Puntera tecnología para evitar intercambios de bebés en el hospital al nacer

Los datos del recién nacido se recogen y vinculan a los de la madre con radiofrecuencia

Carla Estrada

Cada día aparecen nuevas tecnologías que revolucionan nuestra vida y la hacen más moderna, más práctica y más segura, y esto se aplica a cualquier ámbito, llegando incluso al momento más importante de todo ser humano, como es el nacimiento. ¿Te imaginas un sistema por el cual se puedan evitar intercambios de bebés en el hospital en el momento que llegan a este mundo? Métodos que, por suerte, ya son realidad en algunos países y que pueden ahorrar un drama en familias en las que sus bebés son cambiados al nacer.

Métodos punteros para evitar cambios de bebés en maternidad

evitar intercambios de bebé en el hospital al nacer

Esta nueva tecnología tiene la finalidad de evitar los cambios, robos o secuestros de los recién nacidos, que puedan suceder en los centros de maternidad públicos o privados posterior al nacimiento de los mismos, quedando los padres, sobretodo la madre, desbastada y sin la seguridad o certeza de volver a tener a su bebé.

Pareciera una historia de telenovelas o de cine, pero cada día suceden más casos, donde se conoce de recién nacidos que han sido intercambiados o robados en el momento de separación de la madre, que lamentablemente no llegan a descubrirse o si se logra con el paso de los años, quizás ya sería muy tarde.

Esta nueva tecnología, que se está usando en países como Brasil y España, funciona con bastante seguridad para identificar al recién nacido al momento de nacer, ya que los actuales sistemas de identificación son vulnerables y pueden llegar a cometer errores de identificación, que se puede prestar para que se lleve a cabo el intercambio, robo o secuestro del bebé.

Esta tecnología combina un lector o registro biométrico, y lo que se denomina RFID, que es un identificador por radiofrecuencia. El lector o registro biométrico toma las huellas dactilares del recién nacido, pero como estas impresiones son muy pequeñas, ya que son sus deditos, se coloca la mano completa en el sensor, en vez de colocar individualmente cada dedo. De esta manera registrará lo que se llama 'la impresión palmar', siendo escaneada por completo a precisión y, según la seguridad de este sensor biométrico, es de un 100%.

La impresión palmar es recogida a penas el bebé nace, en la misma sala de parto o quirófano, junto a la madre biológica y, en seguida, los datos son vinculados a los de la madre para permitir la identificación sin errores ni confusiones.

O sea, el lector biométrico va a registrar tanto las huellas de la madre como las de su bebé inmediatamente después del nacimiento, con la finalidad de que sea una identificación inequívoca, exacta y permanente del recién nacido.

Se debe tener en cuenta que muchas veces hacer el registro de las huellas del recién nacido se torna un poco difícil por ser su mano tan pequeña, por la presencia de restos de líquido amniótico, sangre o hasta por la posible hipotermia que pueda sufrir en ese momento.

Por otra parte, cuando se realiza la identificación por radiofrecuencia, ésta permite monitorizar en tiempo real, tanto a la madre como al bebé y podemos detectar en todo momento donde se encuentra cada uno.

Si la madre y el hijo son separados o distanciados más de los metros reglamentarios, sonará una alarma activando el sistema de seguridad del hospital o centro privado, que automáticamente cerrará las puertas del mismo y bloqueará los ascensores, evitando de esta forma el robo, secuestro o manipulación del recién nacido dentro de la misma maternidad.

Así es como funciona la nueva tecnología innovadora de registro biométrico e identificación por radiofrecuencia, esperando que se extienda a todos los centros de maternidad pública o privada del mundo entero, para una mayor y completa tranquilidad de los padres y resguardo de los recién nacidos.

Para concluir me permito dejar una recomendación que debería también cumplirse en todas las maternidades y es trasladar al recién nacido junto a su madre inmediatamente posterior a su nacimiento, después de realizar el apego precoz y la atención primaria por parte del pediatra (a menos que haya alguna eventualidad en cuanto a su salud o vitalidad, que deba mantenerse en Reten) para que inicie la lactancia materna dentro de la primera hora de su nacimiento y estar al resguardo de su madre, para un mayor control de seguridad del mismo.

Puedes leer más artículos similares a Puntera tecnología para evitar intercambios de bebés en el hospital al nacer, en la categoría de Recién nacido en Guiainfantil.com.