Arcoíris de costura. Proyecto casero para enseñar a los niños a coser

Actividad infantil de costura creativa con una plantilla casera muy sencilla

Silvia Leal
Silvia Leal Creativa

¡Nos encantan los arcoíris y su magia! En esta ocasión, nos inspiramos en él para que los niños se familiaricen con una actividad universal que se remonta al paleolítico: ¡nos referimos a la costura! Para enseñar a los niños a coser de una forma muy sencilla, te proponemos un proyecto casero con una plantilla muy fácil de preparar: nada más y nada menos que un arcoíris de costura.

Los beneficios de la costura han sido muy estudiados, y es que son muchos y variado: a nivel psicológico nos ayuda a relajarnos o a desconectar la mente; y a nivel físico, favorece la psicomotricidad fina y la destreza manual, entre otros aspectos.

Materiales:

  • Surtido de lanas de colores
  • Aguja lanera
  • Tijeras
  • Regla
  • Lápiz
  • Cartulina
  • Gomaeva
  • Punzón o palillos

Si te gusta la costura o has notado que a alguno de tus hijos le llama la atención, o sencillamente queréis pasar un momento mágico en familia, te proponemos llevar a cabo esta manualidad para niños con la que podrán dar sus primeras puntadas a todo color. ¡Comienza nuestro taller para pequeños costureros!

Cómo hacer paso a paso el proyecto casero de arcoíris de costura

Enseñar a los niños a coser con el arcoíris

El arcoíris va a salir dentro de muy poco... ¡Empezamos a coser! Primero vamos a hacer una muestra para que los niños aprendan a coser de una manera sencilla y, a continuación nos ponemos con el arcoíris.

1. Para que tus hijos se familiaricen con los materiales y aprendan la técnica que utilizaran para coser el arcoíris, comenzad recortando un trozo de cartulina por cada participante en el taller. Ten en cuenta que los niños aprenden con el ejemplo, así que resulta interesante convertirse en uno más y realizar este proyecto casero a la vez que ellos. Recortad un trozo de cartulina que mida 20 cm x 30 cm aproximadamente.

2. Dibujad una línea horizontal en el centro de la cartulina que mida entre 10 y 12 cm. Marcad cada centímetro con un punto pequeño. A continuación, escribid los números del 1 al 10 o del 1 al 12 sobre cada puntito y colocad la cartulina sobre una plancha de gomaeva.

3. Coged el punzón o un palillo de madera, y perforad cada puntito con cuidado para que la cartulina no se doble (o se arrugue lo menos posible), pero que llegue a marcarse en la gomaeva. Para hacer los agujeritos un poco más grandes, es necesario que a continuación traspaséis cada agujerito con la aguja lanera que vais a utilizar.

4. Elegid un ovillo de lana (del color que mas os guste) y cortad un trozo (en costura, este trocito de lana se denomina hebra). Meted la hebra por el agujerito de la aguja lanera (esta acción se denomina enhebrar la aguja) y realizad un nudo doble en el otro extremo de la hebra. Al ser doble, es más resistente a los enérgicos tirones que dan los niños, y evitaremos (en la medida de lo posible) que el nudo se deshaga, traspase la cartulina, o que la cartulina se rompa.

Primeros pasos para que los niños cosan

5. Cuando estéis preparados ¡comenzamos a coser! Introducid la aguja (desde abajo hacia arriba) del punto número 1 al punto número 2. ¡Ya tenéis vuestro primer punto!

Ahora, volved a introducir la aguja por el punto número 3; y del punto número 3 al punto número 2, de esta forma los puntos quedan unidos. ¿Lo veis?

Para pasar al siguiente punto, introducid la aguja del punto número 2 al punto número 3, y repetid la secuencia hasta el final con el resto de puntos. Al finalizar es necesario que hagáis un pequeño nudo para que los puntos no se salgan.

¡Es un punto muy intuitivo! Y los niños podrán guiarse gracias a la numeración. Cuando acabéis, obtendréis cada uno vuestra propia muestra, y tras esta pequeña práctica ¡podréis comenzar con los arcoíris sin problema!

