Liderazgo en la infancia - ¿Qué haces para que tu hijo sea un líder?

¿Cómo enseñar a los niños a autoliderarse y liderar con empatía? 12 meses 12 cualidades

Beatriz Martínez
Revisado por Matti Hemmi, Experto en autoliderazgo, el

Cuando hablamos del éxito nos viene a la mente ejecutivos con altos cargos o directivos con cientos de responsabilidades. Sin embargo, el éxito también es un concepto que se puede aplicar a los niños siempre y cuando sepan ser líderes de sí mismos, de sus emociones, su presente y su futuro. En este vídeo, que forma parte de nuestro proyecto 12 meses 12 cualidades, aprendemos más sobre el liderazgo en la infancia. Y tú, ¿qué haces para que tu hijo sea un buen líder?

El liderazgo en la infancia y el éxito real

Trabajar el liderazgo en la infancia

Común es creer que el éxito y el liderazgo no depende solo de uno, que es algo que llega a la vida adulta de ciertas personas. Pero lo cierto es que, en la infancia, la de nuestros hijos sin ir más lejos, también podemos ver el éxito en sus notas, en sus valores, en sus habilidades sociales, en su autoestima...

Y para ello no hay fórmulas mágicas, sino el ayudarles a que tengan un criterio propio, un pensamiento crítico y una forma de mirar al presente sin dejar de lado el futuro. ¿Sabías que la palabra líder viene del inglés 'leader' o 'lead' que se traduce por 'el que conduce', 'guía'?

Un buen líder no es una persona que manda o dicta, ¡todo lo contrario! Es una persona que guía por el buen camino, que se hacer responsable, que se auto lidera a sí mismo para lograr sus objetivos, sus metas, para aprender de sus errores.

Algo que está muy ligado al ejemplo. Si queremos que nuestros hijos tengan éxito, nosotros nos tenemos que mostrar como su guía, su líder más cercando que le haga ver de qué modo hay que comportarse en distintas situaciones, cómo se resuelven conflictos o cómo podemos ayudar a los demás.

¿Y por qué enseñar a tu hijo a ser un buen líder?

Enseñar a los niños a ser buenos líderes

Lo bueno de cultivar el liderazgo en la infancia de los hijos es que les estamos ayudando a asumir sus resultados, les estamos empoderando. Y esas responsabilidades se pueden fomentar tanto para que hagan su mochila, estudien para el examen o colaboren en casa.

Si los niños ven que les encomendamos estas tareas porque son capaces y no porque hay premio o consecuencia negativa, les estamos haciendo ver que confiamos en ellos y en las muchas cualidades y capacidades que tienen. El niño aprender a desarrollar sus pensamientos para responder con éxito a aquello que se le ha planteado.

¿Y sabes qué más? El niño empieza a pensar en las necesidades de los demás, a trabajar su empatía desde el liderazgo. Si un niño tiene que liderar a otro grupo lo hará a través del respeto y del hecho de ponerse en el lugar de los demás. Nosotros tenemos que enseñarles que liderar no es ordenar, sino perseguir un objetivo teniendo en cuenta a los que están a nuestro lado.

¿Cómo trabajar el autoliderazgo de los niños?

El autoliderazgo en la infancia

Si nos pasamos el día diciéndoles a los niños lo que tienen que hacer, regañándoles o valorando si sus acciones están bien o mal, ¿cómo van a tener la suficiente confianza en sí mismos para liderarse y decidir su camino?

1. Si quieres que tu hijo sea un líder permite que tome sus propias decisiones (sean más o menos acertadas). Y es que en las consecuencias de esas decisiones que ha tomado por sí mismo es dónde podrá ver qué ha de cambiar y de qué se debe sentir orgulloso.

2. Para trabajar el autoliderazgo en la infancia, permite que practique sus habilidades sociales, que se comunique con personas de su entorno y que haga amigos fuera de su círculo de siempre.

3. Plantea situaciones cotidianas en casa o en la escuela en la que los niños pueden lograr lo que desean gracias a que los demás también consigan sus objetivos. Por ejemplo: tu hijo quiere ir al parque, pero su hermano se quiere quedar en casa jugando con las manualidades, ¿qué podemos hacer para que ambos se sientan bien, para que los dos logren aquello que quieren?

4. Propón soluciones, pero no seas tú la única que lo haga, deja que los niños también aporten y digan en voz alta su opinión siempre desde el respeto, ya sea para planear las comidas y las cenas de la semana, como para organizar las próximas vacaciones en familia. Gracias a ello estarás trabajando el liderazgo.

5. En una comunicación eficiente está otra de las claves del liderazgo. Los hijos deben manejar y gestionar sus emociones y los padres ayudarles a ellos, y para eso han de aprender poco a poco cómo decir con palabras aquello que tienen en la mente, ya sea un sueño, un sentimiento que les hace estar mal o una idea.

6. Cuando pensamos en las cualidades de los líderes, ¿tú también piensas en el optimismo? No tanto entendido como buen humor, sino como una herramienta, un recurso que nos hace ver el lado bueno de las cosas, o el lado no tan malo, y que nos ayudar a darnos cuenta que, quizás, es un bache en el camino, pero que nosotros podemos sortearlo y descubrir lo bueno que hay detrás.

Puedes leer más artículos similares a Liderazgo en la infancia - ¿Qué haces para que tu hijo sea un líder?, en la categoría de Conducta en Guiainfantil.com.

Publicado:
Actualizado: