Donar sangre durante el embarazo. Lo que tienes que saber

Riesgos específicos para la mujer embarazada de donar sangre

Amira Alkourdi Martínez

Como cada año, el 14 de junio se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre, una fecha elegida por al Organización Mundial de la Salud para concienciar a la población de que con un simple gesto se pueden salvar vidas. La mayoría de las personas pueden hacerlo si gozan de buena salud y reúnen una serie de condiciones (peso, edad, condiciones físicas...), pero también existen casos en los que hay que ser más precavidos, por ejemplo, ¿se puede donar sangre durante el embarazo? 

Lo que tienes que saber si estás embarazada y quieres donar sangre 

donar sangre en el embarazo

Donar sangre es una necesidad y en parte y en mi opinión una obligación. Médicamente es un elemento básico para nuestra sanidad y, según datos ofrecidos por el Sistema Nacional de Salud, se necesita al año 4 donaciones por cada 100 habitantes. En España, vamos camino de los 50 millones de habitantes, por lo que necesitan 2 millones de donaciones al año para garantizar un sistema que pueda ayudarnos a todos.

Son bastantes los supuestos en los que no está recomendada la donación de sangre, sin entrar en detalle, enfermedades cardiovasculares, hemorrágicas, diabetes, hipertensión, enfermedades de transmisión sexual, cáncer o consumo de drogas, entre otros, son criterios de exclusión. Igualmente es posible criterio de exclusión temporal la realización de un tatuaje, un tratamiento farmacológico, intervenciones recientes o en tratamiento bucodental.

Hoy me quiero centrar, como ginecóloga, en la situación de embarazo o lactancia y la viabilidad para donar sangre o no con un feto en nuestro interior o un bebé en nuestro pecho.

Tras una donación de sangre, nuestro organismo pierde componentes que circulan por nuestro torrente sanguíneo. Aproximadamente tras las 24 horas de la extracción, nuestro cuerpo suele haber recuperado todo el volumen de líquido perdido, volviendo a su nivel normal. Por ello, es recomendable no realizar actividades físicas o peligrosas que requieran un esfuerzo extra.

No obstante, a pesar de solo ser 24 horas para la recuperación de toda la cantidad de sangre, el nivel de plaquetas no vuelve a su estado inicial hasta tres días desde la pérdida de sangre. Por lo que el riesgo inherente a un nivel bajo de plaquetas debe preservarse durante ese tiempo. Pero la cosa no queda ahí, otro componente de nuestro cuerpo, que sirve para transportar el oxígeno, como son los hematíes pueden tardar en volver a su nivel inicial en torno a 60 días. Son bastantes más los componentes que se pierden con la extracción, os muestro su relación con la situación de embarazo.

Está claro que el embarazo no es una situación ni mucho menos de enfermedad o minusvalía, pero es una etapa de la vida de la mujer en el que se deben minimizar los riesgos que pueden existir en nuestro entorno y donde nuestros requerimientos son especiales.

Riesgos específicos de donar sangre en el embarazo

donar sangre mujer embarazada

Son varios los riesgos específicos y las circunstancias que no hacen recomendable la donación durante esta etapa, como son:

- Hierro
Durante el embarazo se demanda mayor cantidad de hierro para el correcto desarrollo del feto, el parto suele conllevar una pérdida importante de niveles de hierro en la madre (que conlleva un tiempo de recuperación). El hierro está íntimamente ligado el torrente sanguíneo.

Con la posible extracción de sangre en esta etapa, disminuyen patentemente los niveles de hierro, y puede provocar una anemia, que viene siendo frecuente. Tanto una anemia materna, que conlleva malas condiciones físicas en la madre (malestar, mareos, pérdida de fuerza, etc.), como, más grave aún, una anemia fetal, que en casos extremos puede desencadenar la muerte fetal.

- Oxígeno
Un déficit severo de sangre puede conllevar a una hipoxia materna (falta de oxígeno), lo que se traduce en casos más graves en falta de riego de ciertos órganos maternos, incluida, en esa etapa, la placenta y la gestación, que demanda gran cantidad de riego sanguíneo y oxígeno, entre otros componentes. Con las consecuencias que se pueden imaginar para el adecuado desarrollo del feto.

- Plaquetas
La función de las plaquetas es la cicatrización, un déficit de estas en un parto, cesárea, legrado o aborto puede causar graves consecuencias de sangrado.

- Anticuerpos
Los motivos para la no-donación no son simplemente para posible riesgo de la madre o el bebé, sino para terceros. Después del embarazo, algunas mujeres tienen anticuerpos que pueden traer complicaciones a los pacientes que la reciban durante una transfusión.

No se recomienda que la posible donación después del embarazo no se realice hasta que pasen 6 meses del nacimiento (o del aborto si lo hubiere) o de la finalización de la lactancia materna. En este último caso de lactancia materna, es recomendable, si se decide donar, un análisis de estos anticuerpos para saber su viabilidad en la empleabilidad de esta sangre ante posibles pacientes.

No obstante, la donación durante el periodo de lactancia tiene aún benefactores y detractores, cada organización encargada de la extracción suele poseer su propia política

Regulación sobre la donación antes del embarazo, durante y en el posparto

El ordenamiento jurídico español responde a la pregunta que nos estamos haciendo, '¿Puede donar sangre una mujer embarazada?', y es en concreto el Real Decreto 1088/2005, de 16 de septiembre, que deroga al anterior, el que establece los requisitos técnicos y condiciones mínimas de la hemodonación a los centros y servicios de transfusión.

Dicho decreto indica que en el caso de estar embarazada existe 'exclusión de seis meses tras el parto o interrupción del embarazo, salvo en circunstancias excepcionales y a discreción del médico' y no hace indicación expresa al periodo de lactancia materna.

Durante la búsqueda del embarazo, no hay incidencia alguna, por lo que se puede donar sangre sin incidencia. En los casos que se dona sangre sin conocer un posible reciente embarazo, no debe causar mayor incidencia, debido a que las necesidades durante el primer trimestre de embarazo son más bajas que en las siguientes etapas. Por último, en mujeres con la menstruación la donación es totalmente factible.