Muestra de costura creativa para niños

6. Para hacer el arcoíris necesitáis una plantilla. Para ello, tan solo tenéis que dibujar un arcoíris sobre cartulina o utilizar un dibujo que os guste. ¿Ya tenéis vuestro dibujo? Comenzad marcando puntitos a 1 cm de distancia (aproximadamente) en cada línea del arcoíris y en el contorno de las nubes.

7. Una vez hayáis marcado todos los puntitos, colocad vuestro dibujo del arcoíris sobre gomaeva, y comenzad a puntear con la ayuda del punzón o de los palillos de madera. Recordad hacerlo con cuidado.

A continuación, traspasad cada agujerito con la aguja lanera para hacerlos un poquito más grandes, así podréis trabajar cómodamente.

Enseñar a los niños a coser con el arcoíris

8. ¡Qué ilusión, ya tenéis vuestra plantilla! Ha llegado el momento de utilizar las lanas de colores. Enhebrad la aguja lanera con una hebra de lana de color rojo; no olvidéis realizar un nudo doble en el otro extremo de la hebra; y utilizad la técnica que habéis aprendido anteriormente para coser la línea exterior del arcoíris.

¡Os ha quedado perfecto!

9. Repite este paso con el resto de colores: naranja, amarillo, verde, azul, morado, rosa, y el blanco para las nubes.

Un proyecto de costura casero para los niños

10. ¡Wow! ¡Qué láminas tan bonitas! ¡Enhorabuena! ¡Os habéis convertido todos en unos pequeños costureros magníficos! Así que os proponemos rellenar el arcoíris y las nubes, solo tenéis que marcar a mano alzada los puntitos, o puntear directamente los agujeros por los que queréis pasar la lana, ¡aunque tenéis muchas opciones!

Podéis pintar el arcoíris, incluso podéis marcar los agujeros y dejarlos sin coser para darle un aspecto de troquelado casero muy original. ¡Podéis mezclar diferentes ideas! pero nosotros os animamos a rellenarlo con lana para conseguir esta preciosa lámina decorativa que podréis enmarcar y colocar en vuestra habitación.

Por qué enseñar a los niños a coser: La lanaterapia

Beneficios de la costura para los niños

Tal y como te contábamos al principio, los beneficios de la costura han sido muy investigados. Muchos de ellos queda recogidos en la guía de costura del programa Juventud y Clubes 4-H de la Universidad de Puerto Rico y de los que hablamos a continuación.

- A nivel mental y emocional, la costura es una actividad que permite frenar el flujo excesivo de pensamientos hasta el punto de 'dejarlos ir' y relajar la mente por completo. Este aspecto es muy positivo para niños que manifiestan signos de ansiedad, estrés o nerviosismo.

Produce satisfacción y felicidad ante la posibilidad de realizar un trabajo con las manos, plasmar ideas en él y/o expresar emociones. Si a tus hijos les gustan las manualidades, no dudes en probar la costura creativa para niños, sin duda alguna vas a fomentar su creatividad.

Conectarán con otros niños que tengan las mismas curiosidades, lo cual les animará a compartir, aprender, y crecer en esta área. Hay muchos niños con talentos 'ocultos' y la posibilidad de desarrollar sus habilidades personales contribuye a disfrutar de una vida más plena. Quién sabe si, además, le estaremos entregando una habilidad que podría ayudarle a encontrar una vocación para su futuro.

- En cuanto a los aspectos cognitivos y físicos, la costura es un excelente ejercicio para los ojos. Favorece la agudeza visual y aumentan las conexiones neuronales. También favorece la psicomotricidad fina, el desarrollo de la propiocepción, y aporta destreza manual mediante el fortalecimiento y la elasticidad de los dedos, la precisión y la coordinación ojo mano.

Además requiere paciencia. ¿Sabías que el desarrollo de la paciencia favorece la concentración? La costura creativa para niños puede ser una buena herramienta para trabajar este aspecto.

Desde Guiainfantil.com te animamos a buscar y compartir aficiones con tus hijos. ¡Que disfrutéis de la magia de los arcoíris!