Se puede tener la menopausia aunque acabes de tener un hijo

La menopausia precoz puede darse a partir de los 40 años

Patricia Fernández
Patricia Fernández Redactora en Guiainfantil.com

Se puede tener la menopausia aunque acabes de tener un hijo, no es algo habitual, pero sí posible debido al retraso en la edad de maternidad de la sociedad actual.

En los últimos años la edad en el que las mujeres comienzan a ser madres se ha retrasado notablemente, y eso hace que en ocasiones los segundos y terceros hijos nazcan a partir de los 40 años de la mujer, y que nos encontremos en que nada más ser madres empecemos a tener algunos síntomas de la menopausia.

La menopausia precoz puede darse a partir de los 40 años y se debe a una alteración hormonal en el que se rompe el ciclo habitual de la vida fértil.

Existen algunos indicios de que puedes tener menopausia precoz, aunque acabes de ser madre. Te explicamos cuáles pueden ser y en qué consisten.

Por qué se puede tener la menopausia aunque acabes de tener un hijo

Se puede tener la menopausia aunque acabes de tener un hijo

La menopausia suele aparecer sobre los 47 o 48 años, y el proceso dura entre 2 y 5 años después de que desaparezca la menstruación, pero existe la posibilidad de que se adelante debido a cambios hormonales motivados por el tabaco, la herencia genética o el estrés.

Hay una primera etapa hacia la menopausia, llamada perimenopausia, que comienza con alteraciones del ciclo menstrual y puede durar hasta un año después de que éste haya desaparecido.

Durante esta etapa se producen disfunciones en el ovario, donde las hormonas ya no siguen el ciclo menstrual habitual de la vida fértil, sino que comienzan a tener desarreglos, provocando ciclos menstruales más largos de lo normal, variaciones en el tipo de sangrado, e incluso la falta de la regla algunos meses que pueden llevar a pensar que podemos estar embarazadas.

En este periodo tenemos baja fertilidad y los óvulos son de mala calidad, aunque pueden producirse ovulaciones espontáneas, con lo que sí podemos quedarnos embarazadas.

Estos sangrados, muchas veces no se corresponden con una ovulación real, por eso no son uniformes.

Además de esos síntomas, existen otros de orden psicológico que son indicativo de que estamos sufriendo cambios hormonales como son:

- Trastornos del sueño

- Irritabilidad

- Síndrome premenstrual

- Alteraciones en el estado de ánimo

- Cambios en la piel

- Alteraciones músculo-esqueléticas

- Trastornos del equilibrio

- Sequedad vaginal

Si padeces algunos de estos síntomas y tienes cerca de los 40 años, deberías ir al ginecólogo para que verificase si realmente estás padeciendo una perimenopausia, u otro tipo de alteraciones hormonales distintas.