13 razones por las que el niño puede tardar en andar

Ejercicios que los padres pueden hacer con su hijo en casa para ayudarle a caminar

Carla Estrada

Por lo general un niño en buenas condiciones y sin patologías motoras, comienza a caminar a los 12 meses, aunque muchos pueden ser antes y muchos otros se tardan un poco más. ¿Cuáles ser las causas por las que un niño puede tardar en andar? Partiendo de la base de que cada bebé es único y tiene un desarrollo psicomotor propio, vamos a intentar buscar esas razones que retrasan sus primeros pasos. 

Posibles causas que explican por qué un bebé puede tardar en andar

13 Razones por la que el niño puede tardar en andar

Como padres estamos esperando con muchas ansias cada momento evolutivo de nuestros hijos, como voltearse, sentarse, gatear, pararse, caminar... y casi siempre estamos comparando el desarrollo psicomotriz de nuestro hijo con otros bebés de la misma edad. ¿Qué es lo ocurre, entonces? Que nos angustia cuando vemos que ya otros han logrado caminar y el nuestro tiene un retraso, por lo que debemos consultar con el pediatra y, si es necesario, con el médico fisiatra para una valoración y búsqueda de las posibles causas del retardo del bebé para caminar.

Cuando a la consulta llegan los padres algo preocupados porque su niño ya tiene más de 1 año y aún no camina, les informo sobre las posibles causas de este retraso, aunque solo después de los 18 meses es cuando se considera que hay un verdadero retraso para caminar y estas son las probables causas:

1. Origen genético
Descubrimos que uno o ambos padres también tuvieron cierto retraso o lentitud para comenzar a caminar.

2. Prematuridad 
Se debe a que es un bebé que nació prematuramente, por lo tanto, su desarrollo psicomotor no puede ser tomado en cuenta por la edad cronológica, sino por la edad corregida.

3. Por tranquilidad
Son bebés pasivos, tranquilos, poco interesados en la actividad física.

4. Por temor
Quizás son bebés que han intentado caminar y por alguna caída pudo sentir temor y no hay que forzarlos.

5. Por precaución
Bebés muy cuidadosos, precavidos, que prefieren arrastrarse sentados o siempre agarrado de muebles o paredes para evitar accidentes.

6. Falta de estimulación 
Son bebés que quizás desde su vida intrauterina fueron poco estimulados, muy sedentarios, todo el tiempo acostaditos o sentados.

7. Por peso elevado
Quizás el ser gorditos, les resta agilidad y movilidad, sobre todo, para pararse y caminar.

8. Por preferir el gateo
Muchos se mantienen gateando mucho tiempo porque les gusta o porque lo hacen en forma sentada y esto les retrasa las ganas y la curiosidad para pararse y caminar.

9. Por el uso frecuente de la andadera o andador
Al poder movilizarse por toda la casa, rodándose en la andadera, disminuye su interés y estímulo para caminar. Y este tipo de aparato produce hipotrofia de la musculatura y ligamentos de las piernas.

10. Por tener siempre ayuda
Por lo general son los bebés que los padres decidieron darles la mano para ayudarlos al inicio, pero ellos se acostumbran a que siempre le den la mano para caminar y les cuesta hacerlo por ellos mismos.

11. Hipotonía generalizada o de miembros inferiores específicamente
Lo que hace que sus músculos sean débiles, lo que les cuesta incorporarse y por ende caminar.

12. Patologías de la vista o auditivas
Que le pueden llevar a sentir temor al momento de desplazarse y hasta por falta de equilibrio.

13. Otras patologías
Que alteran el desarrollo psicomotor, las cuales deben ser diagnosticadas a tiempo por el pediatra en sus revisiones correspondientes. 

Recomendaciones a los padres con niños que se retrasan al caminar 

padres con niños que no caminan

Los padres deberán empoderarse sobre este tema del desarrollo psicomotor y entender que cada bebé es único y que cada uno tiene su ritmo individual de desarrollo psicomotor, por lo que no es recomendable comparar con otros bebés y mucho menos forzarlo.

Pero también saber que se debe consultar con su pediatra cuando el bebé llegue a los 18 meses y no ha comenzado a caminar. El facultativo recomendará sesiones de fisioterapia, en caso de que sea necesario, para fortalecer la musculatura o para tratar patologías que limiten o impidan la deambulación. En casa se pueden estimular de la siguiente manera:

- Acondicionar la casa para la seguridad del bebé: recoger algunos muebles, tapar los toma-corrientes, colocar rejas en los bordes de las escaleras, quitar los objetos de vidrio que estén a la mano del bebé, guardar los objetos que consideremos peligrosos, protectores en gavetas...

- Cuando esté parado, sujetándose de algún mueble u otra cosa, colocar cerca de él un juguete que le llame la atención para que se desplace a buscarlo.

- Cuando el bebé decida pararse por sí sólo y mantenerse por algún tiempo de pie o dar un paso, felicitarlo, alegrarnos y aplaudirlo, pero sin escándalos, para que no se asuste y deje de hacerlo.

- Estimular su caminata con el aparato llamado 'caminadora', que le permite que se apoye sobre ella y a la vez el bebé por cuenta propia lo va empujando y dando sus pasos.

- Nos colocamos detrás del bebé y lo tomamos por los brazos, (sin levantarlos sobre sus hombros, para evitar lesiones en sus articulaciones), llevándolos hacia adelante y lo ayudamos a dar pasos, pero evitar hacerlo frecuente para que no se acostumbre a la ayuda que le proporcionamos.

Puedes leer más artículos similares a 13 razones por las que el niño puede tardar en andar, en la categoría de Primeros pasos en Guiainfantil.com.