Obra de teatro corta para celebrar el Día del Libro con los niños

Guion de la representación teatral infantil "Un cuento en blanco" sobre el valor de la lectura

Beatriz Martínez

Representar obras de teatro es una actividad que gusta a los más pequeños. Es ideal, además, para hacer en familia o para utilizar como recurso en la escuela. Y es que guiones de obras de teatro cortas como el que aquí te proponemos hacen que niños y niñas dejen volar su imaginación a la par que se les da a conocer una enseñanza. En este caso vamos a ver el valor de la lectura. ¿Quieres leer el guión de la obra de teatro 'Un cuento en blanco'? Es una representación genial para celebrar el Día del Libro con los niños por todo lo alto. 

Obra de teatro para representar con niños: Un cuento en blanco

Guion de una obra de teatro corta para el Día del Libro

Esta obra de teatro están pensada para hacer con niños de los últimos cursos de primaria. Con ella se pretende hacer ver a los alumnos la importancia de la lectura y todas las cosas buenas que esta les aporta. Damas y caballeros, tomen asiento que la función va a comenzar. ¡No se olviden de aplaudir al final de la obra!

Descripción de la obra: Érase un día cualquiera en la escuela de primaria, la profesora propone a los alumnos una actividad para celebrar el Día del Libro, que traigan su cuento favorito para compartir con el resto de la clase. Leo es el primero en levantar la mano, así que es el elegido para traer a la escuela el cuento que más le gusta. La sorpresa viene cuando los niños descubren que el libro se ha quedado en blanco, todas las letras y todos los dibujos han desaparecido. ¿Has oído hablar alguna vez de mal de la hoja en blanco?

Hasta aquí te desvelamos, tendrás que seguir leyendo para saber el final de esta entretenida obra de teatro corta para hacer con niño que habla de los libros y del lugar tan importante que se les debe dar.

Personajes: Eva (la profesora), Lola, Violeta, Alejandro y Leo. Esta obra está diseñada para unos pocos personajes, pero siempre se puede adaptar para incluir cuantos actores se desee. ¡Los niños se lo pasarán en grande jugando a interpretar!

Lugar de acción en el que se desarrolla la obra: una escuela.

Material necesario para la puesta en escena: un cuento, unos folios en blanco y muchas ganas de pasarlo bien.

Acto primero de la representación de 'Un cuento en blanco'

Se abre el telón. Se ve a los niño (Lola, Violeta, Alejandro y Leo) en clase de lengua y frente a ellos la profesora Eva.

Eva: (dirigiéndose a los niños que están sentados en los pupitres). Para celebrar el Día del Libro vamos hacer una actividad muy especial.

Los alumnos ponen cara de sorpresa.

Eva: Uno de vosotros va a traer mañana a clase un cuento, pero no un cuento cualquiera, sino aquel que sea su favorito y lo va a compartir con el resto de la clase. ¿Qué os parece las idea?

Alumnos: (responden a la vez) ¡Genial! ¡Qué buena idea! 

Eva: ¿Quién de vosotros va a traer el libro?

Leo: (levanta la mano el primero) Yo lo traeré. Mi libro favorito se llama "El león que no sabía esconderse", aunque hace mucho que no lo leo, siempre me ha encantado.

Eva: Estupendo. Leo será entonces el encargado de traer el libro a clase para compartirlo con todos nosotros. 

Suena la campana del recreo. Los alumnos y la profesora salen de escena. Se cierra el telón.

Segundo acto de la obra de teatro corta sobre los libros

Representación teatral titulada

Para esta escena se necesita el cuento. Se abre el telón. Se ve de nuevo a los niños en clase. Están de pie, a un lado de los pupitres.

Leo: Mirad, he traído mi cuento favorito como dijo la profe. ¿Queréis verlo?

Violeta: Yo sí. (Coge el libro y lo ojea por encima, después se lo pasa a Lola)

Lola: (mira el libro con atención) Parece muy bonito, pero ahora no tengo ganas de leer. (Le da el cuento a Alejandro que está justo a su lado)

Alejandro: (coge el cuento de su amigo pero lo deja enseguida sobre la mesa) Es hora de ir a comer. Hoy hay lentejas, yo tengo un hambre... (Se lleva la mano a la tripa)

Todos los amigos salen de escena para ir al comedor. El libro se queda sobre la mesa donde lo dejó Alejandro. Se cierra el telón.

Tercer acto del guion para celebrar el Día del Libro

Para hacer esta escena se ha de cambiar el libro por los folios en blanco que se tenían preparados.

Se abre el telón. Los niños entran en escena de regreso del comedor.

Leo: ¡Qué raro! (coge los folios en blanco). No recuerdo que mi cuento tuviera la portada en blanco...

Lola: (coge los folios con cara de asombro). No solo la portada está en blanco, el cuento entero se ha borrado. No hay ni un solo dibujo, ni una sola letra.

Alejandro: (está al lado de sus amigos) ¿Cómo es posible?

Violeta: No tiene ningún sentido...

Entra en escena la profesora 

Eva: ¿Qué ocurre chicos? ¿A qué viene tanto alboroto?

Violeta: (habla con voz desconcertada) No te vas a creer lo que ha pasado. Hemos dejado el cuento de Leo en esta mesa, nos hemos ido a comer y cuando hemos vuelto hemos visto que ¡se ha borrado por completo!

Eva: (mira a los alumnos con rostro amable) Voy a contaros algo que creo que no sabéis. Los libros, al igual que los niños y los mayores, también se ponen malos. El cuento de Leo tiene el mal de las hojas blancas, por eso se ha borrado todo y se ha transformado en un cuento en blanco. ¿Se os ocurre algo para ayudarle? 

Todos: (con cara pensativa) No, no tenemos ni idea de qué podemos hacer para recuperar el libro y que vuelvan las letras y los colores. 

Leo guarda su cuento en la mochila.

Se cierra el telón

Cuarto y último acto de la obra de teatro

Final feliz para esta obra de teatro para niños

Para esta escena hay que cambiar de nuevo los folios en blanco por el cuento de Leo.

Se abre el telón. Se ve a los protagonistas dentro de la clase.

Lola: Quizás si le damos jarabe...

Violeta: Eso no valdrá de nada, los libros no toman jarabe.

Alejandro: ¿Y si lo dibujamos nosotros? Solo tenemos que reescribir la historia. (Mira a Leo) Leo, ¿de que trataba tu libro?

Leo: Es un libro muy bonito que narra la historia de un león que fue de paseo a la ciudad. Y como la gente se asustaba al verlo, tuvo que esconderse en la casa de una niña a la que no le daban miedo los leones.

Abre su mochila y saca el libro.

Leo: ¡Mirad! Las páginas vuelven a estar bien. (Pasa las páginas y lee el cuento en voz alta) (Este momento es idóneo para que los niños lean el cuento que habían preparado).

Alejandro: Yo creo que lo único que necesitaba el cuento para dejar de estar en blanco es que un niño se acordara de su historia.

Todos: ¡Es verdad! 

Se ve a los niños felices con el libro entre las manos. 

Se cierra el telón. Fin de la obra.

¡Los libros tienen vida si los leemos!