Las molestias del embarazo en el octavo mes de gestación

Cómo aliviar las molestias del embarazo en el octavo mes de gestación

Entramos en la recta final del tercer trimestre del embarazo y, quizá, el octavo mes de gestación sea el más incómodo en cuanto a las molestias del embarazo. Alrededor de la semana 36 de embarazo, las molestias del embarazo pueden intensificarse, el bebé se coloca con la cabeza hacia abajo, preparándose para nacer en posición cefálica, y cada día tiene menos espacio para moverse.

Debido al volumen de un abdomen que sigue creciendo, es posible que en el octavo mes embarazo, sientas que te cuesta más esfuerzo realizar algunas tareas que realizabas antes habitualmente. Además, el niño puede nacer en cualquier momento, así que conviene aumentar el reposo y consultar con el ginecólogo antes de emprender un viaje. Algunos ginecólogos aconsejan tomarse ya la baja laboral.

Las molestias del embarazo en el octavo mes del gestación

Molestias del embarazo en el octavo mes

- Aumento de peso. Engordar entre 9 y 12 kilos a lo largo del embarazo es lo ideal. En cambio, a algunas mujeres les resulta difícil mantenerse en estos parámetros. Si has llegado al octavo mes de embarazo y ya has engordado 11 kilos, es posible que termines tu embarazo con 14 o 15 kilos, si no tomas las medidas oportunas. Tu ginecólogo te recomendará la dieta más adecuada en tu caso.

- Acidez. La acidez o reflujo ácido es una sensación de ardor, que se extiende desde la parte de abajo del esternón hasta la zona inferior de la garganta, como consecuencia de los cambios hormonales. La progesterona relaja la válvula que separa el esófago del estómago, de modo que los ácidos gástricos regresan desde estómago hacia el esófago, y esto produce la sensación de acidez. La progesterona también disminuye las contracciones peristálticas del esófago y los intestinos, haciendo que la digestión sea lenta. Además, a medida que avanza el embarazo, tu bebé cada vez está más grande y presiona sobre tu estómago, desplazando los ácidos estomacales hacia el esófago. Desafortunadamente, en la mayoría de los casos, esto persiste hasta que nace el bebé.

- Contracciones. Hacia la semana 36, el feto suele colocarse en la posición cefálica definitiva para el nacimiento, es decir, con la cabeza hacia abajo. Cuando el bebé alcanza esta posición, puedes sentir contracciones aisladas o dolores difusos en la parte baja del abdomen.

- Hemorroides. El embarazo predispone el cuerpo a las hemorroides y a las varices en las piernas e incluso, algunas veces, en la vulva. Esto se debe a la presión que ejerce el útero sobre las venas de la pelvis. El regreso de la sangre desde las extremidades se hace más lento, aumentando la presión sobre las venas que están debajo del útero, haciendo que se dilaten o ensanchen más. El estreñimiento es otro problema asociado que suele agravar las hemorroides al hacer fuerza para evacuar.

- Estreñimiento. Es una de las molestias del embarazo más comunes y se debe, en parte, a la acción de la hormona progesterona, que hace más lento el movimiento del alimento a través del sistema digestivo. Los suplementos de hierro también pueden empeorar el estreñimiento.

¿Cómo aliviar las molestias del octavo mes de embarazo?

Acidez. Es una de las molestias del embarazo más incómodas para la embarazada. Puedes reducir el malestar que causa la acidez evitando las bebidas con gas, con cafeína y alcohol; el chocolate; los alimentos ácidos como los cítricos, el tomate, la mostaza y el vinagre; los productos con menta y los picantes. Y además:
- Come en pequeñas cantidades cinco veces al día y mastica bien los alimentos.
- Evita tomar mucho líquido con la comida para que no se te hinche el estómago.
- Mastica chicle después de la comida, porque el chicle estimula las glándulas salivales y la saliva ayuda a neutralizar el ácido.
- Cena dos o tres horas antes de irte a la cama, para hacer la digestión antes de acostarte.
- Duerme recostada sobre varias almohadas para elevar la parte superior del cuerpo y que los ácidos estomacales permanezcan en su lugar.
- Usa sólo los antiácidos que te recomiende el ginecólogo. Algunos pueden tomarse durante el embarazo, pero si tienen aluminio, aspirina, o un alto contenido en sodio están contraindicados.

Dolores difusos en la pelvis o falsas contracciones. Evita forzarte a realizar una actividad, si te está causando dolor. Muévete poco, pero con frecuencia y descansa regularmente sentada con la espalda recta y bien apoyada. Y además:
- Evita levantar o empujar cosas pesadas (los carritos de los supermercados suelen provocar un dolor fuerte).
- Siéntate para vestirte. Procura introducir las piernas dentro de los pantalones, faldas o ropa interior cuando estés sentada, nunca cuando estás de pie.
- Intenta no separar las piernas ni hacer movimientos bruscos al subir o bajar de un coche o subir escaleras.
- Practica los ejercicios de Kegel, que ayudan a reducir la sobrecarga sobre la pelvis durante el embarazo.

Hemorroides. Para aliviar tus molestias del embarazo prueba a aplicar una bolsa de hielo sobre la zona afectada, varias veces al día. El hielo ayuda a disminuir la hinchazón y el malestar, lo mismo que los baños agua tibia en el bidé o en la bañera con la zona rectal sumergida. También puedes alternar un tratamiento frío con uno caliente, comenzando con una compresa de hielo seguida de un baño de asiento con agua tibia. Para finalizar, aplícate una pomada o crema específica, que te recomiende el ginecólogo, específica para el embarazo.

Estreñimiento. La fibra será tu mejor aliada para combatir el estreñimiento. Los cereales integrales, el pan integral y, en general, las frutas y verduras frescas poseen un buen contenido en fibra. Acompáñalos siempre de un vaso de agua para que la fibra se hinche en el estómago y ejerza su función de arrastre. Los zumos de frutas, especialmente de ciruela y un kiwi cada mañana pueden ayudarte a visitar el baño con la regularidad que necesitas. Y además:
- Practica ejercicio regularmente. Caminar, nadar y hacer yoga pueden ayudarte a aliviar el estreñimiento.
- Si tienes ganas de ir al baño, no lo dejes para después.
- Consulta con tu ginecólogo antes de tomar un suplemento de fibra.

Molestias en el embarazo, mes a mes

Molestias en el embarazo

Primer mes

Molestias en el embarazo

Segundo mes

Molestias en el embarazo

Tercer mes

Molestias en el embarazo

Cuarto mes

Molestias en el embarazo

Quinto mes

Molestias en el embarazo

Sexto mes

Molestias en el embarazo

Séptimo mes

Molestias en el embarazo

Octavo mes

Molestias en el embarazo

Noveno mes