Hipertonía en bebés. Reconoce esta alteración del tono muscular

Consecuencias de no tratar la hipertonía en niños recién nacidos

Lidia Expósito Peral
Lidia Expósito Peral Fisioterapeuta y Osteópata

Los bebés nacen fisiológicamente con una hipertonía en miembros superiores e inferiores. Tienen los brazos y las piernas flexionados, nos cuesta estirárselos y mantienen los puños cerrados. Con el paso del tiempo, esta hipertonía en bebés va desapareciendo, pero ¿qué ocurre si eso no es así?

Qué es la hipertonía en los bebés

qué es la hipertonía en bebés

La hipertonía es un aumento anormal del tono muscular y, el tono muscular, es la resistencia que nota un examinador al movilizar pasivamente una articulación. Si encontramos una resistencia excesiva ante una movilización, hablaremos de hipertonía.

En general todo los bebés tiene algo de hipertonía, pero es algo transitorio. En el caso de los prematuros suelen ser más propensos a tener hipertonía, ya que les faltó desarrollo en el vientre materno. Por otro lado, los adultos mantenemos una hipertonía aislada durante en sueño, o si sufrimos un coma.

Existen diferentes grados de hipertonía: desde una rigidez, que sería la condición más leve, hasta una espasticidad, que es un grado mayor. Si es grave, podría causar retracciones musculares y deformidades, produciendo una limitación funcional e, incluso, afectar a las actividades de la vida diaria y a su calidad de vida.

Los niños hipertónicos suelen ser 'más adelantados'. Suelen ser inquietos y algunos están en constante tensión, son rápidos, ágiles…

En la espasticidad la resistencia a la movilización pasiva aumenta con la velocidad de movimiento del miembro y el aumento del  tono muscular es exagerado y permanente hasta en el reposo muscular. En la rigidez, la hipertonía no aumenta con la velocidad.

La espasticidad puede producirse tras un traumatismo craneal importante, o después de una lesión cerebral donde se produce una falta de oxígeno, en lesiones medulares, esclerosis múltiple, puede ser secundaria a enfermedades neurológicas, parálisis cerebral infantil etc.

Cuando intentamos extender el codo de una persona con espasticidad, nos encontramos con una resistencia que va aumentando, y si cedemos en el movimiento, su codo se volverá a flexionar rápidamente hasta quedarse como estaba al comienzo.

Signos de hipertonía en recién nacidos 

La hipertonía transitoria es bastante frecuente. Suele diagnosticarse alrededor de los tres meses y desaparece alrededor de los 18 meses. El aumento del tono en este caso va desde la cabeza hacia los pies. Son niños que sostienen la cabeza muy tempranamente, van más erguidos, se mantienen boca abajo antes, etc. Otros síntomas de hipertonía en recién nacidos son: 

- Persistencia de los puños cerrados.

- Pie equino (hacia abajo) y dedos flexionados.

- Marcha de puntillas.

- Piernas en triple flexión (tobillo, rodilla y cadera dobladas) o en extensión completa.

- Contracciones musculares. Musculatura flexora de los brazos (bíceps) muy duros al igual que los isquios en las piernas.

- Acortamientos musculares. Les cuesta estirar los brazos o las piernas.

- En una hipertonía fuerte, los movimientos son lentos o escasos, y existe dificultad para comenzar o terminar el movimiento.

- Movimientos exagerados ante sonidos fuertes o imprevistos.

- A veces se asocian problemas visuales.

- Problemas de manipulación, coordinación y equilibrio.

- Dificultades en la deglución. 

¿Qué tratamientos son los más adecuados para tratar esta patología?

Es importante detectarlo con prontitud para evitar la pérdida de elasticidad muscular que puede producir la adquisición de malos patrones motores.

Existen diferentes medicamentos que pueden ayudar a relajar la musculatura. Cuando se encuentra muy espástica, el médico puede inyectar bótox, e incluso se puede recurrir a la cirugía para realizar alargamientos de tendones o para hacer transferencias tendinosas para dar fuerza a músculos débiles.

El trabajo de los fisioterapeutas consiste, por medio de diferentes técnicas, en ayudar a relajar la musculatura en tensión y en fortalecer la musculatura que esté débil. Facilitar la adquisición de patrones de movimiento normales, un mejor desarrollo psicomotor, y una postura lo más óptima posible, evitando retracciones que pueden producir deformidades frecuentes como el pie equino con los dedos en garra, el flexo de rodilla, la escoliosis etc.

Para ello utilizarán masoterapia, estiramientos, electroterapia, férulas u órtesis, métodos como el de Bobath, Voita, kabat, Le Metayer,  Perfetti, Rood...

Consejos para padres con bebé con hipertonía 

Ante la sospecha de una alteración en el tono de un bebé o un niño, lo más importante es acudir a profesionales como el pediatra y el fisioterapeuta experto en pediatría, para que realicen un diagnóstico precoz, y poder comenzar con el tratamiento lo antes posible.

- Realizar masajes relajantes de la musculatura implicada.

- Aprender y practicar los estiramientos que le indique su fisioterapeuta.

- Movilizar piernas, brazos y dedos.

- El baño con agua calentita, y si se puede en piscina, ayudará a relajar la musculatura y a favorecer la movilidad de las articulaciones al desgravitar los miembros.

- Estimular sensorialmente al bebé. Ofrecerle objetos de diferentes texturas, tamaños…