Miedos de los padres con el Baby Led Weaning con bebés y su solución

Antes de iniciarse en el BLW los padres tienen que evaluar el nivel de desarrollo en que se encuentra el bebé

Andrea Cardozo

En los últimos años se ha ido incorporando una nueva forma de introducir la alimentación complementaria en los bebés, a través del método denominado Baby Led Weaning o de alimentación complementaria a demanda. Con este sistema se han eliminado los purés y papillas del inicio de la alimentación y se han sustituido por trozos, siendo el mismo bebé quien los toma en sus manos y los lleva a la boca. Algunos padres dudan si hacer Baby Led Weaning con los niños porque tienen miedos y dudas. ¡Te las desvelamos todas!   

Ventajas del Baby Led Weaning para la salud del bebé 

ventajas del baby led weaning

Este método, que cada vez está ganando más adeptos, ofrece múltiples ventajas para el desarrollo integral del niño: 

- El niño acepta una gran variedad de alimentos desde temprana edad. 

- El bebé desarrolla sus habilidades motoras con la práctica cotidiana y se integra con mayor facilidad en un importante momento de reunión familiar, la comida.

- Además, se considera que este método favorece lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha denominado alimentación perceptiva, como prevención de la obesidad.

- El niño come despacio, sin distracciones, reconociendo y experimentando diversos sabores y texturas.

- El niño es quien decide cuánta comida ingerir, estando en la responsabilidad de los padres el ofrecer una dieta sana, nutritiva y balanceada.

Los principales miedos de los padres con el Baby Led Weaning 

miedos del baby led weaning

Muchos padres tienen temor de iniciarse en este método, principalmente por uno de los peligros a los que pueden enfrentarse a la hora de comer, sobre todo por el hecho de que, al principio, el niño no controla la cantidad de comida que introduce en su boca y ésta pueda causarle algún tipo de atragantamiento o ahogamiento.

En realidad, desde el momento en que el niño comienza a llevarse diversas cosas a la boca, por curiosidad, tenemos riesgo de que se atragante. Estudios indican que la mayoría de las emergencias pediátricas que se presentan por obstrucción de las vías respiratorias ocurren por objetos y no por comida.

Otros estudios refieren una mayor incidencia de atragantamientos por grumos en los purés o papillas o por menor desarrollo de la masticación, en comparación a los que siguen el método BLW. En todo caso, es un método que, al igual que las papillas, amerita la vigilancia permanente del niño durante el tiempo que se está alimentando.

- Una recomendación básica es que antes de iniciar la alimentación complementaria con este método, los padres acudan al pediatra para evaluar el nivel de desarrollo en que se encuentra el bebé. No basta con que tenga seis meses de edad para comenzar a darle algunos trozos de alimento, debe ser capaz de mantenerse sentado, con su cabeza erguida, haber perdido el reflejo de extrusión y otras condiciones que el especialista evaluará. Este es un aspecto muy importante, que los padres no deben obviar, para disminuir los riesgos al momento de alimentarse. 

- Pero hay otro riesgo importante a tomar en consideración y que muchos padres desconocen, el riesgo a que disminuya la ingesta de hierro y se produzca un déficit nutricional que conlleve a una anemia en el bebé. Este riesgo se corre cuando los padres inician la alimentación complementaria por cuenta propia, sin el debido asesoramiento de un especialista, ya que la tendencia es a ofrecer solo algunas frutas y verduras, que son de bajo contenido en hierro (por el miedo al atragantamiento), teniendo el niño una alimentación poco variada y equilibrada.

Las carnes y los granos son una importante fuente de hierro, tan necesario para el bebé en el primer año. El pediatra te indicará las pautas para el proceso de introducción de cada alimento y sus formas de presentación, de manera que se garantice que el niño reciba las vitaminas y minerales que su organismo requiere.

- Un tercer riesgo que quiero mencionar está relacionado con la conducta familiar y no con el método en sí. Se trata de una excesiva ingesta de sal. Por las condiciones fisiológicas de su organismo en formación, la sal no debe ser introducida en la dieta de los niños menores de un año. Si no se recibe la debida orientación, es muy probable que el plato del niño termine siendo una pequeña porción de la comida que se elaboró para el grupo familiar, recibiendo cantidades de sodio que no está en capacidad de procesar correctamente, aumentando, además, los riesgos padecer hipertensión y enfermedades cardiovasculares en su edad adulta.

Podemos concluir entonces, que el Baby Led Weaning debe aplicarse con responsabilidad. No se trata de reproducir lo que hace la amiga o la vecina porque a ella le funciona con su bebé, debe aplicarse bajo orientación de un profesional para evitar situaciones innecesarias que pongan en riesgo la salud de los niños.

Puedes leer más artículos similares a Miedos de los padres con el Baby Led Weaning con bebés y su solución, en la categoría de Bebés en Guiainfantil.com.