Las muchas destrezas que los niños desarrollan al jugar con el agua

Todos los beneficios que jugar con el agua tiene para tus hijos, sin importar su edad

Cristina Barranco

Cuando llega el buen tiempo debemos considerar a uno de los protagonistas esenciales por naturaleza, el agua. Pero, ¿sabemos qué beneficios tiene jugar con el agua? Sobre todas las habilidades y destrezas que los niños pueden desarrollar a partir de los juegos acuáticos es de lo que vamos a hablar a continuación. Porque, además de en los libros, los niños pueden aprender mucho de los elementos naturales que les rodean.

La atracción de los niños por el agua es evidente. Provienen de un entorno acuático, por lo que brindarles dicho elemento para jugar y aprender mediante la experimentación es muy beneficioso. El agua es un elemento que encontramos en el medio natural, siendo imprescindible en nuestras vidas. Por esto, debemos aprovecharlo para motivar a los niños y niñas en la adquisición de nuevos aprendizajes útiles en su día a día, a través de actividades tanto en entornos de interior como de exterior.

Ideas de juegos divertidos con agua para los niños

Destrezas de los niños al jugar con agua

Para explorar debemos partir de la curiosidad que este recurso natural aporta al ser humano. A continuación, expondremos una serie de actividades que ayudarán a la adquisición de habilidades y destrezas para el desarrollo integral de la persona.

Algunas de las actividades esenciales que podemos llevar a cabo en el entorno familiar son las siguientes:

1. Juegos en la bañera
El baño es una de las primeras experiencias que los niños tienen con el agua favoreciendo así la familiarización con el medio acuático. Es un período de relajación y bienestar en el que el contacto con el agua les permitirá experimentar nuevas sensaciones mediante esta rutina de higiene pudiendo mejorar su salud e incluso la conciliación del sueño.

Además, cuando son pequeños se trata de un espacio en el que pueden interaccionar con el agua y sus juguetes. Por ejemplo, mediante la transferencia de líquidos de un envase a otro, la observación de elementos que flotan, lo que sucede cuando los objetos golpean el agua, el chapoteo etc.,

Todo esto corresponde a experimentos con agua que serán enriquecedores para el desarrollo, pues se tratan de actividades en las que se tiene la oportunidad de percibir el agua a través de los sentidos contribuyendo al conocimiento del entorno más cercano a partir del descubrimiento, llegando a convertirse en el momento más esperado del día.

Asimismo, es un tiempo en el que el adulto debe aprovechar para conectar con los más pequeños tratando de jugar con ellos, forjando así una relación de confianza y complicidad. Además, el adulto puede realizar juegos en los que el niño o niña pueda autoconocerse, por ejemplo, señalándoles y nombrándoles las diferentes partes de su cuerpo.

Jugar con agua es bueno para los niños

2. Cepillarse los dientes
Es una práctica que realizamos desde edades tempranas, pero... ¿por qué es tan beneficiosa? Se trata de una actividad con la que desarrollan casi todas sus habilidades motoras para lograr un correcto lavado bucodental, mejorando la coordinación visomotora y la motricidad fina mediante el manejo de objetos tales como el cepillo de dientes.

Asimismo, les ayuda a aprender hábitos saludables como la importancia de la salud bucodental a través de una rutina diaria que ayudará a los niños y niñas a ser autónomos y responsables y no solamente con el cuidado e higiene personal sino mediante la concienciación e importancia del medioambiente y en este caso en concreto, del agua. Por ejemplo, enseñando a los niños a cerrar bien el grifo durante el enjuague bucal.

3. Lavar los platos
Es una actividad que se inicia a través de los juegos de rol como jugar a las casitas, en los que los niños imitan las acciones llevadas a cabo por los adultos. Esta acción permite que sean capaces de identificar y valorar sus características perceptivo motrices pudiéndolas aplicar a las tareas de su vida cotidiana, generando una mayor autonomía, independencia y comprensión del medio. En este caso podrán observar la importancia de su entorno físico y social, conociendo aspectos como las propiedades y aplicaciones del agua.

Se debe destacar que el adulto debe involucrar poco a poco a los niños y niñas en estas actividades del hogar brindándoles un aprendizaje práctico y habilidades necesarias para su desarrollo y crecimiento personal como la autoconfianza.

Juegos y los beneficios de que los niños jueguen con agua

Beneficios de que los niños jueguen con agua

Además de estas actividades de interior, las realizadas en el exterior nos proporcionan multitud de beneficios. Les mostramos algunas de estas:

4. Juegos con agua y arena
Se trata de una actividad que se suele realizar en espacios naturales como las playas. El simple hecho de planear actividades al aire libre favorece la creatividad, la autonomía y las habilidades sociales de los niños. Por eso, resulta muy beneficioso que los niños jueguen con la arena o el barro, por ejemplo.

