lo dije’
Bueno, vale, tienes razón, ¡me has pillado! Este pequeño gran gesto es prácticamente imposible de cumplir, pero si lo haces al menos una vez de cada 10 ya les estás demostrando que les entiendes, que sabes ponerte en su lugar y que tú también has sido niña y aún te acuerdas de esas ganas locas que te entraban de hacer aquello a lo que te habían dicho que no.

9. Cantas una canción o te pones a bailar
Así, sin avisar, y para hacer ver a los niños que el buen humor no nos debe abandonar nunca.

10. Te ríes tanto o más que ellos
Lo mismo que acabamos de decir y además con el fin de demostrarles que ser madre es totalmente compatible con ser divertida.

[Leer más: 41 chistes cortos para reírse en familia]

11. Levantas la vista del ordenador cuando se acercan a preguntarte algo
Estás trabajando en casa, viene tu hijo para preguntar qué hora es, enseñarte su último cromo o decirte por enésima vez cuánto te falta para terminar y tú y, en lugar de enfadarte, apartas la vista de la pantalla y le respondes con educación y cariño. No te lo parece ahora, pero que sepas que para él significa que en tu escala de prioridades está el primero.

12. Aprendes con y de ellos
No te digo que aprendes cómo se llaman sus personajes favoritos, que también, me refiero en este caso a que aprendes cómo ser mejor madre, a cocinar el plato de la abuela porque ahora es su favorito; también aprendes cómo no ponerles etiquetas y a ser positiva.

13. Favoreces su autonomía
Cuando se cae y tienes claro que es poca cosa, no vas corriendo a por él. Le das unos instantes para que se levante solo y entonces te acercas, le abrazas y le preguntas cómo está. Hay muchas formas de favorecer la autonomía de los hijos, una es esta, otra es darle pequeñas responsabilidades y valorar tanto el esfuerzo como lo que han conseguido.

[Leer más: Fábula en pictograma sobre el esfuerzo]

14. No les das todo lo que piden
‘Quiero un álbum para mis cromos’, ‘ahora más cromos’, ‘esta nueva colección porque la tiene mi amigo’. Sí a algunos caprichos, ¿por qué no?, pero tampoco vale decir que sí a todo. Eso no ayuda a que sepa valorar las cosas y agradecer lo que ya tiene.

Puedes leer más artículos similares a Pequeñas cosas que haces por tu hijo y tienen gran efecto en su vida, en la categoría de Ser madres y padres en Guiainfantil.com.