Cómo tratar los piojos durante el embarazo

Qué ocurre si la mujer embarazada sufre un episodio de pediculosis

Raquel Hernández López

¿Estás embarazada y acabas de descubrir que tienes pediculosis? Seguramente sea una situación que te genere muchas dudas, sobre todo de cara a cómo tratar los piojos en el embarazo, y es que estás en un momento de tu vida en el que no es conveniente tomar muchos medicamentos o sustancias y productos químicos, ya que puedan afectar al desarrollo del bebé. Como sabemos que es una situación que se puede dar con más frecuencia de la que se cree y que preocupa a muchas mujeres embarazadas, queremos que conozcas cómo acabar con estos pequeños insectos sin poner en peligro la vida de tu peque ni la tuya.

Qué son los piojos

qué son los piojos

Los piojos son pequeños insectos que viven en la cabeza las personas. Su localización más habitual es en el cuello y detrás de las orejas. Son parásitos y necesitan alimentarse de sangre para sobrevivir. Existen tres estadios en el ciclo de vida de estos insectos, que no son capaces de sobrevivir mucho tiempo fuera de la cabeza de un ser humano, ya que no tienen alimento ni la temperatura adecuada.

- Liendres: durante la primera semana son huevos, adheridos al cuero cabelludo.

- Ninfas: durante 9-10 días, el piojo recién salido del huevo. Invisible al ojo humano, no se puede reproducir.

- Piojo adulto: durante 15-16 días, las hembras ponen huevos diariamente junto con una sustancia pegajosa para que se fije el huevo al cabello.

Cómo se transmiten los piojos

Solo se contagian mediante el contacto entre personas, ya que no pueden saltar ni volar. No están relacionados, aunque se piense comúnmente, con la higiene personal. Lo más habitual es que se contagien los niños pequeños, ya que tienden a rozar sus cabezas al jugar, y después estos puedan infectar a sus familias. Son muy molestos, ya que provocan sensación de picazón en la cabeza, que puede llegar a ocasionar heridas por rascado.

Si no estás en contacto con niños, es difícil contagiarse, pero cuando estás embarazada y tienes niños pequeños, existe la probabilidad de que si ellos se contagian, nos los puedan transmitir, por tanto es bastante fácil llegar a infectarse. En caso de detectar que tu hijo tiene piojos, ten especial cuidado con el contacto con su cuero cabelludo (por ejemplo abrazarle mucho, dormir con él, hacerte un selfie...) y trata de eliminarlos cuanto antes.

Tratamientos para acabar con los piojos en el embarazo

piojos en el embarazo

Existen muchos tratamientos para los piojos: champús, cremas, lociones... Están disponibles en farmacias y grandes superficies y se usan con regularidad, pero el problema o la duda viene cuando es una mujer embarazada la que debe usarlos. 

Siempre se ha oído que los piojos pueden eliminarse con vinagre, incluso hay voces que afirman que el vinagre siempre hay que emplearlo diluido, ya que si no podemos crear erosiones en la piel, pero la realidad es que no hay evidencia científica que avale su uso; de hecho hay una revisión bibliográfica realizada por expertos que dice que ningún método casero los elimina al 100%, y es más, nos dicen que cuando los tratamientos farmacológicos fallan, lo único eficaz es la extracción manual con liendreras.

Por tanto, como en el embarazo lo ideal es evitar el uso de todo tipo de químicos y de medicamentos, la primera opción recomendada sería utilizar peinetas o liendreras para tratar de eliminarlos manualmente. También se pueden utilizar lociones anti piojos naturales, de venta en el mercado a base de aceites como el árbol de té, que específicamente las farmaceúticas las recomiendan para el embarazo. Y, en caso de no ser nada de esto efectivo, se podría utilizar la permetrina, que es un insecticida.

La permetrina está catalogada dentro de la categoría B de medicamentos, lo cual quiere decir que los estudios realizados en animales no han demostrado riesgo fetal, pero no hay estudios adecuados, ni bien controlados, en mujeres embarazadas; o bien los estudios en animales han mostrado un efecto adverso, pero los estudios realizados en mujeres embarazadas no han podido demostrar riesgo sobre el feto en ningún trimestre del embarazo. En este grupo se incluyen los fármacos sobre los que no existe evidencia de riesgo fetal. El uso de estos medicamentos se acepta, generalmente, durante el embarazo.

Para que te hagas una idea, en este mismo grupo se engloba el paracetamol, que es el único fármaco que se recomienda consumir a la embarazada sin prescripción médica; además estamos hablando de una aplicación tópica, por lo que la absorción y por tanto lo que le puede llegar al bebé será mínimo. Esto quiere decir, que en caso de que otros métodos sin permetrina no funcionen, se puede utilizar.