Cuidados en la cabeza del bebé recién nacido para evitar malformaciones

Consejos para prevenir la plagiocefalia, una deformidad del cráneo en niños

Carla Estrada

Cada vez son más frecuentes los bebés recién nacidos que presentan una malformación en el cráneo, lo que se conoce con el nombre de plagiocefalia. ¿Se puede evitar esta deformación del cráneo? Cuando se produce por causas intrauterinas, directamente hay que someter al pequeño a un tratamiento, pero si el niño nace sin ninguna alteración, los padres deben prestar especial cuidado en la cabeza del bebé recién nacido para evitar malformaciones.  

Conociendo un poco mejor la cabeza del bebé recién nacido  cabeza del bebé recién nacido

Cada día admiro más la grandeza de la naturaleza, sobre todo, cuando nace un bebé por vía vaginal, ya que le permite pasar por un canal que es bastante estrecho. Y lo hace 'sin problema' porque las estructuras de su cráneo, que son huesos blandos, tienen la capacidad de superponerse y comprimirse para ajustarse al estrecho canal de la vagina; así, de esta forma, por un proceso llamado 'moldeado', el feto sale sin complicaciones la mayoría de las veces.

En este proceso no solo los seis huesos del cráneo (frontal, occipital, 2 parietales y 2 temporales) trabajan, sino también otras estructuras llamadas fontanelas y suturas tienen parte importante en el proceso de modelamiento.

Las fontanelas principales son la anterior y la posterior y ellas permanecen abiertas hasta cierta edad para permitir que crezca y se desarrolle el cerebro del bebé. La fontanela anterior se cierra entre los 9 a 18 meses y la fontanela posterior entre el primer y el segundo mes de vida del pequeño. Si se produce un cierre prematuro de las mismas, hay que evaluar de manera periódica para ir observando la presencia de complicaciones, lo que se conoce como 'craneosinostosis'. 

Por supuesto cuando nace nuestro bebé esperamos que todo sea perfecto, pero si nace por vía vaginal, su cabeza por lo general es de forma de cono, la cual con el paso de los días va redondeándose; en ocasiones esa deformidad puede mantenerse, por lo que debemos consultar con el pediatra para buscar la solución.

Cuando recibo a los recién nacidos en mi consulta y les practico un examen físico exhaustivo, una de las partes que me llama mucho la atención es la cabeza, la cual la reviso buscando alguna deformidad o alteración de sus estructuras, no solo que sea visible, sino también palpable, y es que una de las deformidades más frecuentes es la plagiocefalia. 

La plagiocefalia, una deformación de la cabeza del bebé recién nacido que va en aumentoplagiocefalia

La plagiocefalia se puede definir como una deformidad asimétrica del cráneo, producida por una presión constante, ejercida sobre la misma región de éste, la cual puede observarse desde el nacimiento del bebé o puede ir desarrollándose en las primeras semanas o meses de vida.

Puede tener su origen intrauterino (causas prenatales), sobre todo, cuando hay embarazos múltiples, por el poco espacio que hay entre los fetos, que los lleva a tener posiciones anómalas que comprimen el cráneo de forma constante, o también en embarazos con oligoamnios, donde no hay suficiente líquido amniótico que amortigüe los movimientos del bebe dentro del útero.

El otro origen o causa de la plagiocefalia puede ser extrauterino, también llamada posicional (causas postnatales), debido a la posición que adopta él bebé a la hora de dormir, o sea, una misma postura constantemente, lo que hace que el hueso tienda a hundirse de ese lado (los huesos son blandos hasta cierta edad de 14 a 18 años) y produce entonces la asimetría de la cabeza.

En los últimos años la frecuencia de estos casos en la consulta pediátrica ha aumentado paulatinamente, teniendo actualmente una incidencia del 40% en menores de 1 año de edad. Esto se explica porque desde el año 92 para acá, con el objetivo de prevenir el síndrome de muerte súbita del bebé, la posición de los recién nacidos al dormir ha cambiado mucho. Ahora lo recomendado es dormir boca arriba, por lo que si se acuesta al bebé siempre del mismo lado o de la misma forma, se producirá una presión constante de esa parte del cráneo, lo que ocasionará la plagiocefalia. 

Recomendaciones para los padres: Cómo evitar malformaciones en la cabeza del bebé recién nacido 

malformaciones en la cabeza del bebé recién nacido

El mes pasado me llevaron a la consulta un lactante menor de 2 meses de edad con una plagiocefalia posicional a nivel del hueso occipital (cabeza aplanada por la parte posterior). Le expliqué a los padres, los cuales estaban bien preocupados, que es una patología que tiene un tratamiento sencillo si es antes de los tres meses de edad y que consiste en:

- Al dormir colocar al bebé boca arriba en la cuna, del lado prominente de la cabeza. 

- Colocarlo boca abajo el mayor tiempo posible, cuando esté despierto solamente.

- Usar unas almohaditas especiales, que tienen una depresión para no apoyar el hueso afectado.

- Hacer ejercicios del cuello cuando hay patología asociada de esta zona, como una tortícolis con la plagiocefalia.

Si a partir de los 3 meses no hay mejoría, la conducta es ortopédica, la cual debe llevarse a cabo antes del año de edad, ya que habría el riesgo de mantenerse la plagiocefalia por el cierre de las fontanelas y las suturas.

El tratamiento ortopédico se realiza colocando lo que se denomina banda ortopédica, la cual se coloca alrededor de la cabeza y tendrá puntos de presión en los sitios que se requiera. Los resultados son muy alentadores.

El 48 % bebés con plagiocefalia que no reciben tratamiento a tiempo pueden tener complicaciones como son:

- Secuelas estéticas que en un futuro pueden generar problemas de autoestima severa, sobre todo por el bulliyng que pueden propiciar sus propios amigos, compañeros del colegio e incluso familiares.

- Y posible retraso psicomotor y cognitivo, ya que se pueden alterar zonas del cerebro por falta de desarrollo del mismo.  

Mi paciente actualmente se encuentra con terapia posicional y luce bastante mejor, por lo que concluyo insistiendo en que lo más importante para evitar que se produzca una plagiocefalia es la prevención, por supuesto siempre que sea posicional, por lo que recomiendo:

- Cambiar la posición de la cabeza cada tres horas, mientras él bebé se encuentre durmiendo en la cuna, intercalando lado derecho y lado izquierdo.

- Cuando se está amamantando, evitar que la cabeza del bebé presione sobre el antebrazo de la madre constantemente, o sea, lo más conveniente es cambiar las posiciones al dar el pecho.

- Mientras el bebé no se voltee por sí sólo, colocarlo boca abajo frecuentemente cuando está despierto.

- Consultar con el pediatra lo más pronto posible si se observa alguna deformidad de la cabeza de su bebé.