3 buenos motivos para no llevar a un niño al colegio si está enfermo

Consejos de una maestra y madre para conciliar trabajo y enfermedad infantil

Alexandra Pérez

Son las 2 de la mañana y una voz suena en el silencio de la noche: '¡Papá, Mamá!' El peque se ha puesto malo y al día siguiente ni puede ni debe ir al colegio o a la escuela infantil. Ante esta situación nos encontramos con las dificultades laborales para poder conciliar su enfermedad con el descanso que precisa. Y aquí empieza el conflicto. Existen distintos motivos para no llevar a un niño al colegio cuando se pone enfermo y a continuación hablo sobre ellos como maestra, pero también como madre.

Razones para no llevar a los niños al colegio si están enfermos

Por qué no llevar a un niño al colegio si está enfermo

1. Tu hijo no se siente bien
Lo primero y más importante: El niño o la niña NO se encuentra bien. Si se encuentra en medio de un proceso vírico o bacteriano es muy probable que se sienta dolorido y febril y lo que menos le apetezca sea tener que estar siguiendo el ritmo a otros 25 niños durante la jornada. Es muy probable que no haya descansado bien y a este malestar se sume un gran cansancio físico. ¿Os imagináis así en vuestro puesto de trabajo? Poco agradable, ¿verdad?

2. Piensa en el resto de niños
Un estornudo en un aula son cuatro constipados la semana que viene. Siempre suele decirse que las escuelas infantiles y las aulas de educación infantil de los colegios son caldo de cultivo de virus… ¡y es muy cierto!

Si a esto le sumamos un sistema inmunológico inmaduro, tenemos una muy alta probabilidad de que el curso se convierta en un encadenar virus tras virus. Esto puede atajarse dejando a los niños en casa cuando advertimos que han enfermado y cortando de raíz el proceso de contagio general.

3. Cuidado con el mensaje que transmitimos
Cuando pasamos por alto sus procesos de enfermedad y les llevamos al colegio a pesar de que nos han verbalizado que no se encuentran bien, les estamos dejando una impronta que puede interferir en su autoestima y en el desarrollo de hábitos de autocuidado.

Esto choca con la formación de una imagen positiva de sí mismos, ya que si como niño mis estados de enfermedad no son validados por el adulto, ¿debo yo validar cuando me siento mal?, ¿o debo pasarlo por alto y continuar como si no pasara nada? Cuando esta situación se repite de manera frecuente podemos encontrarnos a niños que se nieguen a expresar su dolor (físico o emocional), así como a niños que antepongan las necesidades del otro a las suyas.

Conciliar la enfermedad con las obligaciones laborales

Consejos para padres de niños enfermos

Para intentar frenar este tipo de situaciones, los centros escolares suelen tener una normativa que informa a los padres de cuándo los niños no deben acudir, entre los que podemos encontrar los procesos infecto-contagiosos de todo tipo, la fiebre, etc.; así como los protocolos a seguir cuando el niño enferma en el centro y deben venir a buscarle.

Aún así, es necesario recordar que no hace falta que un niño tenga fiebre para que se encuentre mal. Que solo tenga mocos y tos pero sin fiebre, no es excluyente para que el niño sienta el cuerpo 'hecho un trapo' como nos pasa a los adultos, y estos son los procesos que solemos encontrar que cuesta más respetar. A veces estas normativas y protocolos se convierten en un arma de doble filo ya que hay familias que suelen argumentar que si no hay fiebre y el niño ya está en tratamiento… no está incumpliendo las normas y le llevan al centro independientemente de cómo se encuentre él.

Sé que hoy día es complejo conciliar las obligaciones laborales con las familiares, que a veces esto puede convertirse en un dolor de cabeza para las familias y más durante los primeros años de escolarización donde los virus están a la orden del día.

Recuerdo como si fuera ayer el primer año de escuela infantil de mi hija, con su otitis mensual, las visitas de urgencias al pediatra y todas las llamadas que mi pareja y yo tuvimos que hacer a nuestros trabajos para poder lidiar con estas situaciones. Pero no debemos olvidar que los niños no tienen culpa de nuestros horarios y presiones, que ellos llevan otro tipo de reloj interno y que sus necesidades y procesos han de ser respetados como merecen.

¿Y qué podemos hacer los padres si nuestro hijo enferma?

Qué hacer si los niños se ponen malos y no pueden ir a la escuela

Para poder combatir estas situaciones complejas, te aconsejo varias cosas:

1. Hablar con tu jefe para exponerle la situación y poder llegar a acuerdos
En muchas empresas se permite flexibilidad a la hora de coger días libres restándolos de las vacaciones, realizar teletrabajo, cambiar el turno con algún compañero para poder compatibilizar horarios, devolver las horas de ausencia, etc.

2. Tener siempre un 'Plan B'
Buscar a alguien de confianza que pueda estar disponible por si nada de lo anterior es posible. Un hermano, vecina, abuela, tío, que sepamos que tiene disponibilidad para una futura emergencia.

3. Identificar pronto la enfermedad
Estar atento a los primeros síntomas de enfermedad del niño para cogerlo a tiempo y que no se convierta en una afección mayor. Por ejemplo, si vemos que nuestro hijo empieza a tener mucha mucosidad, será conveniente que le realicemos lavados nasales frecuentes y que le ofrezcamos agua a menudo para evitar que esa mucosidad se instale en oídos, garganta o pecho.

4. Enseña a los niños a cuidarse
Ayudarles a adquirir hábitos de autocuidado que contribuyan a una adecuada formación para la salud. Enseñarles a sonarse la nariz siempre que lo necesiten, a no compartir vaso o cubiertos con otros compañeros, a taparse la boca al toser, a no desabrigarse si están sudando, así como a saber identificar y expresar sus dolencias cuando comienzan a sentirse enfermos.

Es una cuestión de responsabilidad, hacia nuestros hijos y hacia la salud comunitaria del centro escolar que todos debemos valorar y cuidar. No lo dudes, si está enfermo o simplemente se encuentra mal, no le lleves al colegio. Enséñale a cuidarse, cuidándole.

Puedes leer más artículos similares a 3 buenos motivos para no llevar a un niño al colegio si está enfermo, en la categoría de Escuela / Colegio en Guiainfantil.com.