Cómo es tu hijo según su forma de sentarse

Un test de personalidad basado en la forma en como nos sentamos

Estefanía Esteban

¿Tímido, extrovertido? ¿Le cuesta hablar en público?... Muchos niños comienzan a formar desde muy pronto su personalidad, y los gestos y tics que tienen y hacen sin querer, les delatan. Lo mismo que a un niño tímido le costará mantener la mirada con otra persona, uno extrovertido, mostrará mucho más 'descaro' a la hora de interactuar con el resto. 

Nuestro cuerpo habla, así que solo hay que aprender a observar. Por ejemplo, podemos ver muchas cosas en la forma que tenemos de sentarnos. Observa este divertido test: te decimos cómo es tu hijo según su forma de sentarse.

El test que te dice cómo es tu hijo según su forma de sentarse

El test que dice cómo es tu hijo según su forma de sentarse

Observa bien estas imágenes... ¿ves en alguna a tu hijo identificado? ¿O te ves identificado tú? (recuerda que este test sirve también para los adultos). 

Es cierto que cambiamos de postura muchas veces, pero siempre hay una que solemos utilizar con más frecuencia, sobre todo, si hay más personas delante. Imagina que estás en una reunión: ¿qué postura adoptarías? O enfocado a tu hijo, que está en casa de unos amigos tuyos y debe estar sentado. ¿Cómo lo haría?: ¿con las piernas cruzadas, rectas, hacia afuera o hacia dentro?... Una vez que encuentres la respuesta, busca el significado aquí: 

Postura A (Con las piernas hacia dentro o separadas): Las piernas muy separadas o mejor dicho, las rodillas muy separadas (puede que las piernas tiendan hacia dentro), denota falta de concentración o problemas para mantener durante un tiempo la atención. Es propio de niños más activos, algo nerviosos y puede que algo 'revoltosos'. Esto no significa que tengan problemas en el colegio. Es más, pueden ser niños muy listos y creativos, pero con problemas para organizar sus alborotados pensamientos. ¡Tal vez sean tantos que no consiguen dominarlos! En los adultos además, es indicativo de personas que buscan el confort.

Postura B (Con las piernas cruzadas): Una postura muy típica de los más soñadores. Son niños muy imaginativos y creativos, algo despistados y con mucha pasión por lo que hacen ilusionados. Les encanta comenzar proyectos y tienen un pensamiento crítico bastante desarrollado. Es decir, que les gusta seguir 'su propio camino', y pensar por sí mismos. Quizás sean un poco rebeldes, pero esto se debe a que creen firmemente en sus ideas y piensan defenderlas a capa y espada. En los adultos también está relacionado con personas con una gran creatividad y una fuerte imaginación que hace que a veces los demás le vean como alguien 'diferente'.  

Postura C (Con las rodillas juntas): Suele ser típico de niños divertidos y creativos. Les gusta reír y se alejan de los problemas. Son positivos y no les cuesta nada hacer amigos. Sin embargo, en los adultos, también puede significar falta de madurez, ya que está más relacionado con el mundo infantil. Son sinceros y el problema es que a veces hablan sin pensar, lo que les lleva a cometer alguna que otra 'metedura de pata'. 

Postura D (Piernas rectas): ¿Un niño que se sienta con las piernas rectas? Estarás pensando que no es posible, pero sí, los hay. Es común entre los niños ordenados, disciplinados y muy inteligentes. Son niños que parecen más maduros para la edad que tienen. Y aunque por fuera parezcan racionales, responsables y muy serios, son niños sensibles que tienden a ocultar sus sentimientos y pueden sufrir mucho antes las equivocaciones o ante algún castigo, ya que no les gusta nada los conflictos (ni con los demás ni consigo mismos). Todo esto es similar en la etapa adulta. 

En esta ocasión hay una ligera variante más común entre los adultos: sentarse con las piernas juntas pero inclinadas hacia un lado. Esto indica que la persona suele ser muy ordenada y que además sabe que cada cosa tiene un momento, así que organizan todo a la perfección, de forma meticulosa, para que no se les escape nada. Sin duda, unos grandes estrategas. 

Y sí, ya sabemos que los niños más pequeños se sientan de muchas otras formas: con las piernas cruzadas, sobre los muslos, en forma de 'W'... Pero eso lo hacen cuando están en el suelo, y además no son las posturas más recomendables. Recuerda que algunas formas de sentarse pueden repercutir de forma negativa en su espalda. Evita que tu hijo se siente 'de cualquier forma', y sobre todo corrígele si se sienta sobre una pierna o en forma de 'W'.