De este modo, el adulto debe aprovechar el deseo de experimentar y conocer que tienen los niños para estimular su crecimiento a través de los juegos. Por ejemplo: realizando castillos de arena con los que podrán visualizar qué sucede cuando se moja, percibir el cambio de su textura, etc., desarrollando sentidos como el tacto. Asimismo, se debe considerar el desarrollo de la motricidad ya que el niño estará en continuo movimiento llevando a cabo acciones como recoger agua o arena.

En este caso mejorará la motricidad gruesa al correr o saltar por la orilla del mar, así como la motricidad fina al estar manipulando la arena y los diferentes instrumentos como las palas o cubos para construir sus propios castillos. Así, aprenderán a controlar sus movimientos y adquirirán independencia en sus tareas, esenciales para la formación de los niños.

Por otro lado, esta actividad permitirá el desarrollo cognitivo y lingüístico al conseguir un vocabulario nuevo vinculado con el contexto en el que se están desenvolviendo. Por ejemplo: húmedo, seco, etc., mejorando su imaginación gracias a la conexión con el ambiente.

Otro aspecto a considerar es la socialización, ¿cuántas veces hemos ido a la playa de pequeños y hemos establecido lazos con otros niños? Al relacionarnos e interactuar con otros niños y niñas reforzamos valores como el compañerismo, la empatía e incluso contribuye a la autoestima, aspectos esenciales en el desarrollo infantil.

Más juegos con agua fuera de casa para los niños

Juegos divertidos con agua para los niños

5. Regar las plantas
El agua es un nutriente necesario para la vida de seres vivos como las plantas. El hecho de enseñar a los más pequeños de la casa esta acción les aportará beneficios como la responsabilidad y el compromiso del cuidado del planeta.

Asimismo, ver que las plantas crecen les proporcionarán satisfacción y favorecerá su autoestima y crecimiento personal. En cuanto a los adultos pueden proponerles actividades como: regar, plantar, trasplantar, etc., de esta forma se favorecerá su concentración y el trabajo en equipo.

6. Globos y pistolas de agua
Se tratan de juegos divertidos que permiten refrescarnos. Gracias a estar en movimiento ayuda el desarrollo físico y a aspectos como la coordinación, el equilibrio y la atención al tener que estar alerta para esquivar a los compañeros. Dichos juegos se suelen llevar a cabo de manera grupal por lo que además, potencian aspectos tales como la socialización y las relaciones afectivas como la amistad.

7. Bucear
El ejercicio de sumergirse en el agua de la piscina o la playa es uno de los más practicados. ¿Sabemos qué aporta el estar rodeado de esta en el desarrollo de la persona? Esta actividad ayudará al desarrollo de la psicomotricidad, así como la coordinación y orientación espacial al tener que desplazarnos bajo el medio acuático. Del mismo modo, se precisará de una mayor consciencia y control corporal contribuyendo a la respiración al tratar de conseguir un equilibrio para conseguir hacer movimientos como el aleteo.

Además, si practicamos este deporte en el mar nos permitirá un mayor contacto con la naturaleza pudiendo conocer un poco más acerca de los paisajes marinos contemplando la fauna y la flora oculta en las profundidades oceánicas. Este hecho ayudará a aprender aspectos interesantes sobre este medio, lo que contribuirá a la mejora de sentimientos como la felicidad, tranquilidad y la conservación del medio ambiente.

Los juegos acuáticos para los niños

Cabe destacar que es un deporte que se puede realizar con otras personas pudiendo forjar relaciones afectivas pues fomenta el compañerismo y la confianza al ayudar a los demás a equiparse velando por su seguridad. En cuanto a las relaciones de comunicación que se establecen son diferentes a las de otras actividades pues se basan en gestos y miradas claves para establecer contacto.

Eso sí, tal y como menciona la guía de 'Consejos de Seguridad durante el verano para niños y familias' del Departamento de Niños y Familia de New Jersey (Estados Unidos), cuando disfrutamos de los niños en el agua debemos tener en cuenta una serie de precauciones, ya que el ahogamiento es una de las principales causas de muerte en los niños: nunca dejar al niño solo, la supervisión debe ser continua, enseñar a los niños a nadar...

8. Excursiones vinculadas con el medio acuático
Al destacar estas salidas en las que tenemos contacto con el agua es necesario mencionar los beneficios que esta nos aporta. La mayoría hemos realizado salidas a parques acuáticos en las que las risas han estado aseguradas. Y es que el agua nos aporta felicidad, mejora el desarrollo psicológico evitando sensaciones de estrés o ansiedad e incluso ayuda a nuestro sistema inmunológico.

Por todos los beneficios que tiene este tesoro de la naturaleza debemos protegerlo para poder seguir disfrutando de su existencia en nuestras vidas. 'El agua es la fuerza motriz de toda la naturaleza', Leonardo da Vinci.

Puedes leer más artículos similares a Las muchas destrezas que los niños desarrollan al jugar con el agua, en la categoría de Aprendizaje en Guiainfantil.com.