Destino el cielo. Cuento de ángeles para niños

Cuentos originales para leer con los niños

Te invitamos a leer este original y divertido cuento de la poetisa Marisa Alonso Santamaría: Destino el cielo. Un precioso relato para niños pequeños que podemos leer en voz alta con ellos.

Se trata de un cuento de ángeles para niños en el que dos traviesos angelitos viven un montón de aventuras antes de llegar al cielo. Leer cuentos con tus hijos es una actividad fantástica que fomenta el placer por la lectura, estimula su vocabulario y les invita a soñar.

Cuento de ángeles para niños: Destino el cielo

 Cuentos de ángeles para niños, cuentos sobre angelitos

Correteaban por el cielo dos angelitos traviesos y, de pronto, se dieron cuenta que habían salido del cielo y no sabían volver. Estaban perdidos.

— ¿Qué hacemos ahora? ¿Cómo encontraremos el camino de vuelta? —dijo el angelito mayor. 

Muy cerca de ellos una niña escuchó sus palabras y se presentó ante ellos.

— Hola soy Marina, ¿acaso venís de otro mundo? — dijo extrañada al ver las blancas alitas a los niños.

Los angelitos la miraron sorprendidos y dijeron:

Nos hemos perdido y no sabemos volver al cielo, ¿puedes ayudarnos?

— Yo nunca he estado en el cielo,  — dijo haciendo una pausa pero creo que os puedo ayudar.

— ¡Ahora vuelvo!  — dijo desapareciendo de su vista.

Marina apareció antes de lo que pensaban con un extraño aparato en las manos.

— Es un GPS de mi padre, — informó a los niños. Esto lo usamos cuando salimos de viaje para no perdernos.

Cuando lo encendió una pequeña luz se iluminó.

— Mirad,  tenemos que poner el lugar donde nos encontramos ahora y, eso sí lo sé, — dijo Marina mientras ponía la dirección de partida.

— ¿A dónde queréis ir? — preguntó. 

—¡ Al cielo!  — respondieron los angelitos a la vez.

— Destino, el cielo, — dijo Marina en voz alta mientras ponía la nueva dirección.

Entonces, ante la sorpresa de los angelitos, la máquina habló.

— Hora estimada de llegada las 24.00h.

— Yo os acompañaré dijo Marina enseguida y, siguiendo las indicaciones de la máquina echaron a andar.

— Entrando en el arco iris, — habló de nuevo el aparato, — diríjase al camino rojo. Y los tres fueron hasta allí.

— Continúe en este camino lo que tarda en cantar dos canciones. — habló el GPS.

Y los tres niños cantando, fueron por el camino rojo pasándolo en grande

— Por favor, sitúese en el carril derecho y tomé el camino color naranja, — habló de nuevo el GPS.

— Manténgase en el camino naranja el tiempo necesario para contar tres cuentos.

Y los niños así lo hicieron disfrutando de cada cuento, felices y entretenidos.

— Por favor, tome el ramal amarillo dijo el GPS de nuevo. Manténgase en el camino amarillo el tiempo en que recita tres poesías. Y cada uno recitó la suya.

— Por favor, tome el camino verde. Manténgase en el camino verde lo que tarda en jugar una oca.

Y los niños muy contentos jugaron una partida a la oca.

— Por favor, tome la bifurcación del camino azul. Manténgase en el camino azul mientras juegan al escondite.

Y los tres divertidos jugaron al escondite.

— Por favor, de la vuelta a la rotonda y salga en la tercera salida color añil. Manténgase en este camino mientras va  nombrando a las personas que más quiere.

Y los tres nombraron a sus padres, hermanos, familiares y amigos sintiéndose muy felices.

— Por favor, sitúese en el carril derecho y tome el ramal violeta, está usted muy cerca de su destino.

— Manténganse en el camino violeta el tiempo necesario para despedirse.

Los angelitos se abrazaron entre ellos muy contentos y besaron a Marina después de agradecerle su ayuda. Habían hecho un viaje tan divertido y maravilloso que nunca olvidarían.

Ha llegado usted a su destino, — habló el GPS. Su destino está a la derecha.

Ha llegado al cielo.